Público
Público

Tráfico de personas "Fortificar las fronteras sólo genera más traficantes de personas"

El periodista Giampaolo Musumeci entrevistó a los agentes de “la mayor agencia de viajes del mundo” en ‘Confesiones de un traficante de personas’. En esta entrevista da algunas claves sobre cómo este millonario negocio crece y se reinventa a medida que Europa se blinda contra lo inevitable.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

El periodista italiano Giampaolo Musumeci, coautor de 'Confesiones de un traficante de personas'.- JAIRO VARGAS

"Yo creo que Moisés fue el primer guía de migrantes de la Historia. Yo soy como él: yo soy Moisés”. El que habla no es un profeta, aunque tiene más razón que un santo al recordar que, desde el principio de los tiempos, la gente se ha movido por el mundo de una u otra forma. A veces, sólo a base de milagros. Se llama Aleksandr y aprendió a dirigir barcos en el extremo este de la Siberia rusa, en la ciudad costera de Vladivostok, pero acabó convirtiéndose en un traficante de personas. Ocultaba hasta 40 migrantes afganos y paquistaníes hacinados en el camarote de un velero de lujo con el que les llevaría desde Turquía hasta Italia. No siempre salió bien. Acabó en la cárcel, condenado en Italia a cuatro años y ocho meses por favorecer el tráfico ilegal de personas. Le hizo el mismo símil bíblico al juez, lo que le valió ser considerado “socialmente peligroso”.

Aleksandr, en cambio, se tiene por un buen tipo, por alguien que ayuda a otros a cumplir sus sueños. Eso sí, a cambio de un buen fajo de dinero negro. Nunca supo quién era su jefe, quién estaba en la cúspide de la pirámide, pero quien fuera le puso un abogado cuando fue detenido. Así se lo confesó desde la prisión al periodista italiano Giampaolo Musumeci, quien junto al criminólogo Andrea di Nicola, puso por escrito en 2014 sus confesiones y las de otros capos y pobres diablos de “la mayor agencia de viajes del mundo”.

Ahora que el Mediterráneo central está huérfano de barcos de rescate de migrantes, la editorial Altamarea ha reeditado en castellano esta larga y profunda investigación periodística que llevó a Musumeci a recorrer las fronteras más porosas del mundo, desde Turquía hasta el Congo pasando por Túnez, Grecia, Egipto, Ceuta y Melilla. Todo para entrevistar a los agentes en la sombra de este millonario negocio y contar la historia que se oculta detrás de las barcazas atestadas de personas en medio del mar. Confesiones de un traficante de personas no sólo ahonda en las penurias de la diáspora del subdesarrollo, la guerra o el hambre, sino que analiza —a caballo entre el informe forense y la crónica periodística— los entresijos de un negocio que mueve miles de millones de euros de cientos de miles de desesperados.

"Se deberían poner en marcha corredores humanitarios y por razones socioeconómicas"

De paso por Madrid, Musumeci explica a Público que el tráfico de personas no va a detenerse por mucho que se meta en la agenda política europea. No así, al menos. “La migración es consecuencia de la desigualdad del capitalismo y se agrava con la globalización. El tráfico es consecuencia de una demanda de los propios migrantes que sufren esa desigualdad. Los traficantes sólo aprovechan las circunstancias para hacer negocio con esa necesidad”, resume el periodista italiano, que opina que “se deberían poner en marcha corredores humanitarios, no sólo por razones humanitarias —muchos solicitantes de asilo sólo pueden pedirlo cuando han llegado a Europa, no en sus países— sino también socioeconómicas". "Si Europa diera el mismo servicio de forma legal a los migrantes que los traficantes, se acabaría el tráfico. No tendría sentido económicamente para los traficantes”, reflexiona.

Parecería una locura. Invitaría a la “invasión” que aparece en los sueños húmedos de Santiago Abascal o Matteo Salvini, pensará más de uno. Pero Musumeci lo tiene claro: “De cada diez africanos migrantes, ocho se desplazan dentro de África. Sin embargo, hay una sensación de emergencia, de todo un continente que se mueve hacia Europa, cuando no es así”, relata.

Detenciones ineficientes

El negocio clandestino se convierte en la única posibilidad de los migrantes, que llegan a pagar sumas escandalosas por un viaje no exento de riesgos, violencia o, directamente, la muerte. Un trayecto por el que nosotros, los europeos, apenas tendríamos que hacer un par de clics en nuestro móvil y pagar unos cientos de euros. “Esto es un mercado, a todos los efectos, y funciona siguiendo las leyes del capitalismo. Si quieres destruir el tráfico, tienes que hacer que no sea rentable. Pero, sobre todo, tienes que atacar a los organizadores; tienes que descabezar a la cúpula”, apuntan los autores.

“Esto es un mercado, a todos los efectos, y funciona siguiendo las leyes del capitalismo"

Musumeci recuerda que la mayoría de los detenidos son “pequeños traficantes”, el eslabón más débil de la cadena criminal que consta de no pocas ramificaciones: captadores, pasadores, conductores de barcos, personas que alojan a los migrantes, cambistas que blanquean el dinero, pagadores… “Es un negocio que va mutando rápidamente a medida que cambian los sistemas de control y se cierran y fortifican las fronteras”, señala el autor, que hace hincapié en que cuando comenzó su investigación, en los inicios de la llamada Primavera Árabe de 2011, los transportistas eran pescadores locales, egipcios, tunecinos o libios que conocían la mar y las rutas.

