Público
Público

El feminismo y la PAH paralizan un desahucio en Zaragoza

La primera movilización conjunta del 8M con los colectivos antidesalojos acaba con éxito en la capital aragonesa y obliga a Kutxabank a retirar la demanda contra una hipotecada.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Decenas de activistas intentan frenar el desahucio de una mujer en Zaragoza. /EDUARDO BAYONA

“De momento, me quedo en casa. No tengo a dónde ir”. Rosa A. A. lloró de alegría este martes cuando el secretario del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Zaragoza comunicó a los activistas de la PAH, Stop Desahucios y el 8M que desde primera hora de la mañana llevaban concentrados en la entrada de su casa que Kutxabank había desistido, al menos por ahora, de desalojarla.

La primera movilización conjunta del feminismo con los colectivos antidesahucio había acabado con éxito en Zaragoza.

Desde antes del amanecer, y durante más de cinco horas, hasta dos centenares de activistas antidesahucio han estado protegiendo la entrada y la escalera que lleva al piso coreando consignas como "vergüenza me daría echar a una familia" y "casa entregada, deuda pagada". "Si me sacan de mi casa me sacarán, pero con dignidad", señalaba Rosa al dirigirse a ellos antes de conocer el desenlace.

“La verdad, nunca pensé que fuera a pasar esto”, decía, mientras insistía en que “ojalá ellos (el banco) aflojen ahora un poco más y acepten la dación en pago. No quiero nada más”.

"Me dieron la hipoteca con una nómina de 700 euros"

Rosa se enfrentaba al desahucio por no poder pagar la hipoteca de su pequeño piso, un tercero sin ascensor en el barrio zaragozano de San José por el que le cobraron 178.000 euros más un segundo crédito que le colocó Kutxabank cuando fue a negociar una solución por primera vez.

Rosa se abraza a un miembro de la PAH Zaragoza tras conocer que no va a ser desahuciada este martes. /EDUARDO BAYONA

Lo hizo cuando comprobó que el hecho de estar referenciado al IRPH, un índice que se encuentra en tela de juicio ante el TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea), le costaba 300 euros al mes más de lo que le habría supuesto el Euríbor.

Allí comenzó viviendo en 2005 con su marido, que se iría de casa cuatro años más tarde, y con sus dos hijos, uno de ellos emancipado y otra de 23 que estos días ha requerido apoyo psicológico ante la tensión que han vivido. “Me dieron la hipoteca (que firmó con un hermano) con una nómina de 700 euros en una empresa de limpieza”, explicaba. Más adelante llegó a pagar 960 al mes con un salario de 1.200.

"Si vamos sumando vemos que Rosa ha pagado su vivienda", explicaba Begoña Leza, de la PAH, colectivo al que la afectada se sumó hace unos años, "Reclamamos la dación en pago. Esa es la pelea: si entregamos el piso queremos que se salde la deuda", añadió. Sin embargo, Kutxabank no la acepta y le ofrece una liquidación que le deja una deuda de 80.000 euros.

Confluencia de movimientos sociales

Este es el primer intento de desahucio en Zaragoza en el que se suma a la lucha el 8M, que ya se había movilizado en los últimos desalojos en la calle Argumosa en Madrid. "Las feministas queremos defender a los afectados por desahucios, un problema que afecta a todos, pero que muchas veces tiene rostro de mujer", explica Ana Lavalle, que hizo de portavoz de la plataforma.

“Nuestras luchas son las vuestras. Se trata de poner a las personas en el centro, esto no es una lucha solo de mujeres”, señalaba Paloma, otra de las activistas de la PAH que participaron en la movilización.

“Hemos conseguido esto gracias a que el 8M está muy fuerte, a partir de ahora las luchas tienen que ir unidas”, indicaba Leza, que añadía que “aunque nunca hemos reivindicado el feminismo en nuestras acciones, en la PAH siempre nos hemos sentido muy identificadas”.

Rosa se ha dirigido a los activistas para agradecerles su apoyo, algo que ha hecho extensivo a los medios de comunicación. "No es justo lo que me hacen, y mañana puede ser cualquier persona", dijo. "Los desahucios no son noticia, y esta es la única manera de que la gente se entere", añadió.

Los diputados de Podemos Román Sierra, Itxaso Cabrera y Raul Gay, así como la responsable de Comunicación de IU-Aragón, Blanca Enfedaque, también se han sumado a la movilización en la calle Mornes de Zaragoza

Más noticias en Política y Sociedad