Público
Público

Rouco Varela carga contra la Ley del Aborto: "Ninguna instancia puede negar el derecho a la vida"

En la misa a la Virgen de la Almudena en Madrid, el presidente de la Conferencia Episcopal ha vuelto a atacar la reforma del Ejecutivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rouco Varela ha vuelto hoy a usar el púlpito como un atril político con el que mandar un mensaje al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Esta vez ha cargado contra la nueva Ley del Aborto, ya que 'ninguna instancia de este mundo puede negar o limitar el derecho a la vida'. Este es el mensaje que el cardenal arzobispo de Madrid ha enviado está mañana en la misa de la Virgen de la Almudena, en Madrid.

Ante sus fieles, y ante Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón, Rouco ha sostenido que 'la Virgen de La Almudena ha mantenido y mantiene a los madrileños en el camino de la verdad de Dios [...]. 'De hecho, para los cristianos madrileños, estuvo siempre claro: todo ser humano, desde el momento de su concepción hasta su muerte, es sujeto de una dignidad inviolable, ¡trascendente! como persona llamada a compartir por adopción la filiación divina', prosiguió Rouco Varela.

El cardenal arzobispo de Madrid ha hecho hincapié en que 'ninguna instancia de este mundo puede negar o limitar su derecho a la vida, a la integridad física y moral, a la libertad para vivir en consonancia con su vocación de hijo de Dios' y afirmó que 'dar la vida y no quitarla es el primer principio de toda solidaridad humana, que obliga a todos: a los matrimonios, a las madres gestantes, a las familias, a toda la sociedad y al Estado'. 

 En su homilía, Rouco quiso señalar que la Virgen de la Almudena está de 'actualidad', que 'lleva a los madrileños a reconocer a su Hijo como único posible salvador, con la 'consecuencia ética de que a todo hombre, por muy insignificante, minúsculo, enfermo, débil, avejentado que esté, se le debe un respeto personal y social sin condiciones'. 'Nadie puede disponer de él como de un objeto', insistió.

No sólo de concepción, vida y muerte ha hablado el cardenal arzobispo, también ha reflexionado sobre la crisis económica, que 'llena de angustia a muchos madrileños, nativos e inmigrantes'. Ha querido mostrar su preocupación por el problema del paro, que 'condiciona y agrava en no pocas ocasiones las crisis matrimoniales, ya existentes y persistentes por otras causas más profundas'.

Ha acabado su homilía, eso sí, con un mensaje positivo. Ha pedido a la Virgen de la Almudena que interceda ante su Hijo 'para que la vida de Madrid y de los madrileños se renueve en su Amor'.