Público
Público

Mad Mike Un terraplanista muere tras lanzarse en un cohete casero para demostrar sus teorías

El estadounidense Mike Hughes falleció en la caída del proyectil, que alcanzó el kilómetro y medio de altura para intentar probar con imágenes del horizonte que el planeta es plano. Ya había salido lesionado de un lanzamiento similar en marzo de 2018.

El terraplanista Mike Hughes ha fallecido tras lanzarse al espacio con un cohete casero. / Reuters
El terraplanista Mike Hughes ha fallecido tras lanzarse al espacio con un cohete casero. / Reuters

público / EP

El terraplanista estadounidense Mike Hughes ha fallecido este sábado tras lanzarse en el desierto de California en un cohete que fabricó él mismo, según ha confirmado su agente, Darren Shuster, en declaraciones al periódico Los Ángeles Times. El objetivo era llegar al espacio para así demostrar que la Tierra es plana.

Hughes, que se promocionaba a sí mismo como 'Mad Mike: El Mayor Temerario del Mundo', se lanzó en un cohete cerca de la localidad de Bartow, pero poco después del lanzamiento se ve cómo se desprende el paracaídas, lo que hacía ya inevitable el fatal desenlace.

El objetivo del lanzamiento era lograr alcanzar una altura de 5.000 pies (unos 1.524 metros) y que se transmitiera en la serie 'Astronautas Caseros' del Science Channel, una serie sobre gente que "explora la frontera final con presupuestos limitados".

"Fue un shock para todo el mundo. No sabían qué hacer", ha relatado el periodista Justin Chapman. "El cohete cayó a unos 150 metros del lugar del lanzamiento", ha añadido. La oficina del forense del condado de San Bernardino ha anunciado una "larga" investigación del incidente. "No tenemos ningún hecho hasta el momento", ha explicado una portavoz del organismo.

'Mad Mike', a sus 64 años, había realizado numerosas acrobacias como saltos de larga distancia en limusina o lanzamientos en cohetes fabricados por él mismo.
Estos lanzamientos tienen que ver con su creencia en que la Tierra es plana: quería llegar al espacio para verlo por sí mismo, aunque su representante, Shuster, ha dejado entrever que realmente no creía en el terraplanismo, sino que lo utilizaba para lograr más financiación para sus proyectos.

Siguiendo esta conspiración sin base científica, tras varios intentos fallidos por dificultades técnicas o burocráticas, el estadounidense realizó su primer lanzamiento en marzo de 2018, ascendiendo más de medio kilómetro y saliendo lesionado del brusco aterrizaje posterior. Sin embargo, no pudo demostrar su teoría y volvió a intentarlo este fin de semana, falleciendo esta vez en el intento.