Público
Público

MONTORNÈS La planta de disolventes que ardió en Barcelona había sido sancionada por no cumplir la normativa

La empresa había sido amonestada en dos ocasiones, con multas por importe de 48.000 y 10.000 euros. La Fiscalía ha abierto diligencias por la contaminación ambiental generada, que causó vertidos al río Besòs.

El incendio obligó a activar el Plan de Emergencia Exterior del Sector Químico de Cataluña (PLASEQCAT). EFE/Alejandro García

EFE / público

La Fiscalía de delitos contra el Medio Ambiente ha abierto diligencias de investigación por la contaminación ambiental generada ayer por el incendio en una planta de reciclaje de disolventes de Montornès del Vallès (Barcelona), que causó vertidos al río Besòs, donde se han hallado decenas de peces muertos.

Paralelamente, los Mossos d'Esquadra se han hecho cargo de la investigación para esclarecer las causas del gran incendio, que los Bomberos han dado por extinguido en la pasada medianoche.

Efectivos de la Policía Científica de los Mossos especializados en incendios estructurales harán una primera inspección ocular en la planta industrial de la empresa Dictesa. 

La empresa había sido sancionada en dos ocasiones, con multas por importe de 48.000 y 10.000 euros, por diversos incumplimientos de la normativa vigente, según informó ayer el Departamento de Territorio y Sostenibilidad. La empresa está sometida a un programa de inspección por parte de la Agencia de Residuos de Cataluña, que en los tres últimos años ha realizado dos inspecciones.

Dos expedientes

La de 2017 se cerró el 7 de mayo de 2018 con una sanción de 48.000 euros, que la empresa liquidó, al detectarse un almacenamiento superior a la capacidad permitida, la acumulación de materiales fuera de lugar (envases vacíos) y la falta de trazabilidad en la gestión documental de residuos. En la de 2019 se abrió un nuevo expediente sancionador, notificado el 8 de octubre, con una sanción de 10.000 euros. El expediente se cerró el 3 de diciembre.

Actualmente, hay una inspección abierta de la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático, pero todavía no está cerrada y no hay ningún aspecto que afecte al medio ambiente, según el departamento de Territorio.

El incendio, que se originó hacia las siete y media de la mañana en el polígono industrial Can Bosquerons de Montornès, provocó una gran columna de humo, visible desde varios kilómetros a la redonda.

Se localizaron ejemplares de peces muertos en algunos tramos del río

Como medida de precaución, la Generalitat activó el Plan de emergencia exterior del sector químico de Catalunya (Plaseqcat), unos 250 trabajadores fueron desalojados del polígono industrial y se recomendó el confinamiento de las personas vulnerables en zonas próximas a la planta en las poblaciones de Montornès, Montmeló, Martorelles y Vilanova del Vallès.

Las tareas de extinción propias del incendio provocaron vertidos directos al río Besós, según la Agencia Catalana del Agua (ACA), que confirmó que hubo afectación de la calidad del agua y afectaciones al medio ambiente, ya que en las primeras inspecciones efectuadas se localizaron ejemplares de peces muertos en algunos tramos del río. Sin embargo, no hubo afectación respecto al agua de la red municipal, según la ACA.

Declaran la emergencia para actuar

La Agència Catalana de l'Aigua (ACA) ha declarado la emergencia para actuar en la cuenca del Besòs a raíz de los efectos producidos por la extinción del incendio, ya que una parte del agua utilizada para extinguir el fuego fue a parar el río provocando un alto impacto en la fauna.

Desde el miércoles, técnicos de la ACA están realizando inspecciones para evaluar el alcance de los daños y determinar la alteración del agua del río, ha informado el organismo este jueves en un comunicado.

Por ello, este jueves y durante las próximas semanas se realizará una campaña de toma de muestras de agua y de sedimentos para evaluar la posible afectación y hacer un seguimiento dentro de la restitución de la calidad del medio.

Para facilitar la retirada de los peces muertos y contribuir a una pronta recuperación del ecosistema, la ACA ha declarado la emergencia y se está coordinando con el Consorci Besòs Tordera para realizar estas labores, con la colaboración de las Agrupaciones de Defensa Forestal y empresas especializadas en la correcta gestión de los residuos que se recojan.

Más noticias de Política y Sociedad