Publicado: 06.11.2013 10:02 |Actualizado: 06.11.2013 10:02

Varias explosiones en una sede del Partido Comunista Chino dejan un muerto y ocho heridos

Artefactos de fabricación casera explosionaron junto al inmueble, al norte del país, sin que ningún grupo se haya atribuido la responsabilidad de los hechos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una persona murió y ocho resultaron heridas hoy por varias explosiones, causadas por artefactos explosivos de fabricación casera, frente a la sede provincial del Partido Comunista de China (PCCh) en Taiyuan. Según las autoridades de Shanxi, la provincia minera en el centro de China de la que Taiyuan es capital, las explosiones se produjeron en torno a las 07.40 horas locales (23.40 GMT del martes).

Hoy, en su rueda de prensa diaria, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, no quiso dar detalles acerca de la explosión en Taiyuan y se limitó a señalar que el Ministerio de Seguridad Pública "investiga el caso" y "ofrecerá información a su debido momento". Preguntado sobre si este suceso y el ataque terrorista en Tiananmen pueden ser indicios de malestar social antes de que comience del Plenario, este fin de semana, Hong se limitó a replicar que esa reunión es de "gran importancia" y que espera que "triunfen las reformas aperturistas".

La explosión ha tenido lugar en la entrada bajo el retrato del Mao Tse Tung, en la puerta de la Ciudad Prohibida, antigua residencia de los emperadores hoy convertida en uno de los monumentos más emblemáticos de Pekín. La televisión estatal china, CCTV, afirma que las bombas estaban ocultas en los parterres de la calle donde se encuentra el edificio oficial, de doce carriles de tráfico.

Aunque el ataque fue atribuido en un primer momento a grupos extremistas de la región de Xinjiang, las autoridades chinas han eludido responsabilizar a nadie del incidente.  La Policía ha abierto una investigación sobre el suceso, que se produce apenas tres días antes de que se inaugure una reunión clave de la cúpula comunista china, el III Plenario del Comité Central en el XVIII Congreso, donde se espera el anuncio de una amplia serie de reformas, la mayoría de ellas económicas.

Las sedes del Partido Comunista ya han sido amenazadas en el pasado por parte de varios ciudadanos contrarios al régimen. Precisamente esta semana, los máximos dirigentes del Partido se reunirán en Pekín en un congreso en el que debatirán fundamentalmente sobre temas económicos.

La explosión se convirtió rápidamente en uno de los asuntos más comentados en las redes sociales chinas, donde las fotos de algunos internautas permitían ver clavos y pequeñas bolas metálicas desparramados por la zona de la explosión.

El suceso ocurre diez días después de que cinco personas murieran y 40 quedaran heridas cuando un vehículo se incendió en la plaza de Tiananmen en Pekín y a sólo tres de la apertura de una reunión de la cúpula del régimen comunista considerada clave.

Un equipo de investigadores en la lucha contra la corrupción llegó a Taiyuan la semana pasada para examinar las cuentas de las autoridades provinciales y se espera que permanezca unos dos meses. El martes, la Comisión Central para la Inspección de la Disciplina, un órgano del PCCh del que dependen los inspectores, lanzó un llamamiento a los ciudadanos con reclamaciones personales para que no abrumaran al equipo.