Público
Público

Organizaciones feministas piden al Gobierno que elimine las 'trampas' que impiden permisos de paternidad igualitarios

Más de 80 organizaciones firman un documento para exigir cambios en el Real Decreto antes de que el uno de enero entre en vigor la equiparación de permisos. Afirman que la letra pequeña de la norma impedirá de facto el reparto de las tareas de cuidados y seguirá obligando a las mujeres a tomarse excedencias y reducciones de jornadas.

Permisos igualitarios
PPiiNA propone el modelo islandés como proyecto para los permisos igualitarios.-.

Cuando caiga la última hoja del calendario de 2020, no sólo habrá terminado un año muy atípico, sino también entrará en vigor una medida largamente esperada: por primera vez ambos progenitores podrán disfrutar de permisos igualitarios de 16 semanas cada uno, intransferibles y pagados al 100%. Una medida que fue aprobada por Real Decreto Ley en febrero del año pasado y que tenia distintas fases, hasta culminar en enero de 2021 con una equiparación total del tiempo que madres y el otro progenitor tendrán para cuidar a los recién nacidos o hijos adoptados.

Sin embargo, desde la aprobación de esta medida, diversas organizaciones han venido advirtiendo que, si bien la medida en un gran paso adelante, el Real Decreto que lo regula contiene lo que consideran 'trampas' que, de no corregirse antes de fin de año "pueden frustrar una vez más la posibilidad de este inmenso avance".

Este lunes, representantes de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA), han entregado un escrito en el Ministerio de Igualdad firmado por unas 85 organizaciones de sociales, entre las que se encuentran asociaciones feministas, sindicatos y algún partido político. Se trata, como afirman sus portavoces, de la última oportunidad para que se corrija la letra pequeña que incluye el decreto y que "suponen una barrera sustancial para que los hombres cuiden de manera corresponsable y, por otra parte, acortan el tiempo total posible de cuidado del bebé por sus progenitores/as", afirman en un comunicado.

Para las organizaciones firmantes en la norma se han introducido dos "trampas graves": que obligue a simultanear las primeras seis semanas de la baja a los progenitores y "la pérdida del derecho a tomarse todo el permiso a tiempo completo mediante simple comunicación a la empresa".

"Estas trampas suponen una barrera sustancial para que los hombres cuiden de manera corresponsable y, por otra parte, acortan el tiempo total posible de cuidado del bebé por sus progenitores. Si no se corrigen, los hombres seguirán siendo simples 'ayudantes' en los cuidados y estarán más disponibles para las empresas que las mujeres, mientras las mujeres seguiremos como cuidadoras principales y como la mano de obra más precaria", advierten desde la PPiiNA.

Esta plataforma, que lleva más de 15 años haciendo lobby e impulsando los permisos igualitarios, estima que pasadas las primeras dos semanas de recuperación del parto, en las que el permiso del otro progenitor debería ser simultáneo al de la madre, las 14 semanas restantes deberían disfrutarse a tiempo completo y en las fechas que cada uno de los progenitores elija durante el primer año.

Sin embargo, el Real Decreto obliga a que las primeras seis semanas sean simultáneas de los dos progenitores. La PPiiNA denuncia el hecho de que el resto del permiso deba ser aprobado por la empresa "puede forzar el disfrute del otro progenitor a tiempo parcial o en determinadas fechas si fuese a tiempo completo".

"Es decir, se ha perdido el derecho a tomarse todo el permiso a tiempo completo en las fechas que decida la persona trabajadora o en las fechas que el bebé lo necesite", afirman desde la PPiiNA.

Esto no se trata de un simple detalle o de errores casuales, afirman desde la plataforma, que explican que ya advirtieron de las consecuencias de estas medidas desde que principios del año pasado. Sin estas correcciones, afirman, los permisos igualitarios no tendrán un impacto real sobre la bajada o pérdida del empleo que sufren las mujeres tras la maternidad, no corregirá los desequilibrios en los cuidados puesto que los hombres no se incorporarán a esta tarea desde en inicio, ni los hijos e hijas podrán estar cuidados por los progenitores el tiempo necesario.

"¿Cual es el fondo de la cuestión?. Que como las mujeres somos precarias, prescindibles e intercambiables, no les importa que nos vayamos. Como somos cajeras, da igual. Pero la mayoría de los hombres están en puestos de  mayor responsabilidad y en la decisión de dejar que se vayan es donde está la trampa.. Porque las empresas no van a permitir prescindir de ellos", afirma María Pazos, portavoz de la PPiiNA a Público tras la entrega del documento con las firmas.

"Ellos seguirán estando en las empresas y así no solucionamos el problema. Porque las mujeres a las 16 semanas o cuando agoten el período de baja y lactancia, seguirán siendo las que se tomen las excedencias y las reducciones de jornadas. Es decir, estaremos como siempre. Los hombres ayudantes.

Desde la PPiiNA se quejan que, a pesar de haber solicitado reunirse con algún representante político para trasladarles estas inquietudes, hasta la fecha ninguno de los ministros del ramos o altos cargos de Igualdad, Trabajo, Inclusión y Seguridad Social o el de Política Territorial les han concedido una audiencia. Por eso este lunes registraron en manifiesto firmado en el Ministerio que dirige Irene Montero.

La PPiiNa confía en que "el Gobierno responda a esta última llamada urgente de las organizaciones de la sociedad civil que han firmado la petición". Entre ellas, apunta, se encuentran las principales asociaciones feministas a nivel estatal, como la Plataforma 7N contra las violencias machistas, el Fórum de Política Feminista o la Coordinadora de Organizaciones de Mujeres por la Participación y la Igualdad (COMPI), así como otras de diferentes ámbitos.

Entre los firmante también hay sindicatos como la Unión Sindical Obrera (USO), la Sección Sindical Estatal de CCOO en el Ministerio de Trabajo o la Organización de Mujeres de la Confederación Intersindical; así como asociaciones de trabajadoras como las Kellys o la Plataforma Unitaria de Auxiliares de Ayuda a Domicilio; y organizaciones políticas y ciudadanas como agrupaciones locales de IU, entre otras.

Más noticias de Política y Sociedad