Público
Público

El presidente de Grupo Norte pide un Pacto Social que impida "una España a dos velocidades"

José Rolando Álvarez afirma que Grupo Norte busca un pacto conjunto que establezca un crecimiento armónico como garantía de estabilidad "donde los salarios estén vinculados a la productividad", como "antídoto contra la desigualdad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Rolando Álvarez, presidente de Grupo Norte. GRUPO NORTE

La empresa especializada en servicios, Grupo Norte, reclama un un Pacto Social en España "que impida que haya una España a dos velocidades y donde las prácticas fraudulentas no tengan cabida en la cultura empresarial", tal y como ha explicado este martes el director de la compañía, José Rolando Álvarez

Grupo Norte busca promover un pacto conjunto que establezca un crecimiento armónico como garantía de estabilidad, “donde los salarios estén vinculados a la
productividad,p ara que esto "suponga un antídoto contra la desigualdad”.

Rolando Álvarez ha expresado la necesidad de un gran pacto que "acabe con las malas prácticas que se están produciendo en el sector de multiservicios y que afecta a las empresas que están intentando hacer las cosas del modo correcto y como consecuencia a miles de trabajadores”

Además, ha denunciado de esta manera que muchos operadores están atentando contra la sana competencia, abaratando costes por la vía de los salarios, llegando a pagar a los trabajadores un precio por debajo del SMI (Salario Mínimo Interprofesional).

Este escenario, explicó el presidente del grupo, ha significado "un empobrecimiento de la industria de los servicios" tanto para empresas como para trabajadores, y que acaba sufriendo la sociedad en su conjunto. De hecho, la imagen que los ciudadanos tienen mayoritariamente del sector es negativa, relacionándolo con la idea de empleo precario, de baja cualificación y mal pagado.

Con todo, pide la importancia de un Pacto Social en el que, en primer lugar, deben intervenir los partidos políticos legislando para resolver el problema, en segundo lugar, los sindicatos, dando un paso hacia delante más enérgico y, finalmente, la sociedad en general, denunciando los convenios fraudulentos.

Aboga así por un pacto que permita establecer un crecimiento armónico como garantía de estabilidad "donde los salarios estén vinculados a la productividad" y se acabe de esta manera con el "monopolio del precio como único criterio".

En este sentido, Rolando Álvarez aseguró que "España no tiene un problema de salarios sino de productividad", por lo que se debe lograr poner en valor los servicios, mientras que el reto del país es la batalla por el conocimiento.

Además, aunque se muestra favorable a la reforma laboral de 2012, denuncia el modo en el que “algunos operadores han aprovechado la prevalencia de los convenios de empresa sobre los sectoriales para reducir sus costes con salarios
inferiores y atentando contra la sana competencia”.

Rolando Álvarez señaló que Grupo Norte "nunca ha participado ni piensa hacerlo" en esas malas prácticas y se seguirá trabajando "por la transparencia y la responsabilidad", incluso sabiendo que de esta manera se están sacrificando ventas.

En este contexto, y unido a los gastos extraordinarios por la puesta en marcha del nuevo Plan Estratégico 2017-2019 de la compañía, los resultados se han visto ralentizados en 2016, con unas ventas de 204 millones de euros, un 1% más que el ejercicio anterior, junto a un resultado consolidado antes de impuestos de 0,4 millones de euros.

Asimismo Rolando Álvarez, quiso destacar la evolución de la división de Soluciones de Recursos Humanos, que alcanzó los 73 millones de euros, un 4% más que en 2015 y que sitúa a Grupo Norte como la sexta empresa de trabajo temporal por volumen de negocio en España.

En el ámbito internacional, el presidente del grupo indicó que los negocios en Chile, Perú y Portugal evolucionan positivamente, con crecimientos de doble dígitos en los dos primeros.

En cuanto al primer trimestre del ejercicio actual, Grupo Norte ha cerrado multiplicando por cuatro la venta nueva y triplicando el margen bruto asociado a los contratos, en comparación con el mismo periodo del año anterior.