Publicado: 15.05.2015 14:56 |Actualizado: 15.05.2015 14:56

Diez claves sobre las nuevas ayudas al cine

El Gobierno aprueba una nueva línea de subvenciones para el sector, en línea con las reclamaciones de la industria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Espectadores haciendo cola para entrar en un cine en la Gran Vía madrileña. EFE

Espectadores haciendo cola para entrar en un cine en la Gran Vía madrileña. EFE

MADRID.- Después de largas negociaciones con el sector, el Gobierno ha aprobado esta semana un real decreto ley que sustituye las ayudas a la amortización en la producción de cine por una nueva línea de subvenciones anticipadas, tal y como quería la industria.

Estas son las claves de la reforma:



1.- AYUDAS A PRIORI Y ESCALONADAS
Hasta ahora las ayudas a la amortización, que absorbían el grueso del presupuesto para cine, se concedían dos años después del estreno, en función del impacto en taquilla, principalmente. El derecho a la ayuda servía de aval para pedir créditos en el banco y una vez que se cobraba, dos años después, se amortizaba; de ahí el nombre.

Las nuevas ayudas se pagarán, en varias fases, pero siempre antes de que esté hecha la película. Por ejemplo: presentación del proyecto, inicio del rodaje y obtención de la calificación, según el texto aprobado, aún pendiente de desarrollo reglamentario.

2.- MENOS COSTE FINANCIERO, MENOS ESTAFAS
Las principales razones del cambio son, por un lado, reducir el coste financiero para los productores -se calcula un ahorro del 15 %- y evitar problemas de tesorería en la administración pública, como ha ocurrido en los últimos años, con presupuestos de crisis que no alcanzaban para satisfacer pagos comprometidos años antes.

También permitirá evitar fraudes como el de la compra masiva de entradas por parte de algunos productores, para poder acceder a las ayudas.

El ministro de Cultura, José Ignacio Wert, en la última gala de los premios Goya, con el entonces presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho. EFE

El ministro de Cultura, José Ignacio Wert, en la última gala de los premios Goya, con el entonces presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho. EFE

3.- OBJETIVO: REFORZAR EL TEJIDO INDUSTRIAL
Tanto las ayudas a la amortización como las nuevas subvenciones tienen la finalidad de reforzar el "músculo industrial" del cine español. No sustituyen a las ayudas a la producción ya existentes, que se conceden sobre proyecto, a aquellos que tienen especial valor cinematográfico, cultural o social, carácter documental o experimental o que incorporen nuevos realizadores.

4.- ¿POR QUÉ HA TARDADO TANTO?
Pese a que hace un año y medio se alcanzó un acuerdo en comisión mixta con representación de todo el sector y de los ministerios implicados, el principal problema era hallar financiación para el periodo transitorio, en el que convivirán las nuevas ayudas y las antiguas.

La idea es que el nuevo sistema entre en vigor en 2016, de modo que ese año se calculan necesarios 35 millones de euros para las ayudas a la amortización por estrenos de 2014, y otros 30 millones para las nuevas ayudas 'a priori'. Lo mismo ocurrirá en 2017 (el cálculo aquí son 30 y 30 millones) y 2018 (15 y 30 millones, respectivamente).

5.- CRÉDITO EXTRAORDINARIO
El desbloqueo inmediato ha sido posible gracias a la aprobación ayer de una partida extraordinaria de 16 millones de euros para completar el pago retrasado de ayudas a la amortización de 2014 (5 millones) y las de 2015 (10 millones extra que se suman a los 26,5 que contenía ya el Fondo de Cinematografía). El otro millón es para la sociedad de garantía recíproca que avala los créditos del ICO.

6.- CRITERIOS OBJETIVOS, PUNTUACIÓN AUTOMÁTICA
Una de las dificultades del sistema previo es definir con objetividad los criterios para el acceso a las ayudas de forma automática.

La letra pequeña se desarrollará en una orden ministerial, pero el Gobierno ha insistido en que son subvenciones para películas que buscan impacto comercial, por lo que se valorará el plan de distribución y "marketing", la trayectoria de la empresa y la generación de empleo, entre otros.

Espectadores en una sala de cine. EFE

Espectadores en una sala de cine. EFE

7.- REEMBOLSO DE LAS AYUDAS
Una de las grandes novedades será la obligación por parte de los productores de reembolsar un porcentaje de las ayudas si finalmente se obtiene suficiente éxito comercial.

Según el presidente de la confederación de productores FAPAE, Ramón Colom, habrá que definir un "umbral de rentabilidad", que será distinto para cada película, y el porcentaje a devolver que, en todo caso, irá a parar de nuevo al Fondo de Cinematografía.

8.- ¿SE HARÁN MENOS PELÍCULAS?
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha dicho que en España se hacen demasiadas películas. Fueron unas 130 el año pasado, frente al criterio de la UE de una película por millón de habitantes, lo que implicaría unas 47 al año.

Fuentes ministeriales han precisado que no se trata de producir más o menos sino aquellas que el mercado demande y hacerlo en condiciones de seguridad jurídica.

9.- PLAZOS Y TRAMITACIÓN
El real decreto ley, que modifica algunos artículos de la Ley del Cine de 2007, será convalidado en el Congreso de los Diputados en el plazo aproximado de un mes.

Las negociaciones entre el Instituto de Cinematografía (ICAA) y los productores continuarán para elaborar la orden ministerial que concrete los requisitos para acceder a las ayudas y otros aspectos pendientes. La idea es que el nuevo sistema entre en vigor en enero de 2016, aunque se estima un periodo de carencia de seis meses.

10.- MODELO MIXTO: AYUDAS E INCENTIVOS
El cambio de modelo de financiación del cine español se completa con la reforma fiscal aprobada hace un año, que elevó el porcentaje de desgravación del 18 % al 20 %, aunque sólo para el primer millón de euros invertido y con un límite de tres millones.

También se introdujo, por primera vez, un tipo específico de desgravación para atraer rodajes extranjeros, del 15 %, con un techo de 2,5 millones de euros.