Público
Público

La Habitación Roja y Manos de Topo triunfan en el Palmfest

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los barceloneses Manos de Topo y los valencianos La Habitación Roja (LHR) se erigieron esta pasada madrugada en los grandes triunfadores de la segunda jornada de la quinta edición del Palmfest con sendos conciertos vibrantes y que conectaron plenamente con la audiencia.

Eran los cabezas de cartel, llevan quince años en la carretera desde que debutaron en 1995 en L'Eliana (Valencia), tienen ya muchas tablas y acumulan un arsenal de canciones enormes, además de ser el único grupo en España en activo capaz de trenzar diálogos de guitarras como solamente La Granja llegaron a hacer.

Superada hace ya años su etapa de devoción por Teenage Fanclub, los valencianos de La Habitación Roja -es un decir, pues sus miembros viven a caballo entre Madrid, Valencia y Noruega- se gustaron con un concierto festivalero, de 50 minutos, basado en su octavo disco, "Universal", para lo cual contaron con una pantalla en la parte posterior del escenario para reforzar su imagen gráfica.

"El cuarto azul", "Lo mejor que me ha pasado", "Días de vino y rosas", "La noche se vuelve a encender", "Nunca ganaremos el Mundial", "Voy a hacerte recordar", "No va a volver a pasarnos esto" o "Cajas tristes", entre otras, acompañaron al próximo sencillo, "Febrero", cuyo vídeoclip han grabado en Madrid con Marta Suárez, la hermana de Emma.

Pese a un sonido algo pastoso y falto de volumen -se mezclaba el de una carpa 'trance' situada cerca- y a un juego de luces solamente correcto, LHR llegó a concentrar a unas 800 personas durante su actuación, la mayoría de las cuales se dispersaron al acabar.

Jorge Martí, voz y guitarra; Pau Roca, guitarra; Mark Greenwood, bajo; y José Marco, batería, estuvieron reforzados por Jordi a los teclados y guitarra, la misma formación con la que los días 21 y 23 de febrero actuarán en México DF, y con la que el 21 de octubre aterrizarán en Madrid -La Riviera-.

Con anterioridad, arrasó por su pop procaz el cuarteto barcelonés -es otro decir: dos vigueses, un menorquín y un sabadellense residentes en la Ciudad Condal- Manos de Topo, que ofrecieron su último concierto en España antes de viajar también a México -del 7 al 19 de octubre-, según explicó a Efe su batería, Rafa de los Arcos, donde ofrecerán cinco recitales.

Luego, el cuarteto que lidera Miguel Ángel Blanca -M.A.- se encerrará a componer las canciones de su tercer disco, que saldrá en julio y producirán Ramón Rodríguez y Santi Garcia.

Ayer, con la violinista Sara Fontán como refuerzo, sedujeron al público con los comentarios de M.A. -que relacionó la central nuclear con el corazón y con la razón de ser del festival- y con piezas como "Brumel", "Ahora te sientes mejor, ¿verdad?", "El cartero", "Los japoneses no son tan chinos", "Ejército ruso", "No un francés cualquiera", "Es feo", "La estatua de la libertad", "El pollo frito" o "Morir de celos".

Entre la psicodelia y el pop, con canciones "tristes y que desinflan la fiesta", como dijo M.A., Manos de Topo pusieron a cantar a los 500 espectadores que siguieron su actuación.

Lacrosse, Mendetz y Odio París cerraron la segunda jornada de un festival con muchas cosas positivas, como su ubicación, en el puerto deportivo, frente a un paseo de palmeras y al lado de la playa, y algún detalle que habría que pulir.

Entre ellos, más taquillas para vender entradas y repartir acreditaciones -solo hay una-, más taquillas para vender los tickets de las bebidas -solo hay otra-, una mayor oferta gastronómica, aminorar el volumen de la carpa trance y completar el equipo de sonido y luces del escenario, que, por cierto, está cubierto, como debe ser.

Un mayor cumplimiento a rajatabla de los horarios y contar con un recinto algo mayor si quieren crecer más les harán entrar, por merecimiento, en otra división de los festivales, excepto que estén bien como están en las actuales dimensiones.