Público
Público

Los expertos esperan que el BCE reduzca la compra de bonos en octubre y cierre el programa a finales de 2018

La rápida apreciación del euro frente al dólar preocupa cada vez más a la autoridad monetaria de la Eurozona, lo que eleva la probabilidad de que la retirada del plan de compra de activos sea lenta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Vista del rascacielos de Fráncfort donde tiene su sede el BCE. REUTERS/Ralph Orlowski

El Banco Central Europeo (BCE) probablemente anunciará una reducción de sus compras mensuales de activos en octubre, según la mayoría de economistas encuestados por Reuters, quienes también dijeron que prevén que el banco central cierre el programa para finales del año que viene.

Las expectativas de que el BCE reduzca la escala de su estímulo se apoyan en un sólido crecimiento en la zona euro este año, aunque la inflación, en el 1,5%, continúa por debajo del objetivo del BCE, justo por debajo del 2%.

El BCE dijo que anunciará en otoño si extiende o no las compras de activos, una herramienta conocida como alivio cuantitativo (QE, según sus siglas en inglés), que creó hace dos años y medio para reducir el costo del crédito, reactivar el crecimiento e impulsar la inflación. El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que el programa continuará hasta que el banco central vea que la inflación es consistente con su meta de mediano plazo de algo menos de un 2 por ciento.

Casi tres cuartas partes de los 66 economistas encuestados por Reuters entre el 28 y el 31 de agosto prevén que el banco central anuncie un cambio en octubre. Solo hace tres semanas, la mitad de los economistas encuestados entonces dijo que el anuncio llegaría en septiembre.

Según fuentes del BCE, la rápida apreciación del euro frente al dólar preocupa cada vez más a la autoridad monetaria de la Eurozona, lo que eleva la probabilidad de que la retirada del plan de compra de activos sea lenta. Las conversaciones sobre el futuro del QE están sólo comenzando, lo que significa que es altamente improbable que el BCE tome una decisión en su reunión de política monetaria del próximo jueves, dijeron las fuentes.

La presión sobre algunos gobernadores del banco aumenta para que la reducción del ritmo de compra de activos sea suave en vez de rápida, particularmente entre las economías más débiles del bloque, a las que les preocupa que la fortaleza del euro pueda contener la inflación y obstaculizar el crecimiento al hacer más caras las exportaciones, dijeron las fuentes.

Mientras el BCE se prepara para su mayor decisión de política monetaria en años, las preocupaciones por el euro muestran lo lejos que está de lograr su objetivo de integrar a las economías divergentes de la zona euro.

Alemania y el norte de Europa están listos para reducir los estímulos monetarios en la medida en que repunta el crecimiento, mientras que los países del sur de Europa cargan con el peso de exportaciones no competitivas además de un alto nivel de desempleo.