Público
Público

Maltrato a ancianos La Comunidad de Madrid archivó la denuncia de 120 familiares de ancianos por malos tratos en Los Nogales

La Comunidad de Madrid propone una inhabilitación de la directora de la residencia Los Nogales por un plazo de cinco años, así como una sanción de 78.622 euros al centro.

Publicidad
Media: 4
Votos: 6

Entrada principal a la residencia de ancianos Los Nogales en Madrid. (GOOGLE MAPS)

La Fiscalía de Madrid presentó el pasado martes una denuncia contra tres trabajadores de la residencia Los Nogales de Madrid por malos tratos físicos y psicológicos a los que supuestamente sometieron a dos ancianas que tenían a su cargo. Pero ,al parecer, estos malos tratos no solo afectaban a dos de las ancianas ingresadas de la residencia del distrito de Hortaleza.

Según un escrito, al que ha tenido acceso el diario El Mundo, otras 120 familias firmaron un documento remitido a la Comunidad de Madrid para denunciar las irregularidades del centro. En el texto, escrito por el familiar de una de las internas, se detallaban los problemas que estaban afectando a los internos del centro geriátrico, entre los que denunciaban problemas de nutrición, de asistencia e higiene, así como falta de personal cualificado.

La iniciativa fue remitida a la empresa matriz de la residencia y al Área de Servicios Sociales firmada por las 120 familias. Sin embargo, no obtuvieron respuesta de la dirección de la compañía. El mismo diario se ha puesto en contacto con la propia Comunidad de Madrid, que ha manifestado que se trataba de una mera queja y no de una denuncia. Además, inciden en que los servicios sociales encargados de realizar las inspecciones oportunas no detectaron ninguna irregularidad que pudiera poner en jaque a la misma residencia.

La Comunidad propone inhabilitar a la directora 

La Comunidad de Madrid propone una inhabilitación de la directora de la residencia Los Nogales por un plazo de cinco años, tras comprobar que ocultaba a la Consejería de Políticas Sociales denuncias y quejas de los familiares, así como una sanción de 78.622 euros al centro por desatención de la prestación del servicio que "ha provocado situación de peligro, grave incomodidad o abandono notorio en el cuidado y protección personal de los usuarios".

Estas decisiones se han tomado después de que en la mañana de este jueves inspectores y técnicos de la Secretaría General Técnica y de la Dirección General de Atención a la Dependencia y al Mayor hayan realizado sendas visitas al centro y hayan elaborado actas al respecto, según han informado fuentes del Gobierno regional.

Asimismo, los inspectores, por considerar como falta muy grave los hechos denunciados por la Fiscalía, han incoado un procedimiento sancionador, en base al artículo 30 de la ley 11/2002 de 18 de diciembre, en el que se propone una sanción económica contra la gestora de la residencia por una cuantía de hasta 600.000 euros, cinco veces más que la máxima sanción interpuesta hasta ahora que era de 120.000 euros. Esta decisión estará supeditada a la resolución judicial en curso puesto que la actuación de la Administración regional está vinculada a la misma.

"Respuesta contundente"

Por otra parte, estas mismas fuentes del Ejecutivo autonómico han aclarado que todos los centros de personas mayores financiados por la Comunidad de Madrid están sujetos a un sistema de control y vigilancia a través de dos procesos.

Por un lado, los técnicos de la Dirección General de Atención a la Dependencia y al Mayor realizan visitas periódicas de control y seguimiento de los Pliegos que establecen las obligaciones de la prestación del servicio de atención residencial y de centro de día del centro residencial. Y, además, la Subdirección General de Control de Calidad, Inspección, Registro y Autorizaciones (CIRA) la Comunidad de Madrid realiza controles adicionales sobre los centros.

En este sentido, han asegurado el Gobierno regional realiza el doble de las inspecciones que exige la ley. Concretamente, aseguran que, en 2018, la Comunidad de Madrid ha realizado 4.126 inspecciones en sus más de 1.200 centros en 2018.

"No se va a mostrar ningún signo de tibieza ante unos hechos que a todos nos han sobrecogido", indica la Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid quiere mostrar su más absoluto "rechazo y repulsa" por los hechos conocidos a través de la denuncia de la Fiscalía contra los trabajadores del centro. Igualmente, han trasladado su compromiso a los familiares de los residentes de que lo denunciado tendrá "una respuesta contundente" por parte del Gobierno regional. "No se va a mostrar ningún signo de tibieza ante unos hechos que a todos nos han sobrecogido", indican.

Así, han reiterado su "absoluta condena" así como su "enérgica firmeza a la hora de actuar contra este tipo de acciones". Han querido además "hacer un llamamiento a la tranquilidad, entre la opinión pública y especialmente entre los familiares de residentes para no señalar ni estigmatizar a los profesionales que trabajan en estos centros cuya excelente labor y compromiso diarios no se puede ver machado por el comportamiento de determinadas personas".

Las residencias denuncian la falta de personal cualificado

Organizaciones de mayores y directores de residencias han denunciado este jueves la falta de personal cualificado y han reclamado un mayor número de inspecciones para evitar casos como el de Los Nogales.

"Los mayores, aunque no tengan deterioro cognitivo, no denuncian por miedo a represalias y al abandono", ha explicado a Efe Carmen García Revilla, de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), que ha recordado que el 60 % de las personas que viven en residencias tiene una demencia y por tanto se encuentran indefensas.

Además, ha asegurado que "si no hay una grabación es muy difícil acreditar el maltrato. Siempre hay justificación para un hematoma, que atribuyen a una caída o a un golpe y más aún en el caso de las personas con demencia, que no pueden expresar sus sentimientos ni lo que está ocurriendo".

En general los autores de estos malos tratos son los cuidadores y el motivo es que el personal no tienen la formación adecuada, "ni siquiera muestran un interés especial hacia la persona que están cuidando".

Más noticias en Política y Sociedad