Público
Público

Salvemos la Atención Primaria reclama ante el Defensor del Pueblo que la espera máxima para una cita sea de 48 horas

Gabilondo se ha mostrado "preocupado" por la situación de los centros de salud y ha abierto la posibilidad de realizar recomendaciones y un informe específico sobre la atención primaria.

El Defensor ha recibido a miembros de la Federación de Asociaciones Defensa para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSPU) y de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP). Ángel Gabilondo ha podido departir con Marciano Sánchez y Esther N
El Defensor ha recibido a miembros de la Federación de Asociaciones Defensa para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSPU) y de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP). Ángel Gabilondo ha podido departir con Marciano Sánchez y Esther Nieto, de FADSPU, y con Carmen Esbri y Paloma Casáñez, de MEDSAP. Defensor del Pueblo

La plataforma Salvemos la Atención Primaria, formada por 115 organizaciones profesionales, sociales y sindicales, se ha reunido con el Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, para exponerle la precaria situación de la atención primaria (AP) y sus reivindicaciones para mejorar este servicio esencial de la sanidad pública.

Según ha explicado el portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Marciano Sánchez Bayle, en declaraciones a Europa Press, Gabilondo se ha mostrado "preocupado" por la situación de los centros de salud y ha abierto la posibilidad de realizar recomendaciones y la realización de un informe específico al respecto.

La plataforma ha lanzado cuatro grandes reivindicaciones. La primera es que se garantice una respuesta asistencial en 48 horas "para acabar con las demoras de las citaciones actuales".

Proponen ampliar el presupuesto destinado a primaria para que alcance al menos el 25% del gasto total del sistema sanitario

La segunda es "dar un protagonismo mayor a la atención presencial, que es indispensable en muchos casos por motivos claramente clínicos y debido a las condiciones de la población que demanda la asistencia sanitaria", aunque se mantenga la atención telefónica para determinados casos o cuando los pacientes lo pidan.

La tercera propuesta de las organizaciones es "incrementar el presupuesto destinado a la medicina de familia para que alcance al menos el 25% del gasto total del sistema sanitario". 

Por último, piden utilizar el incremento de inversión para aumentar de manera significativa el personal de atención primaria". Según Sánchez-Bayle, se necesitarían "unos 8.000 médicos, 15.000 enfermeros y 10.000 de unidades administrativas".

La situación de la medicina de familia es sangrante desde que comenzó la pandemia de la covid--19. Gran parte de los centros de salud están completamente saturados e incluso colapsados pese a que la normalidad ya ha vuelto tras la emergencia sanitaria.

Más noticias