Público
Público

Maltrato animal Movilización contra Vivotecnia por el sacrificio de 32 cachorros beagle en medio de la inacción de las administraciones

Este sábado, 22 de enero, PACMA, el Sindicato de estudiantes e ISEA han convocado una manifestación a las 12.00 horas en la Plaça Sant Jaume de Barcelona para evitar "la ejecución" de los perros.

Vivotecnia
Varias personas participan en una manifestación para exigir el rescate de los animales de Laboratorios Vivotecnia. Ricardo Rubio / Europa Press / archivo

La empresa Vivotecnia vuelve a estar en el punto de mira después de que la Plataforma Investigación Sin Experimentación Animal (ISEA) revelara que los laboratorios de la compañía van a sacrificar a más de 30 perros de raza beagle. Diversas organizaciones en contra del maltrato animal se han hecho eco de esta información y muestran sus recelos hacia la firma, sobre todo, tras el escándalo desvelado por la ONG Cruelty Free International, que publicó unas imágenes que reflejan las escenas de violencia y maltrato animal que se producen en sus instalaciones.

PACMA ha advertido que la compañía pretende experimentar con un nuevo fármaco antifibrótico en los cachorros de apenas ocho meses de edad. El partido en contra del maltrato animal ha denunciado que los animales serán sacrificados para comprobar la efectividad del medicamento. Las pruebas consistirían en suministrar a un grupo una cantidad letal del medicamento y a la otra parte de los animales una dosis reducida. Aun así, la mitad sana sería sacrificada para realizar necropsias.

Por lo tanto, este sábado, 22 de enero, PACMA, el Sindicato de estudiantes e ISEA han convocado una manifestación a las 12.00 horas en la Plaça Sant Jaume de Barcelona para evitar el sacrificio de los perros y protestar contra los planes de la entidad privada con el apoyo de la Universidad de Barcelona, ya que, como han explicado varias organizaciones animalistas, estas pruebas se enmarcan en un contrato de 255.648,80 euros realizado por la Universidad de Barcelona con Vivotecnia mediante la Fundación Parc Científic de Barcelona.

La Universidad de Barcelona justifica el experimento

El Rectorado de la universidad ha emitido un comunicado para matizar varios puntos de las informaciones difundidas por las asociaciones animalistas. En primer lugar, desde la empresa, aseguran que todavía no se han producido los experimentos, ya que se iniciarán a mediados de marzo. Y, además, han concretado que se experimentará con 32 perros, no con 38 como se dijo en un primer momento. 

"La experimentación con animales es en estos momentos insustituible"

Sin embargo, no han desmentido lo relativo al sacrificio de los animales ni tampoco han dado más detalles que expliquen en qué consistirán exactamente las pruebas, más allá de asegurar que se trata de un experimento que "busca desarrollar cuidados para enfermedades fibróticas y comporta el estudio histopatológico de los órganos" de los animales. Público ha contactado con la Universidad de Barcelona y se remiten exclusivamente al comunicado, en el que además justifican la necesidad de experimentar con animales para el avance científico. "La experimentación con animales es en estos momentos insustituible a efectos de garantizar el progreso científico, especialmente de la biomedicina, la cual permite hacer frente a las múltiples enfermedades que nos afectan", alegan desde el centro.

Es difícil conocer cómo se desarrollarán concretamente las pruebas que se practicarán a los cachorros. El Real Decreto 53/2013 establece que se informará a la Comisión Europea "sobre los objetivos del proyecto, incluidos los perjuicios y los beneficios previstos, así como el número y tipo de animales que van a utilizarse y la demostración del cumplimiento del requisito de reemplazo, reducción y refinamiento" —que comporta que se ofrezcan en adopción a los perros y gatos empleados en el experimento—. Pero la norma especifica que se hará "siempre que la propiedad intelectual y la información confidencial queden protegidas".

De hecho, ante la polémica que protagonizó Vivotecnia en abril de 2021, el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 anunció que modificaría la legislación para que los laboratorios que experimentan con animales instalen de forma obligatoria sistemas de videovigilancia en toda los espacios en los que tengan animales para evitar casos de maltrato animal.

Falta de transparencia y caos político

La polémica ha provocado la reacción de algunos representantes públicos. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, solicitó a la consellera de Acción Climática de la Generalitat de Catalunya, Teresa Jordà, que "evite el sacrificio" de los cachorros. "Le pedimos a la Generalitat que ejerza sus competencias y proteja los derechos de los animales", reclamó Colao. 

Sin embargo, Jordà ha trasladado la responsabilidad al Gobierno de la Comunidad de Madrid, al que ha enviado un requerimiento de información sobre los laboratorios de la compañía. La representante catalana ha asegurado que ha contactado con la Fundación Parc Científic de Barcelona, desde donde han señalado que el experimento se realizará en la Comunidad de Madrid. 

Bien, fuentes del Gobierno de la Comunidad de Madrid han afirmado a Público "que se trata de un proyecto privado de experimentación entre una universidad pública, la de Barcelona, y la empresa privada Vivotecnia". Consideran que será la Universidad de Barcelona la que conozca "el objeto de la experimentación y cómo se va a desarrollar".

Mientras tanto, PACMA responde al comunicado de la Universidad de Barcelona y se posiciona ante la opacidad política: defiende que le es "indiferente" tanto el número de cachorros —seguirían protestando aunque fuera un solo animal— como el lugar en el que se vaya a realizar el experimento, pues comprenden que al fin y al cabo se hará en territorio nacional. El grupo no descarta convocar en un futuro concentraciones en Madrid y emprender acciones legales por "la falta de datos y la poca transparencia". 

Más noticias