Público
Público

Cañada Real Naturgy no asegura la restitución del suministro en Cañada Real aun eliminando los enganches ilegales que más consumen

Los sectores afectados por el corte de luz se afanan en superar los estragos de la nevada ayudándose unos a otros. Mientras, el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid y la compañía eléctrica logran un acuerdo para eliminar los enganches ilegales cuyo consumo es excesivo, aunque quizá esto no sea la solución esperada.

07/01/2021.- Una vecina de la Cañada Real camina bajo la nieve.
Una vecina de la Cañada Real camina bajo la nieve el pasado jueves. Mariscal / EFE

"No podemos mover los coches. Los pocos que lo han conseguido vuelven de las tiendas diciendo que apenas hay alimentos frescos y se nos están terminando las bombonas de butano con las que nos calentamos y cocinamos". Estas son las palabras de Hind Aoulad, vecina del Sector V de la Cañada Real que desde hace más de tres meses sufre un corte en el suministro de la luz. En estos 100 días, diferentes administraciones no han dejado de "pasarse la pelota", tal y como denuncian los afectados, sin encontrar ninguna solución que contente a este vecindario compuesto por más de 4.000 personas, más de la mitad de ellas menores, que han pasado una de las peores navidades que recuerdan. Y ahora, encima, el peor temporal que ha asolado la capital y toda su periferia desde hace 50 años.

El día a día de Aoulad se tornó más complicado del habitual desde que se fue la luz en el sector en el que vive. "Ayer estábamos todos con los abrigos puestos en casa y cuatro pares de calcetines cada uno. Los niños apenas pueden dormir y tengo todas las mantas orinadas, porque las criaturas no se aguantan del frío que hace", relata esta madre de cinco hijos cuyas edades están comprendidas entre los tres y 12 años. Su marido, desde hace dos meses en un ERTE, trabajaba contratado por una persona que explotaba una licencia de Uber. Como en la mayor parte de las zonas de Madrid, "la carretera se llenó de nieve, pero ahora es hielo, por lo que todo está congelado y resbala muchísimo".

"Como todo el mundo se olvida de que estamos aquí, tengo miedo de que nadie quite el hielo de la carretera. Hay mucha gente mayor en el sector, también enfermos, que necesitan moverse ante cualquier urgencia", continua describiendo esta afectada. A ella se suma Rahma Hitach, quien lleva empadronada en su casa de la Cañada desde el 2007 y ahora lidera una Asociación vecinal. "Entre vecinos nos estamos ayudando y, gracias a grupos de WhatsApp del colegio de los críos, unas madres nos avisamos a otras de cualquier cosa que necesitamos y nos podemos prestar", en sus propios términos. Esta vecina del sector V incide en que lo más preocupante es el desabastecimiento de las tiendas en las que normalmente hacen la compra: "Los que tienen un 4x4 y han podido salir nos han dicho que no han encontrado mucho. Además, empieza a haber problemas con el butano, que utilizamos para calentarnos".

El desabastecimiento de alimentos se incrementa

Agustín Rodríguez, conocido por llevar 13 años oficiando misa en el sector VI de la Cañada Real, donde también afecta el corte de la luz, describe la situación como que "nieva sobre mojado o nieva sobre oscuridad". Él mismo relata el problema que se está dando con el agua potable: "En la zona del camino sin asfaltar no llega el agua, por lo que se acerca con cisternas que ahora no pueden rellenarse. De todas formas, la población compra agua embotellada para su consumo, porque tampoco es recomendable ingerir la otra". Rodríguez confirma que un quitanieves ha hecho lo propio en el sector VI, o eso le han dicho, pero también arguye que el problema del desabastecimiento de alimentos se incrementa en la Cañada Real debido al corte de electricidad: "La gente no compra víveres que duren mucho tiempo porque no tiene dónde almacenarlos, así que se están quedando sin ellos rápido".

Hitach no quiere dejar pasar la oportunidad de invitar a la gente a visitar la Cañada, "para que vean que aquí no solo hay droga como dice la televisión, porque somos gente honrada, que trabajamos y cotizamos, y tenemos a nuestros hijos escolarizados". En este sentido, 60 chavalines estaban ilusionados porque este fin de semana iban a ir al madrileño Circo Price con algunas asociaciones, pero el temporal obligó a cancelar la actividad. "Ahora están deseando ir al colegio porque no aguantan más en casa. Se aburren y pasan muchísimo frío", agrega esta vecina que se hace cargo de tres menores.

