Público
Público
Únete a nosotros

Madres por el Clima Madres contra el cambio climático: la lucha ecologista no tiene edad

Al fragor de las manifestaciones ecologistas del movimiento Firdays For Future nació hace poco más de un mes Madres por el Clima, un movimiento verde que busca, entre otras cosas, reivindicar el poder de la educación para frenar el avance del calentamiento global.

Publicidad
Media: 4.56
Votos: 9

Una madre se manifiesta contra el cambio climático junto a sus hijos en el Reino Unido./ REUTERS

El planeta dice basta. Sus recursos se agotan y el tiempo de reacción que la humanidad tiene se reduce cada día que pasa. Los jóvenes de Europa y de España llevan gritándolo a viva voz desde hace meses en las principales ciudades del continente, después de que una menor sueca, Greta Thunberg, consiguiera convertir el cambio climático en un asunto político con un discurso histórico en la cumbre de Katowice de 2018. Tras sus palabras, la lucha por la justicia climática no ha parado de crecer. En España, los estudiantes llevan saliendo cada viernes a las plazas para reclamar políticas ecologistas.

Sin embargo, esa juventud ya no está sola. Camina acompañada del calor de las Madres por el Clima, un colectivo que germinó en un grupo de Whatsapp de veinte madres y que ha terminado convirtiéndose en otro movimiento social vinculado a la causa ecologista emergente. "Nace de la necesidad de hacer algo. Una de las consultas recurrentes en este grupo giraba en torno a las enfermedades respiratorias derivadas del cambio climático", explica Yetta Aguado, una de las voces principales del grupo. 

"Como madres tenemos un rol importante, tanto en educación como en consumo"

Son las madres las que, por razones sociales y estructurales, llevan el mayor peso de los cuidados y crianza. Por ello entran en escena, porque son ellas las que pueden reivindicar unos valores educativos sanos basados en el respeto a la Tierra y sus recursos. "Como madres tenemos un rol importante, tanto en educación como en consumo, lo que hace que tengamos un papel importante en esta lucha contra el calentamiento global", sentencia Aguado, madre de una "pequeña" de tres años.

Yetta estudió arquitectura y se dedica a la gestión cultural. En lo que se refiere al debate científico, nos remite a informes y recomendaciones de expertos que llevan años publicándose. Sin embargo, esta mujer de cuarenta años explica que su labor como madre está orientada a la denuncia y la concienciación de lo que supone el calentamiento global para el futuro de los hijos. 

Irene Rubiera, portavoz del movimiento Fridays For Future en España, valora la incorporación de las madres a su causa verde, pero, sobre todo, recalca el valor de que lo hagan pensando en el bien de las generaciones que vienen. "No están movilizándose por ellas, sino por el futuro de sus hijos, porque ellas, al final, no van ver las consecuencias del cambio climático", expone la joven estudiante de derecho. 

De forma tradicional las mujeres han ocupado una posición determinante en la estructuras familiares patriarcales que les hace depositarias de las labores de cuidado y sostenimiento de las vidas que componen la familia. Unas labores que, además de estar excluidas de los mercados laborales, las convierte en las principales gestoras de los recursos energéticos naturales, dada la importancia que éstos tiene para garantizar la supervivencia de los seres humanos. Es por todo ello que las sequías, incendios, inundaciones o huracanes, efectos indiscutibles del cambio climático, atacan de manera directa a las mujeres, pero también a la vida del resto de componentes familiares que dependen de sus cuidados.

En ese sentido, desde Madres por el Clima destacan que "con el nombre queremos visibilizar que la organización surge desde las madres, queremos visibilizar los cuidados y homenajear a todos aquellos movimientos de madres que han peleado por cambiar la historia".

El poder de la educación

Uno de los objetivos fundamentales que hay detrás de esta organización –más allá de visibilizar y reclamar medidas de acción contra el calentamiento global– es el trabajo en la educación y para ello tratan de implicar a los colegios. "Nuestros hijos pasan la mitad de su vida allí", espeta Aguado, que denuncia que los centros educativos no tienen una línea curricular clara y definida en materia ambiental.

¿Cómo le explica una madre a su hijo que el planeta se termina? "La idea va en la línea de la educación y de qué se puede hacer para cambiar las cosas. No tanto de hablar de tremendismo y fatalismo, sino en la vía de qué podemos hacer para cambiar", expone Aguado, haciendo referencia al poder que tienen las madres y padres a la hora de enseñar a las nuevas generaciones hábitos de consumo que sean sostenibles y no atenten contra los recursos limitados del planeta.

Movimiento apartidista

"Somos un movimiento apartidista, pero obviamente es un movimiento político en cuanto que pide y demanda toda una serie de acciones", dice Aguado, que declina que se le califique como portavoz, pese a ser una de esas primeras veinte madres que crearon un movimiento que se extiende ya por prácticamente todo el territorio español

"El cambio climático no es una cosa de niños"

Dentro del movimiento, sin embargo, hay madres –también padres, puesto que es una organización mixta– de diversas ideologías. Los hay que militan en partidos y que no. También hay quienes pertenecen a otras organizaciones climáticas y otros que apenas habían tenido contacto alguno con cualquier forma de activismo. En base a esta diversidad, este movimiento verde rechaza que se les instrumentalice políticamente, aunque están abiertas a escuchar a cualquier partido que les ofrezca respuestas a la crisis climática actual.

"Si queremos cambiar algo, el mensaje tiene que llegar a mucha mas gente. No podemos quedarnos en la gente que ya está movilizada, sino que tenemos que llegar a la gente que no lo está", advierte Yetta, que cree que hay que ir sumando conciencias "gota a gota".

"El hecho de que se incorporen también grupos de adultos ayuda a que se cambie la visión de este movimiento y demuestra que es algo transversal", añade Rubiera. La activista cree el ensanchamiento de los apoyos que están consiguiendo las madres está ayudando a entender que la lucha por el clima no es "una cosa de niños".

Más noticias en Política y Sociedad