Público
Público

Los seguidores de Zelaya se preparan a tomar la calle

Miles de personas de todo Honduras convergen en las dos grandes ciudades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los seguidores del depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, intentan aumentar la presión en la calle para lograr que se restablezca el orden democrático este el país centroamericano. Millares de personas comenzaron ayer a llegar a Tegucigalpa y San Pedro Sula para celebrar 'la gran marcha' contra el régimen de facto de Roberto Micheletti.

Un mes y medio después del golpe de estado, el Frente de Resistencia realizará la primera movilización multitudinaria con la participación de ciudadanos procedentes de todos los 18 departamentos del país. Entre ayer y mañana los organizadores esperan reunir en Tegucigalpa, por lo menos, cien mil personas que, desde la semana anterior, iniciaron una peregrinación por las carreteras de la zona central y oriental de Honduras.

En San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante, convergen los ciudadanos de la zona norte y occidental que, al igual que los de Tegucigalpa, emprendieron una marcha el viernes pasado.

'Nosotros hemos caminado durante varios días y hemos dormido en escuelas. Nos hemos sacrificado para demostrarle a Micheletti que estamos dispuestos a hacer cualquier cosa para sacarlo del poder que ha usurpado', dijo Amilcar Cerna, de 58 años de edad, quien el viernes salió del departamento de Colón con destino a San Pedro Sula.

Xiomara Castro de Zelaya, esposa del presidente derrocado, instó una vez más a todos los hondureños a continuar la resistencia contra el Gobierno de facto y para lograr en los próximos días la restauración del orden constitucional.

Los dirigentes de más de cien organizaciones populares, agrupadas en el Frente Nacional de Resistencia Contra el Golpe de Estado en Honduras, además de reclamar la restitución de Zelaya exigen la instauración de una junta nacional constituyente para aprobar una nueva constitución.

'Nosotros ya no solamente estamos exigiendo el retorno de Zelaya Rosales, que más que presidente ya es una figura emblemática de la resistencia, queremos una nueva constitución porque la actual es un instrumento de control y dominio utilizado por la oligarquía', dijo a Público Ivan Guerra, miembro del Frente de Reforma Universitaria.

Las fuerzas de orden público, que habían empleado la violencia durante varias protestas en las últimas semanas, también estaban preparadas ayer. Desde la mañana estaban en las calles de las dos ciudades soldados y policías equipados con máscaras contra el gas lacrimógeno y escudos. Además, se veían camiones y tanquetas antidisturbios del Ejército.

Mientras, una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llegará el lunes próximo a Honduras, según anunció ayer la Organización de Estados Americanos (OEA). Pero la misión de cancilleres de Argentina, Canadá, Costa Rica, Jamaica, México y la República Dominicana que iba a viajar ayer a Tegucigalpa aplazó su visita, probablemente hasta finales de agosto, si el Gobierno de facto está de acuerdo, dijo ayer el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza. El Gobierno de Micheletti había vetado a esta comisión por incluir a Insulza, a quien acusan de falta de imparcialidad.

Insulza dijo que tiene la esperanza de poder viajar a Honduras 'inmediatamente después' de la visita de la delegación de la CIDH. El titular de la OEA recordó además que es el organismo quien fija los términos de sus delegaciones, de acuerdo con sus propias normas y reglas.