Público
Público

Anglada fichó al neonazi yihadista tras aliarse con los islamófobos europeos

El exlíder de PxC fichó a Diego José Frías, imputado por la Audiencia por proveer armas y explosivos a la célula yihadista desarticulada en Catalunya, para conformar nuevas candidaturas de PXC en las elecciones locales de 2011

Publicidad
Media: 4.70
Votos: 10
Comentarios:

Anglada (i), junto a Brinkmann en Viena.

VALENCIA.- El líder de Plataforma per Catalunya (PxC), Jose Anglada, fichó en 2011 a varios militantes y simpatizantes de partidos ultraderechistas, neonazis e identitarios manifiestamente antisemitas para presentar nuevas candidaturas en las elecciones locales de 2011, al tiempo que pactaba una alianza con los principales partidos de la ultraderecha europea islamófoba.

Entre los captados se encontraba Diego José Frías, el neonazi que fuera militante del ultraderechista Movimiento Social Republicano (MSR) detenido en abril por los Mossos d’Esquadra como supuesto suministrador de armas para el comando yihadista desarticulado en la Operación Caronte. En la actualidad, Frías –que ocupaba el cuarto lugar de la lista de PxC en Canovelles- se encuentra en prisión incondicional imputado por la Audiencia Nacional por los presuntos delitos de colaboración con grupo terrorista y tenencia y depósito de armas y explosivos, tras hallarse en su domicilio de Sant Quirze del Vallés un auténtico arsenal de procedencia aún desconocida.

Otro de los fichajes de Anglada fue un amigo de Frías llamado Ricardo Buñuel, actualmente único concejal electo de PxC en Canovelles, que repite liderazgo para estas elecciones del 24-M. Frías y Buñuel compartieron juntos su activismo político en PxC, pero antes lo hicieron en MSR, que se encuentra detrás de las ocupaciones de edificios donde crean “hogares sociales” -como los de Madrid y Zaragoza- que reparten comida y cobijo sólo a los “auténticos españoles”, según se acredita en los informes policiales.

La militancia de ambos siempre ha estado vinculada a organizaciones marcadamente antisemitas, racistas y xenófobas. Frías en la Alternativa Europea (germen del MSR) y Buñuel en el Estado Nacional Europeo (ENE), organización nacional-socialista, que sería investigada y denunciada por la Fiscalía de Delitos de odio de Barcelona, instando a su disolución, siendo condenado su líder en 2011 a un año de prisión por el delito de difusión de ideas genocidas por justificar el Holocausto judío.

La última aparición pública de Diego José Frías Álvarez antes de su detención el pasado mes de abril fue en Barcelona, en la manifestación del 12 de octubre de 2014 en la plaza de Catalunya convocada por Societat Civil Catalana contra el independentismo, portando una pancarta de “Soberanía y Libertad”, una organización escindida del MSR y que lidera el expresidente del Movimiento Social Republicano Juan Antonio Llopart, según destapó el semanario Critic.

Las alianzas entre neonazis y yihadistas es una realidad que no tiene por qué resultar extraña, según defiende el analista francés Thierry Meyssan, presidente fundador de la Red Voltaire, que en varios artículos afirma que esta alianza y sus consecuencias se está constatando en la actual Ucrania. No en vano criminales nazis como el oficial de las SS Aribert Heim, conocido como el doctor Muerte del campo de Mauthausen, se convirtió al islam en Egipto en su huida de la justicia internacional.

Los fichajes en el caladero nacional-socialista

El fichaje masivo de personas para conformar sus listas, incluidos un buen número de elementos de ideología nacional-socialista, de absoluta transversalidad, sin militancia concreta, formaba parte de una estrategia de partido, consistente en consolidar la apuesta municipalista y para ello todos eran bienvenidos. PxC tenía que presentar candidaturas y tener presencia en el mayor número posible de municipios catalanes para aprovechar el tirón de los resultados obtenidos por PxC en 2007. En esas elecciones, por vez primera en la historia de la democracia en el Estado español, un partido marcadamente ultraderechista lograba 17 concejales en ayuntamientos importantes enarbolando la bandera del odio al inmigrante.

