Público
Público

AIG cae en Wall Street casi un 37% mientras lucha por su supervivencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las acciones de la aseguradora American International Group (AIG) bajaban hoy casi un 37 por ciento en la Bolsa de Nueva York mientras la firma estadounidense lucha por su supervivencia.

Los títulos de AIG perdían hoy 1,76 dólares (-36,97%) y se negociaban en Wall Street a 3 dólares, después de haber llegado a tocar en las primeras horas de negociación un mínimo de 1,25 dólares, lo que supuso un descenso del 73,7 por ciento de su valor.

El lunes, las acciones de AIG bajaron un 61 por ciento y cerraron a 4,76 dólares.

En lo que va de año, los títulos de esta aseguradora han perdido un 91,83 por ciento de su valor, con respecto a los 58,30 dólares que valía su acción a finales de 2007.

La empresa busca desesperadamente una inyección de capital para evitar convertirse en la próxima víctima de la crisis financiera.

AIG, con más de 100.000 empleados y negocios en cien países, trata además de evitar que las agencias rebajen aún más su calificación de crédito, lo que sería nefasto para la compañía.

Standard & Poor's, Moody's, Fitch Ratings y AM Best ya hicieron un recorte el lunes y anunciaron que podrían rebajarla aún más, forzando a AIG a recaudar 14.500 millones de dólares antes del miércoles para cubrir sus obligaciones.

De no hacerlo, la mayor aseguradora del mundo tendría que declararse en quiebra.

El gobernador del estado de Nueva York, David Paterson, aseguró a la cadena de televisión financiera estadounidense CNBC que la firma tiene un día para resolver sus problemas.

Paterson dio el lunes un permiso especial a AIG, que tiene su sede en Nueva York, para que pueda acceder a 20.000 millones de dólares de capital en manos de sus filiales y, de ese modo, aumentar su liquidez.

Esta medida le permitirá hacerse con un préstamo puente a sí misma y utilizar estos activos como colateral para pedir prestado dinero para financiar sus operaciones diarias.

Sin embargo, la agencia Standard & Poor's considera que no es suficiente y espera que "continúe buscando más acceso a liquidez y venda ciertas áreas de negocio para cubrir potenciales pérdidas".

AIG pidió el domingo un crédito puente a la Reserva Federal (Fed), aunque el banco central estadounidense es reticente a proveerlo, especialmente después de negárselo a Lehman Brothers, que se declaró el lunes en bancarrota al no poder encontrar un comprador.