Público
Público

El Papa dice que los abusos sexuales han cubierto la Iglesia de "polvo"

Reconoce la "responsabilidad" de su institución, aunque se justifica en el "contexto" de un "mercado de pornografía con niños"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El papa Benedicto XVI ha reconocido la 'responsabilidad' de la Iglesia en los numerosos casos de pederastía y abusos sexuales y ha pedido renovar la institución por la 'humillación' sufrida.

En un discurso ante la Curia Romana en el Vaticano con motivo de la felicitación de las fiestas navideñas, el Pontífice arremetió contra los sacerdotes que han cometido abusos a menores, a quienes culpó del 'polvo' que, según el papa, cubre la Iglesia Católica actualmente.

'El rostro de la Iglesia está cubierto de polvo y es así que nosotros lo hemos visto. Su vestido está desgarrado por culpa de los sacerdotes (...) Tenemos que aceptar esta humillación como una exhortación a la verdad y una llamada a la renovación. Sólo la verdad salva', dijo Benedicto XVI.

'Tenemos que preguntarnos qué podemos hacer para reparar lo máximo posible la injusticia que ha ocurrido. Tenemos que preguntarnos qué había de equivocado en nuestro anuncio, en toda nuestra manera de configurar el ser cristiano, para que una cosa así pudiera ocurrir', agregó.

El papa incidió además en que deben ser capaces 'de penitencia' y agradeció a todos aquellos que 'se han comprometido en ayudar a las víctimas para volver a darles la confianza en la Iglesia, la capacidad de creer en su mensaje'.

'Somos conscientes de la particular gravedad de este pecado cometido por sacerdotes y nuestra correspondiente responsabilidad. Pero no podemos tampoco callar ante el contexto de nuestro tiempo en el que se han hecho ver estos hechos. Existe un mercado de la pornografía con niños que, de algún modo, parece que es considerado por la sociedad cada vez más como una cosa normal', apuntó el papa.

'Somos conscientes de la gravedad de este pecado'

'La devastación psicológica de los niños, que en calidad de personas humanas son reducidas a un mero artículo de mercado, es un espantoso signo de los tiempos. De obispos de países del Tercer Mundo escucho siempre una y otra vez cómo el turismo sexual amenaza una entera generación y la perjudica en su libertad y dignidad humana', añadió.

El Pontífice explicó que la Iglesia cierra este año 'con gran gratitud', a pesar de que éste se ha desarrollado de un modo 'inesperado', pues los escándalos de pederastia la han 'trastornado' en una dimensión 'inimaginable'.

'Tenemos que aceptar esta humillación'

Benedicto XVI se refirió además a las drogas, que 'con fuerza creciente extienden sus tentáculos de pulpo por todo el globo terrestre', lo que supone, según él, 'una expresión elocuente de la dictadura hedonista que pervierte al hombre'. 'Todo placer se convierte en insuficiente y el exceso en el engaño de la embriaguez se convierte en una violencia que destroza regiones enteras y esto en nombre de un fatal concepto erróneo de la libertad, que, precisamente, mina la verdadera libertad del hombre y finalmente la anula del todo', afirmó.

Sobre sus viajes de este año a Malta, Portugal y España, el obispo de Roma comentó que en ellos ha podido comprobar nuevamente que 'la fe no es una cosa del pasado, sino un encuentro con el Dios que vive y actúa ahora'.

Y en cuanto a Oriente Medio, tema central del Sínodo de obispos del pasado octubre, el Pontífice denunció la 'cristiano-fobia' que se vive en la zona y apeló a las autoridades políticas y religiosas a que detengan este fenómeno.