Este potencial crecimiento de PxC fue detectado por los partidos racistas y xenófobos afines en Europa, que navegaban con el mismo rumbo, como el Front National, entonces bajo el liderazgo de Jean Marie Le Pen; el holandés Vlaams Belang (Interés Flamenco), presidido por Flip Dewinter y por el FPÖ-Freiheitliche Partei Österreichs (Partido de la Libertad Austriaco), que lidera Heinz Christian Strache, entre otros, y todos ellos con creciente representación entonces en las instituciones europeas.

La ultraderecha racista europea llegó a la conclusión que de toda la oferta en España potencialmente afín a sus postulados –valorando sus diversos matices ideológicos, muchos de ellos anclados en el carpetovetonismo franquista, o que simplemente no habían descubierto la necesidad del camuflaje estético para triunfar en la nueva Europa- era Plataforma per Catalunya la opción más adecuada a la que plantear un acuerdo.

La razón fundamental era que el ahora expartido de Anglada “estaba creciendo gracias a sus principios ideológicos, que habían calado con fuerza en una parte de la población, gracias a la agresiva actuación y criminalización pública y gratuita de la población inmigrante, principalmente musulmana y gitana de origen rumano”, según una exdirigente de PxC que prefiere ocultar su identidad.

Anglada en el Baile de las Corporaciones (Viena, 2010)

La reunión con los partidos ultraderechistas europeos anti musulmanes tuvo lugar en el mes de febrero de 2010 en el Palacio Imperial de Viena, durante el Baile Anual de las Corporaciones de Estudiantes, que no es otra cosa que una celebración de gala anual que reúne a diferentes asociaciones identitarias, gremios, hermandades de estudiantes y círculos nacionalistas convocados por la WKR (Wienner Korporation Ringes, La corporación vienesa del anillo), que para asistir a su tradicional baile exige estricta etiqueta o uniforme de gala y donde se respira cierto tufillo filonazi.

Tanto es así que la Unesco decidió en 2012 retirar al evento la condición de “bien de interés cultural inmaterial”, del que hasta entonces disfrutaba, tras las denuncias de organizaciones antifascistas, antirracistas, judías y musulmanas austriacas. Incluso la ganadora del Premio Nobel de Literatura de 2004 Elfriede Jelinek describió el registro del Baile de las Corporaciones en la lista de la Unesco como "una muestra de la denigración de Austria".

A esta fiesta de marcado carácter nacional-nostálgico acudió Jose Anglada con su esmoquin y pajarita, acompañado de lo más granado de la patria ultra europea, para en días siguientes ir cerrando acuerdos y estrategias conjuntas con los identitarios austriacos, belgas, franceses y otros, bajo la mirada atenta del multimillonario Brinkmann, quien no ocultó en ningún momento su cercanía con la ultraderecha de Israel y a quien tampoco parecía que le importaran los aires arios del evento.

Aunque nunca se aclaró si finalmente llegaron los 1,2 millones de euros que necesitaba para financiar su campaña electoral de 2011 y de 2012, lo cierto es que se estima que una parte de financiación sí llegó para las locales, aunque el presidente de PxC nunca lo aclaró.

Los resultados locales de 2011 de PxC fueron muy buenos. Había logrado cuadriplicar su número de regidores, alcanzando los 67 y obteniendo más de 66.000 votos, quintuplicando el resultado de 2007. Pero el fracaso de PXC en las elecciones al Parlament de Catalunya de 2012 fue el principio del fin de los planes del aspirante a gran líder nacional que tenía en su cabeza el exdirigente de Fuerza Nueva.

El apoyo de los ultras europeos se desvaneció como la carroza de Cenicienta, devenida en calabaza. Anglada empezó a perder autoridad al frente del PxC y su situación se agravó tras la desaparición de más de 30.000 euros de la caja de su partido. En la actualidad, el político racista y xenófobo se refugia en Plataforma Vigatana, su nueva creación, con el anhelo de repetir asiento en el ayuntamiento de Vic, no sin antes haber denunciado un supuesto intento de asesinato a manos de sus excamaradas de partido que investigan los juzgados catalanes.

Incluso el magnate Brinkmann abandonó sus aparentes actividades filantrópicas en pos de la lucha contra el islamismo creciente en Europa. Cerró sus oficinas en Alemania y trasladó en 2014 sus negocios a Hungría, siendo acogido por el primer ministro del país, el ultraconservador del Fidesz, Viktor Orban.