Público
Público

Refugiados España El colapso en la Oficina de Asilo y Refugio eleva a más de 100.000 las peticiones atascadas

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado denuncia en un informe la falta de medios para tramitar las solicitudes de protección internacional a pesar de que 2019 acabará con un nuevo máximo histórico. Hasta mayo de este año ya se han registrado más de 46.500 peticiones frente a las 54.000 de todo el año pasado.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Un solicitante de asilo espera en un barco de Salvamento Marítimo en el puerto de Algeciras tras ser rescatado en aguas del Estrecho el pasado verano.-JAIRO VARGAS / ARCHIVO

Más de 100.000 solicitantes de asilo en España siguen esperando una respuesta a su petición, según ha denunciado este martes la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que ha vaticinado que este año se volverán a batir máximos históricos del número de peticiones.

Lo ha hecho durante la presentación de su informe anual "Las personas refugiadas en España y Europa", en la que ha aprovechado para exigir al Gobierno que recupere “el espíritu del Aquarius” y lidere en Europa una nueva forma de hacer política migratoria que erradique el bloqueo de las ONG en el Mediterráneo y las devoluciones en caliente y mejore el acceso al procedimiento de asilo.

La organización, que cumple 40 años de trabajo en apoyo de los refugiados en España, ha recordado que hasta el 31 de mayo, se habían presentado 46.596 peticiones, sobre todo de venezolanos (16.845), colombianos (10.122), nicaragüenses (2.698); hondureños (2.666) y salvadoreños (2.078). “Y vamos a volver a superar las de 2018 -cuando fueron 54.065- pero eso no nos tiene que dar miedo, sino todo lo contrario”, ha augurado la secretaria general de Cear, Estrella Galán.

España acumula alrededor de 7.000 peticiones de asilo pendientes al mes

La solicitudes registradas en los primero cinco meses de 2019 ya suponen casi un 90% de las que se presentaron en todo el año pasado (54.065), año en el que se registró un nuevo récord. Además, las solicitudes contabilizadas hasta mayo superan en un 120% las del mismo periodo del año pasado.

Las solicitudes siguen acumulándose en los cajones de la Oficina de Asilo y Refugio, en la que los trabajadores ya denunciaron el pasado año una situación de "colapso" a la que no ha ayudado el cese de buena parte de la plantilla y su reemplazo por personal nuevo. Si a finales de 2018 había 63.000 solicitudes pendientes de resolución, a mitad de 2019 ya se superan los 100.000 expedientes atascados. "Preocupantes desajustes", en palabras de Galán, que ve en esta cifra "la prueba más evidente de que es necesario un refuerzo firme y urgente del sistema de asilo" para dar respuestas "estables" a la realidad que se vive en España, que se encuentra entre los primeros de Europa en número de solicitudes (el 8% del total).

España va acumulando alrededor de 7.000 peticiones pendientes al mes: el año pasado cerró con 78.705, en enero de este año subieron a 85.185, en febrero a 93.140 tenía y a 31 de marzo de habían situado en 102.890 solicitudes pendientes de resolver.

Sin embargo, a pesar de esa escalada, la tasa de los expedientes favorables sigue muy por debajo de la media europea, que es del 38%, y se sitúa en el 24%, una de cada cuatro, ha censurado Paloma Favieres, directora de Políticas y Campañas de la organización.

Los rescatados del Aquarius, todavía sin respuesta

Saidou K., procedente de Sierra Leona, se despierta al amanecer en la cubierta del barco Open Arms en diciembre de 2018. Tras ser rescatados en el Mediterráneo central, el cierre de puertos italianos obligó a su traslado a Algeciras junto a otros rescatados.- OLMO CALVO

Entre los que esperan esa respuesta se encuentran también los migrantes del Aquarius y del Open Arms que llegaron a España el verano pasado después de que Italia y Malta les cerrasen sus puertos.

Aunque para ellos, Favieres confía en que reciban buenas noticias y terminen recibiendo algún tipo de protección porque “no sería coherente” que tras la acogida que se les dio “se les abandonara aquí a su suerte”.

Pese a las expectativas que despierta en CEAR la posibilidad de que los próximos cuatro años haya un Gobierno progresista, Galán ha mostrado su preocupación porque “los extremistas hayan llegado a las instituciones” y, con ello, “hacer políticas de derechos humanos” sea más difícil.

Y es que con ellos, ha proseguido Galán, se ha vuelto a un lenguaje “bélico” y “falso” en torno a la inmigración y a debates que “estaban superados” mientras, ha continuado Galán, los partidos progresistas “han aminorado su defensa de los derechos humanos” en el periodo electoral.

Por todo ello, ha urgido al nuevo Gobierno que debe formarse que promueva un Pacto de Estado por el Asilo que se base en los acuerdos mundiales sobre Migraciónn alcanzados en diciembre y que tenga su centro “en las personas”.

España solo concedió protección internacional a 2.895 personas, el 24% del total, lo que supone 14 puntos porcentuales menos que la media europea y 11 puntos menos que el año anterior. La mayoría de personas que recibieron algún tipo de protección procedía de Siria.

Más noticias en Política y Sociedad