Público
Público

Libertad de expresión Intelectuales firman un manifiesto en apoyo a la condenada por 'el chumino rebelde' y contra la blasfemia

Los firmantes reclaman la abolición del delito de ofensa contra los sentimientos religiosos después de que el juez considerara que la feminista no se ampara en la libertad de expresión.

Foto de archivo de cuando se iba a celebrar el juicio por la "procesión del chumino rebelde" en 2013. - EUROPA PRESS - Álex Zea
Foto de archivo de cuando se iba a celebrar el juicio por la "procesión del chumino rebelde" en 2013. - EUROPA PRESS - Álex Zea.

candela choclán

La existencia en el Código Penal del delito de ofensas a los sentimientos religiosos sigue permitiendo que se presenten denuncias ante los tribunales contra quienes satirizan sobre asuntos religiosos. El enfrentamiento entre este delito y la libertad de expresión ha llevado a sentarse en el banquillo a artistas, raperos y humoristas.

El último caso es el de la feminista condenada por la procesión del chumino rebelde, en la que exhibieron la imagen de una vulva de plástico ataviada como si fuera una virgen durante la manifestación del Día de la Mujer el 8 de marzo de 2013 en Málaga. Un hecho que ha llevado a un colectivo de intelectuales, desde catedráticos de Derecho a escritores y artistas ,a firmar un manifiesto por la derogación del delito de ofensa contra los sentimientos religiosos.

En el documento, al que ha tenido acceso este diario, critican la sentencia de la mujer acusada de participar en la llamada Gran Procesión del Santo Chumino Rebelde por la que el pasado 23 de noviembre se dictaminó una pena de nueve meses de multa con una cuota diaria de 10 euros por un delito contra los sentimientos religiosos y el pago de las costas del procedimiento judicial.

"No puede considerarse amparada en la libertad de expresión la conducta de la acusada, pues resulta de los hechos probados que llevó a cabo actos gravemente ofensivos y vejatorios para los sentimientos de los católicos, con publicidad y que no se justifican por su desacuerdo con las ideas de la iglesia católica acerca de la reforma de la ley del aborto, hecho en el que la acusada se ampara", señala la sentencia.

Los autores del manifiesto consideran que la argumentación del juez "se esconde la idea de que los dogmas de la religión no vinculan solamente a quienes creen en ellos, sino que deben ser respetados de alguna manera por toda la sociedad".

El Código Penal español sigue manteniendo el delito de blasfemia camuflado en la tipificación de ofensas a los sentimientos religiosos. Así, el actual artículo 525 de la Ley Orgánica 10/1995 establece una pena al que haga escarnio de los dogmas de una religión para ofender los sentimientos de quienes la practican.

El colectivo reivindica la necesidad de que este artículo sea abolido, "pues habrá jueces que se aprovechen de la ambigüedad legal para resucitar el delito de blasfemia y disuadir a cualquiera de reírse de los dogmas del catolicismo".

En nuestra democracia existe el reconocimiento constitucional de la libertad de expresión, que por supuesto no ampara las expresiones que dañen la dignidad personal de nadie. Es ilegítimo atacar a la esencia de una persona a causa de sus creencias. Y, sin embargo, todavía hay denuncias por utilizar la sátira con los asuntos religiosos.

Además, no existe un delito similar para quien pudiera burlarse de creencias que trasciendan de la religión, sean ideologías políticas, filosóficas o de cualquier otra índole.

Es importante recordar que el Consejo de Europa pidió la despenalización de los delitos de blasfemia y que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, a través de dos sentencias, declaró que las religiones no son ajenas a las críticas, ya que la libertad de expresión incluye el derecho a difundir ideas que ofendan o molesten.

Con esto, los firmantes condenan a este artículo como un atentado a la libertad de expresión y los derechos fundamentales, que responde a una concepción de la legislación penal donde los dogmas de las creencias religiosas son extraordinariamente protegidas. 

Más noticias de Política y Sociedad