Pocos años después llegaron los cambios: "Los traficantes se dieron cuenta de que podían prescindir de ellos y poner a un migrante al mando de un bote hinchable con un pequeño motor y poca gasolina para que llegase hasta la mitad del Mediterráneo y fuera rescatado. A cambio, ese migrante viajaba gratis o con un descuento”, dice. No puede evitar recordar una rueda de prensa del ministro del Interior italiano Angelino Alfano en 2012. " Anunció que habían detenido a 900 conductores de pateras en un año. Decía que era una gran victoria, pero eso no llevó a nada. Los grandes traficantes siguen escondidos y son difíciles de atrapar”, destaca, aunque él y su compañero han tratado de seguirles la pista.

Son grandes empresarios escurridizos como el croata Josip Lončarić, “el arquetipo, el primer gran traficante de personas. El primero en montar una red sistemática, científica y que apuntaba a un negocio a gran escala. Un tipo que se casó con la hija de un gran traficante de personas chino para favorecer sus negocios”, puntualiza. Introdujo en Italia a principios de siglo a la mayoría de chinos y gran parte de bangladesíes de forma ilegal. Para atraparlo, el fiscal italiano Federico Frezza, “aplicó las técnicas con las que investigaba a la mafia italiana. Montó escuchas telefónicas para llegar al último eslabón de la cadena”, explica, aunque sirvió de poco. Fue detenido, pero sólo fugazmente y por cargos no relacionados con el tráfico. “Supo retirarse a tiempo y lleva una vida tranquila con su familia en una casa en el campo, según me ha explicado su abogado”, afirma Musumeci. Pero Lončarić creó escuela, como documenta este libro, y los flujos migratorios aumentaron, sobre todo a través del Mediterráneo, con los cambios antes mencionados: barcas hinchables con poco combustible.

El bulo del efecto llamada

Fue en la época de la misión militar italiana de búsqueda y rescate Mare Nostrum, que se puso en marcha tras grandes tragedias y naufragios con cientos de muertos cerca de la isla de Lampedusa. Poco después se fue desmantelando hasta que su papel fue asumido por los conocidos barcos como el Aquarius o el Open Arms, de diferentes ONG, contra los que se levantó una dura campaña e investigaciones judiciales por, supuestamente, favorecer o colaborar con el tráfico de personas. “No hay relación entre la presencia de medios de rescate y el aumento de los flujos migratorios”, dice tajante el reportero.

“No hay relación entre la presencia de medios de rescate y el aumento de los flujos migratorios”

“Cuando acabó Mare Nostrum no quedó nadie rescatando y aumentaron los flujos. Ocurre lo mismo con las ONG. No hay efecto llamada porque estén allí”, sentencia. “Lo que sí está contrastado es que ha aumentado la tasa de mortalidad sin barcos de rescate, según datos de la ONU”, lamenta. “Yo estuve a bordo de un barco de rescate y puedo constatar que los migrantes no saben qué es Open Arms ni si están en el Mediterráneo. No condiciona su decisión de migrar", remarca. Y tiene la prueba grabada en su cuaderno de notas, una anécdota que desmonta cualquier instrumentalización política, cualquier análisis intencionado para agitar el miedo contra el migrante: "Unos nigerianos rescatados me preguntaron sorprendidos que qué río era ese tan grande en el que navegábamos. Era el mar Mediterráneo, les dije. Eso es lo que saben sobre el viaje que enfrentan”.

Más control, más traficantes

Para Musumeci y para un gran número de expertos en la materia, la receta europea contra el tráfico de personas está siendo errática y errada: parches en forma de alambradas con cuchillas, mares convertidos en fosas comunes de migrantes, pactos millonarios con el diablo. “Eso no va a cambiar nada. En un tiempo habrá nuevas rutas, de Libia se pasará a Túnez o Marruecos; la bloqueada ruta de los Balcanes sigue teniendo recovecos que conocen los traficantes. Esa política sólo sirve para aumentar los precios de los pasajes y aumentar los peligros”, señala. “Y está el problema de la externalización de fronteras, pagar a terceros países para que cierren la puerta de la inmigración. Berlusconi dio 5.000 millones de euros en 2006 a la Libia de Gadafi para que cortara el flujo migratorio, pero a la mínima disputa diplomática o política, Gadafi abría las puertas”, recuerda. “Desde el momento en el que Europa paga a un país para frenar la inmigración se convierte en alguien chantajeable”, sentencia. Mientras tanto, la mercancía —las personas más vulnerables— siguen pagando para jugarse la vida y los traficantes haciendo caja. ¿Interesa realmente a los actuales Gobierno acabar con las migraciones? "La inmigración es la palanca política más potente para ganar unas elecciones. Hablar de inmigración, emergencia, invasión da muchos votos y... cantos más migrantes haya mas votos tiene que mi partido", apunta. Esa ha sido la receta de Salvini.

Más noticias en Política y Sociedad