Público
Público

La sociedad de Urdangarin y la infanta pudo defraudar 77.000 euros con un aumento de plantilla ficticio

Uno de los expertos interrogados en la segunda jornada de pruebas periciales en el jucio del caso Nóos asegura que Aizoon pudo tener beneficios fiscales que no le correspondían por aumentar su plantilla de manera ficticia.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El perito asegura que la Fundación Madrid 16 "no es una fundación pública estatal". EUROPA PRESS

PALMA DE MALLORCA.- Uno de los peritos de la Agencia Tributaria que ha declarado en el juicio de Nóos detectó que Aizoon, sociedad que comparten al 50% la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, pudo defraudar a Hacienda 77.147 euros mediante beneficios fiscales que no le correspondían por aumentos de plantilla ficticios.

Ese posible fraude sería porque la empresa se acogió a la libre amortización de bienes basada en el incremento de su plantilla de trabajadores, cuando "parecía que ese incremento no era real", ha detallado el especialista en su declaración como perito ante el tribunal.

Este experto hizo el cálculo partiendo de documentación incautada que revelaba que no hubo aumento de plantilla y llegó a la conclusión de que la cuantía que "podría haber sido defraudada a la Hacienda Pública, suponiendo que no se hubiera producido ningún incremento de trabajadores y que por lo tanto no tuviera ningún derecho, eran 77.147,57 euros".

Ha explicado que las entidades de dimensión reducida tienen ventajas fiscales como este tipo de amortización si adquieren nuevos elementos de inmovilizado material y durante los 24 meses siguientes a la puesta en funcionamiento de los mismos incrementan la plantilla.

Ese aumento debe ser respecto a los 12 meses anteriores y se tiene que mantener durante 24 meses más para poder acogerse a esta amortización, que en este caso, en el que "si el inmueble era un millón, podrían aplicarse hasta unos 300.000 euros", lo que supone "un importante ahorro fiscal porque la libertad de amortización es diferir los impuestos al futuro", ha detallado.

Un experto justifica el pago de la Fundación Madrid 16 a Urdangarin al ser una entidad "privada"

El primero de los peritos interrogados este miércoles ha concluido que la Fundación Madrid 16, que pagó un total de 140.000 euros a la entidad considerada sucesora del Instituto Nóos (la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social), no está sujeta al derecho público, lo que determinaría que no se produjo un desvío de fondos del Ayuntamiento de Madrid con el abono de los anteriores fondos.

Durante su comparecencia ante el tribunal encargado de juzgar a los 17 acusados de la causa, el experto ha incidido en el carácter privado de la entidad madrileña puesto que ésta fue creada al margen de la asignación presupuestaria del Consistorio madrileño.

"No estamos ante una fundación pública estatal como lo puede ser Renfe, sino que se regula por la legislación de régimen local", ha recalcado el perito, subrayando que sus actividades son lucrativas y de ámbito mercantil y no pueden por tanto ser consideradas funciones de interés general.

El perito ha mantenido esta tesis cuando el fiscal anticorrupción Pedro Horrach le ha preguntado cómo es posible que no se consideren de interés general las iniciativas puestas en marcha por Madrid 16 cuando la mayor parte de los ingresos que recibe procede del Ayuntamiento.

Las pesquisas apuntan a que la fundación madrileña concedió los 140.000 euros a la FDCIS -que según los investigadores fue utilizada para desviar dinero al extranjero- sin haber justificado a qué servicios correspondían. Una cantidad que, en concreto, fue abonada en 18 donaciones de 6.000 a 12.000 euros transferidos mensualmente entre el 31 de octubre de 2007 y el 24 de noviembre de 2009.

Se trata de unos hechos por los que se encuentra acusada en el juicio del caso Nóos la exconsejera delegada de Madrid 16 Mercedes Coghen.

Según la Fiscalía Anticorrupción, la donación se habría intentado justificar mediante un documento de cuatro páginas, con el título 'Memoria' escrito a mano y fechado en diciembre de 2011, más de dos años después de que finalizase la vigencia del convenio y justo 25 días después de los registros que dieron lugar al estallido del caso Nóos.

"Intento burdo de justificación"

Como supuesta autora de la misma, la propia Coghen, sin que el documento estuviese firmado. Un "intento burdo", a juicio del Ministerio Público, de "justificar 'a posteriori' las entregas de dinero que, en su momento, se realizaron desde la Fundación Madrid 2016 a la FDCIS", a la que la acusación considera "una prolongación del Instituto Nóos".

Durante su declaración en el juicio, Coghen manifestó que fue Urdangarin quien le llamó para proponerle una colaboración activa de cara a la candidatura de Madrid para los Juegos Olímpicos de Madrid 2016. "Nos explicaron [desde la FDCIS] cómo podrían colaborar con la candidatura, el bagaje que tenían, su experiencia y cómo el deporte podía ayudar a integrar a estamentos desfavorecidos. Nos interesaba y queríamos aprovechar esa sinergia", apuntó.

La exalto cargo defendió que era la segunda vez que Madrid se presentaba a la candidatura y "había que darle un aire distinto porque, si no, no iba a ser muy creíble el mensaje. Debía servir para apoyar la comunicación, el logo y las acciones que se llevaran a cabo". "Teníamos una necesidad crucial de trabajar en ello", incidió en la vista oral. A partir de esas negociaciones, aseguró que no volvió a tener conocimiento de las gestiones que se llevaron a cabo.

Más noticias en Política y Sociedad