Público
Público

Ligan capacidad cognitiva infantil con salud cardíaca en adultez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las personas con mayorcapacidad intelectual en la niñez tendrían menos factores deriesgo cardíacos en la edad adulta.

Varios estudios habían asociado un coeficiente intelectual(CI) infantil alto con una mejor calidad de la salud en laadultez y mayor expectativa de vida, aunque se desconocen losmotivos.

Por ejemplo, el ambiente temprano, desde el útero materno,afectaría la capacidad intelectual infantil y el riesgo deenfermedad en el largo plazo.

Por otro lado, la capacidad infantil también modifica laprobabilidad individual de conseguir un mejor trabajo o adoptarun estilo de vida saludable en la edad adulta.

Los nuevos resultados, publicados en American Journal ofPublic Health, sugieren que la inteligencia infantil afectaindirectamente la salud cardíaca en el largo plazo, al influiren la educación, el trabajo y los hábitos de salud de unapersona.

El equipo de Chris Power, del University College deLondres, en el Reino Unido, analizó datos de 9.377 adultosbritánicos controlados desde su nacimiento, en 1958.

A los 11 años, se les habían realizado test de inteligenciageneral y de matemática y capacidad verbal. A los 45, se lesmidieron los factores de riesgo cardíaco, como la obesidad ypresión, azúcar en sangre y colesterol altos.

Los autores hallaron una correlación entre la inteligenciaen la niñez y los niveles de presión, glucosa y peso en laadultez, aunque los efectos fueron leves. Por ejemplo, por cadaaumento del desvío estándar de los resultados de los test, lapresión sistólica (máxima) bajó medio punto.

Luego, el equipo analizó varios factores que podíanexplicar la relación, como la clase social en la infancia(según el trabajo paterno) y el peso al nacer, que afecta eldesarrollo infantil y la salud adulta.

Pero eso casi no modificó la relación entre la inteligenciainfantil y la salud cardíaca futura.

En cambio, al considerar los hábitos de salud en laadultez, la educación y la obtención de trabajo a los 42 años,la relación entre la inteligencia infantil y los factores deriesgo cardíaco se debilitó significativamente o desapareciópor completo.

El estilo de vida adulto (fumar, hacer ejercicio regular uoptar por frutas y verduras en lugar de papas fritas) fueespecialmente importante.

Para el equipo, la inteligencia en la niñez, a través de surelación con los logros educativos y la obtención de trabajo,afectaría el acceso a la salud en la edad adulta, la capacidadde cumplir con los tratamientos o la exposición a ambientespeligrosos.

Afectaría también "el conocimiento sobre salud" en laadultez, que es la capacidad de comprender la información sobresalud y ponerla en práctica.

Los resultados, escribió el equipo, sugieren que mientrasla capacidad cognitiva en la niñez tuvo apenas efectos"modestos" en los factores de riesgo de enfermedad cardíaca,esos efectos podrían hacer una diferencia importante en lastasas poblacionales de enfermedades cardíacas.

FUENTE: American Journal of Public Health, enero del 2010