Público
Público

Teléfonica crece en España y compensa la devaluación en otros mercados

La multinacional española, que gana 837 millones en el primer trimestre de 2018 (un 7,4% más), sigue preparando la colocación en bolsa de su filial británica O2

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo de Telefónica en una tienda en Sao Paulo (Brasil). REUTERS/Leonardo Benassatto

El operador de telecomunicaciones Telefónica ha capitalizado durante el primer trimestre las subidas de precios y la recuperación de la economía española, que compensaron el descenso por un negativo efecto divisa en Latinoamérica.

Telefónica obtuvo un beneficio neto atribuido de 837 millones de euros en el primer trimestre de 2018, lo que supone un 7,4% más en comparación con los 779 millones de euros que ganó en los tres primeros meses de 2017, según ha informado la compañía, que reitera los objetivos y el dividendo de 0,40 euros por acción anunciados para 2018.

Las cuentas estuvieron en línea con lo esperado por los analistas, con un descenso del 7,2% en ingresos y de un 3,9% en el resultado operativo bruto (Ebitda) en términos reportados. El único mercado que creció en ingresos fue el español, que lo hizo un 1%. Hasta marzo, el grupo contabilizó unas ventas de 12.190 millones de euros y un Ebitda (Oibda) de 3.864 millones.

La estrategia del operador se ha centrado en clientes de alto valor añadido en España a los que ha aplicado subidas de precios a cambio de más servicios.

Aprovechando la mejoría en la economía española, en la que los consumidores tienen ahora un menor temor a gastar más en telecomunicaciones, Telefónica ha logrado contener en sus resultados el efecto de la fuga en clientes de bajo coste a otros operadores como MasMóvil, que ofrecen tarifas y servicios a un menor coste.

"Los resultados se han visto afectados por la abrupta depreciación de una cesta de monedas y el comportamiento subyacente positivo en España y Brasil", dijo JBCapitalMarkets en una nota a clientes.

Descontando el efecto divisa y otros extraordinarios como la venta de su negocio de torres de telecomunicaciones Telxius, Telefónica mejoró un 1,9% los ingresos y un 3,3% el Ebitda.

Telefónica sigue preparando la OPV de O2 tras fortalecer su negocio en la última subasta de espectro

"Los resultados del periodo están alineados con nuestras expectativas y nos permiten reiterar los objetivos fijados en el año", dijo su presidente, José María Álvarez Pallete.

El grupo se ha marcado crecer en ingresos en torno al uno por ciento y mejorar sus márgenes un 0,4% ciento con un CapEx (inversiones en bienes de capitales) sobre ventas del 15%. Este último ratio quedó por debajo en el primer trimestre, en el 12,3%, a la espera de ejecutar la millonaria inversión en la subasta de espectro británica, que le permitirá apuntalar su filial O2 de cara a su eventual salida a bolsa.

"Continuamos avanzando en la eventual salida a bolsa de Reino Unido", dijo el consejero delegado Ángel Vilá. En este contexto, remarcó que la OPV "sigue siendo todavía una opción", por lo que están trabajando en ello y vigilando las condiciones de mercado para estar preparados para llevar a cabo este proceso en cuanto surja una oportunidad adecuada.

El consejero delegado subrayó que el mercado británico es "estratégico" para Telefónica, porque esta a la vanguardia de la revolución del consumidor digital en Europa, y O2 es un activo "muy atractivo", por lo que considera que una salida a bolsa ayudaría a la estrategia y la flexibilidad financiera de la filial, así como a mejorar el balance del grupo.

Sobre la otra OPV prevista, la del negocio argentino, Vilá se limitó a decir que el negocio iba bien, sin dar más detalles.

Estas ventas de activos permitirán a Telefónica captar fondos para reducir su principal caballo de batalla, la deuda, que quiere menguar gracias también a la generación de caja.

En el primer trimestre, la deuda bajó en 255 millones, situándose en 43.975 millones gracias al crecimiento del flujo de caja operativo, que sumó un 4,4% más. El flujo de caja libre cedió, sin embargo, un 8,7% por unos mayores minoritarios.

"Es la primera vez en los últimos cuatro años que la deuda se reduce en el primer trimestre", dijo Vilá en un vídeo corporativo enviado a medios.

El principal lastre de las cuentas fue la división alemana y los mercados del norte de Hispanoamérica liderados por México, que continuaron menguando el crecimiento de los ingresos.

Vuelve a advertir que puede no comprar la Champions

En plenas negociaciones con Mediapro, que abrió a principios de marzo la subasta por los derechos de retransmisión de la Liga de Campeones, Telefónica reiteró que mantendrá una postura "racional" de cara al fútbol tras dispararse el coste durante las últimas temporadas.

"Hay una posibilidad muy real de que no renovemos la Liga de Campeones", dijo Vilá en la conferencia con analistas.

Telefónica tiene que renovar los derechos de retransmisión de la Liga de Campeones para la próxima temporada y los de la Liga española dentro de dos si quiere mantener su apuesta por ofrecer los mejores contenidos. Vilà  recalcó que tanto la Champions como la Liga son contenidos atractivos para sus clientes, pero "al precio adecuado".

El grupo ha hecho de su oferta televisiva su principal apuesta por fidelizar clientes, pero la inflación de los derechos de retransmisión de este deporte ha provocado un viraje de estrategia ante las dificultades para obtener de ellos ingresos suficientes para compensar su elevado coste.

Vilá argumentó que cada vez conocen mejor a sus clientes (gracias en parte a la mayor digitalización de la compañía) y que sólo comprará contenidos que pueda rentabilizar.