Publicado: 31.07.2014 23:55 |Actualizado: 31.07.2014 23:55

Netanyahu y Hamas aceptan un alto el fuego de 72 horas propuesto por la ONU y EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Israel y Hamas han aceptado un alto el fuego de 72 horas en Gaza a partir de este viernes, según anunciaron el secretario de Estado de EEUU John Kerry, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon a última hora del jueves. 

"Pedimos a ambas partes que paralicen las hostilidades mientras dure este alto el fuego humanitario, y que lo respeten en su totalidad", han declarado Kerry y Ban, añadiendo que el alto el fuego es "crítico para darle a los civiles inocentes un muy necesario indulto de esta violencia". También explicaron que durante la tregua las fuerzas israelíes permanecerán en Gaz

El alto el fuego de 72 horas  ha entrado en vigor hoy a las 08.00 horas locales (07.00 hora española), tras aceptar la petición conjunta de la ONU y EEUU. El anuncio de tregua se hizo público después de que el enviado especial de la ONU a la región, Robert Serry, recibiera confirmación tanto de Israel como de Hamás de su compromiso de adherirse al cese de hostilidades.

Tras una noche de intensos ataques de artillería sobre la Franja, la ofensiva israelí se detuvo a la hora acordada y tampoco se han registrado lanzamiento de cohetes desde entonces. El Ministerio de Sanidad de Gaza informó, por su parte, de que el número de víctimas mortales palestinas a causa de la ofensiva se eleva hasta las 1.459, mientras que 8.360 personas han resultado heridas en los 25 días de operación. La cifra de muertos supera a la registrada durante la operación israelí Plomo Fundido, que con la muerte de 1.450 palestinos había sido hasta la fecha la más sangrienta en Gaza desde que Hamás tomó control del enclave en 2007.

Desde que se anunció el acuerdo sobre el alto el fuego hasta que entró en vigor, al menos 15 palestinos murieron y otros 40 fueron heridos, afirmaron los servicios médicos.

En cuanto dio comienzo la tregua, testigos en la Franja apreciaron cómo el movimiento de vehículos regresaba al enclave y la gente empezó su búsqueda de alimentos, además de aprovechar la tregua para enterrar a sus muertos y visitar a los familiares en los hospitales.