Público
Público

Dos muertos en una base militar británica en Irlanda Norte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hombres armados atacaron una base del Ejército británico en uno de los atentados más serios en años en Irlanda del Norte desde 1998, causando la muerte a dos soldados e hiriendo gravemente a otras cuatro personas, dijeron autoridades.

El ataque del sábado ocurrió tras una advertencia realizada la semana pasada por el jefe de policía de Irlanda del Norte de que la amenaza de republicanos disidentes estaba en su mayor nivel en casi una década, y luego de reportes sobre que las fuerzas especiales británicas habían regresado a la provincia para recolectar información de inteligencia.

La policía dio pocos detalles sobre el ataque, pero medios de prensa dijeron que el personal de la base estaba recibiendo una entrega de pizza cuando los hombres se detuvieron en un vehículo y abrieron fuego.

El último asesinato de un soldado en la provincia fue en 1997, dijeron las autoridades.

"Este es un terrible recordatorio de eventos del pasado", dijo Peter Robinson, líder del principal partido protestante de la provincia y quien encabeza el gobierno de coalición.

En 1998, un acuerdo de paz puso fin a 30 años de conflicto sectario en Irlanda del Norte en el que murieron más de 3.000 personas.

El Ejército Republicano Irlandés (conocido como el IRA por sus siglas en inglés), que buscaba una Irlanda unida y logró el apoyo de la minoritaria comunidad católica romana, y grupos guerrilleros protestantes probritánicos acordaron un cese al fuego.

Las tropas británicas fueron retiradas de la provincia en el 2007, pero la violencia esporádica ha continuado a pesar del acuerdo de paz. Pero hasta unos meses atrás, la mayor parte era atribuida a actividades criminales en vez de a motivos políticos o sectarios.

En enero, una bomba fue desactivada en Castlewellan, una ciudad a 50 kilómetros al sur de la capital provincial Belfast.

Un grupo republicano se atribuyó la responsabilidad por la colocación de la bomba.

CONDENA

Gran Bretaña e Irlanda, mediadores conjuntos y principales poderes detrás del acuerdo de paz, condenaron el ataque en la base de Massereene, cerca del pueblo de Antrim, a unos 25 kilómetros al noroeste de Belfast, la capital de Irlanda del Norte.

"En días recientes se tomaron medidas para incrementar la seguridad en Irlanda del Norte", dijo la oficina del primer ministro británico Gordon Brown en un comunicado.

"Ello se debió a la creciente amenaza de aquellos quienes, incluso en esta etapa, quieren ignorar los deseos de una mayoría en Irlanda del Norte e intentan desbaratar el proceso de paz", agregó.

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, dijo que "un pequeño grupo de personas con maldad no puede ni debe socavar la voluntad del pueblo de vivir en paz".

Políticos nacionalistas reaccionaron airadamente a los reportes de que miembros del Regimiento Especial de Reconocimiento, al frente de las operaciones de inteligencia en Afganistán e Irak, habían regresado a Irlanda del Norte.

El jefe de la policía de Irlanda del Norte, Hugh Orde, dijo el viernes que él había desplegado "especialistas" para ayudar a la policía a manejar los grupos disidentes, pero que no eran "fuerzas especiales".

El peor ataque desde el acuerdo de paz de 1998 ocurrió unos meses después de la firma cuando un coche bomba en el mercado de Omagh, al oeste de Belfast, mató a 29 personas. El Verdadero IRA se atribuyó el atentado.

El ataque causó grandes protestas internacionales y domésticas que fueron un elemento de presión sobre los republicanos disidentes para frenar la violencia.