Público
Público

¿Pagaría usted 45 euros al año para prevenir la violencia machista? 

Asociaciones feministas denuncian en el Parlamento Europeo la falta de recursos económicos y voluntad política para erradicar la violencia de género. Percibirla como un problema sólo de mujeres lo condena a la esfera privada, por lo que algunos colectivos proponen que cada ciudadano invierta un 10% de lo que ya le cuestan los efectos de esta lacra en la prevención de este tipo de agresiones.

Manifestación contra la violencia de género en Valencia, en noviembre del año pasado./ EFE

La violencia machista en Europa cuesta 228.000 millones de euros al año. Según un informe encargado por el Parlamento Europeo, la inversión en atención sanitaria, servicios sociales, medidas de protección, procesos judiciales e investigaciones policiales derivada de este tipo de agresiones supone un 1,8% del PIB de los 28 Estados miembros. Un gasto que podría reducirse si los países destinaran más recursos a la prevención de la violencia de género.

Es la tesis que defendió este miércoles en el Parlamento Europeo la directora de WAVE (Women against Violence Europe), Maria Rösslhumer. En una jornada organizada por el Partido Verde Europeo, la portavoz de esta red formada por 107 organizaciones en 46 países europeos afirmó que la violencia machista cuesta a cada ciudadano europeo cerca de 450 euros al año. "Sin embargo, una inversión de sólo el 10% de este coste en prevención, ya ayudaría muchísimo. Es decir, si cada persona aportara 45 euros anuales a esta partida, el impacto económico de la violencia de género en los presupuestos nacionales se reduciría significativamente", explicó en su exposición.

Rösslhumer sostiene que la violencia machista no podrá erradicarse si no se aumentan los recursos en materia de prevención. España, en este sentido, está retrocediendo. Entre 2009 y 2014, el presupuesto estatal destinado a la lucha contra la violencia de género se recortó en un 23%. Un tijeretazo que se suma al del 49% en el presupuesto del Estado para igualdad y al del 32% de media en las comunidades autónomas, según la plataforma CEDAW Sombra España. Elena Laporta, representante de este colectivo en la jornada celebrada en el Parlamento Europeo, recordó además que la reforma de la Administración local ha dejado a los ayuntamientos sin competencias en materia de igualdad, de manera que la prevención queda todavía más desatendida.

Maria Rösslhumer: "Las víctimas de violencia machista no confían en las instituciones porque sólo un tercio de ellas denuncia"

Eso provoca que, en muchas ocasiones, las víctimas no sepan a dónde acudir para pedir ayuda. "El año pasado 13 millones de mujeres en la Unión Europea sufrieron violencia machista según la Agencia Europea para los Derechos Fundamentales (FRA) y sólo un tercio de ellas denuncia estas agresiones, lo que demuestra la escasa confianza que las víctimas tienen en las instituciones”, advierte Rösslhumer a Público. "Por eso es tan importante la prevención. Los ciudadanos europeos tienen que saber que ya están pagando los gastos que acarrea la violencia machista, pero se les debería preguntar si estarían dispuestos a pagar para prevenirla", continúa.

El hecho de que la violencia machista no se considere una violación de los derechos humanos es la razón también de que en Europa no haya medios ni coordinación para luchar conjuntamente contra este tipo de violencia. Sólo un tercio de los Estados miembros contabiliza específicamente los crímenes de violencia machista, lo que indica que la mayoría de gobiernos "está eludiendo el problema", sigue Altamirano. "Aunque es imposible contabilizar las víctimas por violencia de género, sabemos que superan el número de muertos provocados por el crimen organizado. Sin embargo, hay presupuesto para luchar contra el terrorismo y no para luchar contra la violencia machista", denuncia Altamirano.

Zulema Altamirano: "En el sur de Europa la violencia machista no se percibe como un problema de la sociedad sino sólo de las mujeres"

Zulema Altamirano, miembro del Instituto Europeo para la Igualdad de Género (EIGE), considera que sólo responderían que sí a esta pregunta los ciudadanos de países como Dinamarca, Suecia, Holanda o Finlandia, en los que la violencia machista se percibe como un problema social. "Todo depende del nivel de tolerancia. En los países del sur, como España, la violencia de género se sigue percibiendo como un problema de mujeres, exclusivo del ámbito privado y, en muchas ocasiones, asociado al alcoholismo. Se han llevado a cabo políticas muy avanzadas en materia de igualdad en el sur de Europa, pero no han calado en la sociedad", explica a Público.

Recuerdo a las 73 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas en 2014 durante la jornada en el Parlamento Europeo.

Dos ejemplos: sólo ocho de los 28 Estados miembros (un 29%) disponen de una línea telefónica de ayuda gratuita las 24 horas del día, a pesar de la recomendación del Convenio de Estambul. Este acuerdo, el primer instrumento de carácter vinculante en Europa en materia de violencia machista, también recomienda que haya una plaza en un centro de acogida por cada 10.000 habitantes, aunque faltan 26.669 para llegar a este objetivo, según los datos de WAVE.  

Rosa Martínez: "La inversión para prevenir la violencia machista debe salir de la gestión del Gobierno"

Más que pagar un impuesto extra para tratar de corregir estos problemas, Altamirano aboga por "redirigir" el dinero de los impuestos que ya pagan los ciudadanos. La coportavoz de Equo Rosa Martínez coincide con ella. "¿Reducir el presupuesto de Defensa [en 2012 la inversión en campañas de reclutamiento del ejército duplicó a la dedicada a campañas de prevención de la violencia de género] para invertirlo en Igualdad no tendría el mismo efecto?", se pregunta tras advertir del peligro que implica la idea de que los derechos deben costearse.

"La inversión para prevenir la violencia machista debe salir de la gestión del Gobierno", explica a Público aunque añade que en España "hay cosas que se pueden hacer sin aumentar los recursos económicos y no se hacen". Por ejemplo, reaccionar ante los cánticos machistas en el campo del Betis en apoyo al jugador Rubén Castro, denunciado por maltrato y amenazas a su exnovia. "La tibieza y la tardanza del Gobierno en posicionarse sobre este tema es inadmisible", denuncia Martínez.  

La falta de voluntad política es el germen, según las expertas, de los escasos avances institucionales en la prevención de la violencia. Pierrette Pape, coordinadora de proyectos del Lobby de Mujeres Europeas (EWL), denunció desde el Parlamento Europeo que "las políticas no generan cambios porque no hay deseo de aplicarlas como se debe". "En este clima de permanente austeridad, los responsables políticos han dicho 'nos ocuparemos de la igualdad después de solucionar los problemas serios'. Pero no se dan cuenta de que no solucionaremos guerras si primero no abordamos los problemas de género".

Más noticias de Política y Sociedad