Desechan las bombonas de la compañía

Preguntada por la posible restitución de la luz en la Cañada, Hitach comenta que Naturgy-UFD, la empresa encargada del suministro eléctrico en la zona, les recibió y les prometió que la situación cambiaría. Por ahora, todo son promesas. En cambio, Naturgy y la Comunidad de Madrid han afirmado que repartirán 120 bombonas de butano y 100 estufas de gas para familias residentes en los sectores V y VI de la Cañada Real. Así les responde Hitach: "Les pedimos que nos devuelvan la luz y nos ofrecen butanitos y estufas. Después de tres meses y medio con este frío, nos vienen con estas. Ya nos estamos buscando la vida entre nosotros y entre amigos intentamos cubrir todas las necesidades. Además, que aquí todavía no ha llegado nadie a repartir nada [14:00 horas del 11 de enero] y según he escuchado la mayoría los va a rechazar, y yo me incluyo entre ellos. Estamos hartos del olor de la bombona de gas. Solo queremos que restituyan el servicio eléctrico y nos dejen pagarlo".

Hitach: "Solo queremos que restituyan el servicio eléctrico y nos dejen pagarlo"

Por su parte, desde Naturgy reclaman a las administraciones locales que les indiquen qué suministros deben dejar activos y cuáles cortar, así como que les otorguen las autorizaciones judiciales administrativas pertinentes para poder actuar. "Por eso, hemos pedido "auxilio" al Gobierno para que nos den esta autorización administrativa porque, aunque la Ley del Sector Eléctrico permita que podamos actuar unilateralmente ante la inacción de un marco legal adecuada, también es verdad que estamos sujetos al resto de ordenamiento jurídico y en particular a la prohibición de corte de suministro a clientes vulnerables que resultó del Real Decreto 8/2020 del 17 de marzo y actualmente del Real Decreto-Ley 37/2020 de 22 de diciembre (regulación para hacer frente al Covid)", agregan desde la compañía.

Naturgy llega a un acuerdo con Rivas Vaciamadrid

En resumen, desde la empresa eléctrica han propuesto una hoja de ruta con tres aspectos de imprescindible cumplimiento: que las administraciones pertinentes consensuen un marco legal que les permita actuar de forma segura jurídicamente, que sea la Policía quienes les indiquen dónde se están produciendo los consumos desproporcionados para no cortar la luz a ninguna familia en situación de vulnerabilidad y, por último, que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado acompañen a sus técnicos de cara a evitar potenciales enfrentamientos entre afectados y trabajadores.

El sector V de la Cañada Real se encuentra ubicado, casi en su totalidad, en Rivas Vaciamadrid. Desde el Consistorio del municipio han proporcionado todo lo requerido desde Naturgy para proceder a cumplir un decreto dictaminado por Pedro del Cura, alcalde (IU) de la localidad, en el que instaba a la compañía a proceder a la desconexión de los enganches ilegales. "Ya les hemos dicho las parcelas en las que se da un consumo excesivo y Delegación del Gobierno nos ha confirmado que apoyarán con Policía Nacional la actuación de los técnicos", afirman fuentes internas del Ayuntamiento de Rivas a Público.

Al poco tiempo de producirse estas comunicaciones entre las dos entidades, Naturgy ha puesto a disposición del Consistorio de Rivas Vaciamadrid una brigada de su distribuidora para dar cumplimiento al decreto anteriormente referido y que alude a irregularidades urbanísticas, dentro de la competencia que tiene el Ayuntamiento para actuar en la zona. Por otro lado, desde la empresa suministradora han advertido que esta acción puede no ser suficiente para arreglar el problema que lleva teniendo en vilo a 4.000 personas durante más de tres meses. "Cortaremos los puntos que nos digan pero no sabemos si con esto se va a restablecer el suministro", han afirmado. Ahora, dos preguntas sobrevuelan al vecindario: ¿por qué esto no se ha hecho antes? y, si Naturgy siempre ha defendido que los cortes se producían por los consumos de electricidad tan elevados de la zona y ahora los van a eliminar, ¿por qué no iba a funcionar la solución?

Más noticias de Política y Sociedad