Diario Público
Diario Público

La lección del gobierno de Suecia contra el machismo de Trump

La viceprimera ministra del país nórdico publica en sus redes sociales una fotografía de su gabinete, compuesto íntegramente por mujeres, en clara alusión a la instantánea del presidente estadounidense en la que firmaba sus polémicos decretos rodeado por un exceso de testosterona. 

Publicidad
Media: 3.53
Votos: 34
Comentarios:
Ministras Suecia

La viceprimera ministra del país nórdico, Isabella Lövin, junto a siete mujeres d su gabinete/ TWITTER

Las mujeres sí mandan en Suecia: la viceprimera ministra del país nórdico, Isabella Lövin, ha respondido con una fotografía a la estampa que regaló al mundo el inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, en la que aparecía firmando uno de sus polémicos decretos rodeado única y exclusivamente por hombres.

En su primera semana al mando de la presidenta de Estados Unidos, el magnate aprobó, entre otras medidas, la prohibición de financiar con fondos gubernamentales los proyectos de organizaciones humanitarias que asesoren sobre prácticas abortivas. La imagen de la polémica mostraba un exceso de testosterona alrededor de la mesa presidencial: hombres decidiendo sobre el cuerpo de las mujeres, mientras casi medio millón de ellas protestaban en la calle contra el machismo y las políticas discriminatorias que ha empezado ya a aplicar Trump.

Trump

Como contraste, la imagen que llega desde Suecia: ocho mujeres poderosas, una de ellas embarazada, escoltan a la también ministra de Desarrollo Internacional y Clima mientras firma un propuesta muy contraria a la voluntad de Trump. "Firmada la ley sueca por el clima que obliga a los gobiernos futuros a a las cero emisiones", dice en Twitter Lövin. "Por un futuro más seguro y mejor".

"Somos un gobierno feminista, se ve en esta foto. Después ya es cosa de cada uno cómo se interpreta", declaró la ministra en un comunicado enviado a varios medios suecos. Suecia presume de ser un gobierno paritario en el que se ha normalizado la presencia femenina, cosa que debería ser normal en un mundo en el que no existieran perlas de este calibre pronunciadas por el hombre que marca el rumbo del país más poderoso del planeta.