Público
Público

La UE cierra sus fronteras al sur de África por la nueva variante de la covid

La medida afecta a Sudáfrica, Botsuana, Esuatini, Lesoto, Namibia, Mozambique y Zimbabue. Los residentes europeos que provengan de estos países tendrán que someterse a un test y a un periodo de cuarentena.

Varios pasajeros con maletas en el aeropuerto de El Prat, el 19 de noviembre de 2021, en Barcelona.
Varios pasajeros con maletas en el aeropuerto de El Prat, el 19 de noviembre de 2021, en Barcelona. David Zorrakino / EUROPA PRESS

Los 27 países de la Unión Europea han acordado este viernes prohibir los viajes desde el sur de África por la nueva variante de la covid. Las restricciones afectarán a Sudáfrica, Botsuana, Esuatini, Lesoto, Namibia, Mozambique y Zimbabue y las restricciones se aplicarán "durante catorce días".

La UE también ha acordado que los residentes europeos que provengan de esa zona y que sí tienen derecho a entrar en espacio comunitario se sometan a test y un periodo de cuarentena.

El temor a que la nueva variante de coronavirus B.1.1.529 se propague ha provocado el endurecimiento de las medidas en un momento en el que los contagios han aumentado a nivel global.

Los representantes de los Veintisiete, en una reunión que comenzó a primera hora de la tarde de este viernes, estudiaron esta medida a propuesta de la Comisión Europea para activar el "freno de emergencia" y así poder cerrar la frontera exterior con determinados países en donde se localizan variantes de interés o preocupantes. 

Los primeros países que decretaron restricciones a los viajes desde varios países del sur de África fueron Reino Unido e Israel. Luego le siguieron otros países europeos como Alemania, Italia, Francia, República Checa, Países Bajos, Austria y Croacia. También se han sumado Suiza, Singapur y Estados Unidos ha anunciado en la tarde de este viernes que se impondrán estas restricciones a partir del próximo lunes.

La nueva variante, que fue identificada el 11 de noviembre, preocupa por el alto número de mutaciones, más de una treintena, que se han confirmado en apenas dos semanas. Una mujer en Bélgica que viajó a Egipto, ha sido el primer caso confirmado en Europa de la nueva variante llamada "ómicron" por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que advierte de un posible "mayor riesgo de reinfección".

La Organización Mundial del Comercio (OMC) sine die la XII Conferencia Ministerial que tenía previsto celebrar la próxima semana debido a la nueva variante.

Este mismo viernes, el vicepresidente del Banco Central Europeo, el exministro Luis de Guindos, ha afirmado que el impacto económico de esta variante tendrá un efecto "más limitado". "Creo que no va a ser en absoluto equiparable a hace un año y un año y medio", ha afirmado. Las bolsas mundiales han sufrido un desplome por las restricciones de los viajes al sur de África.

Una reacción "injustificada" y "contraproducente"

Joe Phaahla, ministro de Salud de Sudáfrica, ha calificado este viernes de "injustificada", "contraproducente" y "draconiana" la  respuesta internacional a la nueva variante, ya que considera que aún no hay suficiente información científica. Se ha referido específicamente a las reacciones de países europeos como Reino Unido, que ya han anunciado restricciones.

Phaahla aseguró que "parte de la reacción es injustificada", aunque considera que el miedo y la preocupación son "esperables" en situaciones así. Afirmó que el enfoque es incorrecto, y que las reacciones van en contra de las normas aconsejadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). "Creemos que los líderes de algunos países están encontrando chivos expiatorios para lidiar con lo que es un problema mundial", comentó, según declaraciones recogidas por Efe

El ministro asegura que no hay pruebas científicas concretas de que la nueva variante sea más severa o transmisible, pese a que sí existen indicios de que pueda ser más contagiosa. "No hay indicación ni sugerencia en este momento de que la enfermedad grave con esta variante particular no vaya a ser prevenida por las vacunas", añadió.

Joe Phaahla considera que las prohibiciones y restricciones son solo una respuesta "instintiva", además, calificó de irónico que Sudáfrica, cuya cifra de nuevos contagios este jueves fue de 2.465, sea objeto de restricciones por parte de países con más de 40.000 casos diarios. "Debemos trabajar juntos en vez de castigarnos unos a otros", comentó.

Más noticias