Público
Público

La comisión que debía decidir si Pérez de los Cobos era idóneo no le preguntó nada

El Senado aprobó al candidato en diez minutos entre felicitaciones y halagos de los portavoces al catedrático afiliado en ese momento al PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al Senado sólo le faltó hacer la ola a Francisco Pérez de los Cobos cuando examinó sus méritos para ser magistrado del Tribunal Constitucional en octubre de 2010. Ninguno de los seis portavoces de grupos políticos que intervinieron en la Comisión de Nombramientos le hizo ninguna pregunta al compareciente, ni siquiera si mantenía o había mantenido relación de algún tipo con el partido que le proponía para el puesto, que era el PP. En ese momento, Pérez de los Cobos militaba en el partido de Rajoy y pagaba su cuota de afiliado.

Los seis portavoces, más el presidente del Senado, Javier Rojo, que estaba al frente además de la Comisión, dieron por bueno sin más el currículum facilitado por Përez de los Cobos, donde ocultó su afiliación al PP. Rojo explicó al inicio de la sesión, celebrada el 6 de octubre de 2010, que 'previamente se ha constatado el cumplimiento por él (el candidato) de los requisitos exigidos por la Constitución y las leyes', y dió la palabra al candidato 'propuesto por el Grupo Parlamentario Popular'.

En una breve intervención, Pérez de los Cobos definió su trayectoria profesional como la de 'un modesto profesor universitario', y destacó que la incorporación al Tribunal Constitucional sólo iba a pesarle por una cosa: 'La obligación, inherente al cargo, de abandonar la docencia universitaria'.

Manifestó que la Constitución era 'un marco de coincidencias suficientemente amplio como para que dentro de él quepan opciones políticas de muy diverso signo'.

Hizo hincapié en que, dentro de su currículum, destacaba su 'intensa actividad investigadora' así como la elaboración, como experto, 'de numerosos dictámenes e informes para instituciones públicas, autonómicas, nacionales e internacionales, para instituciones y entidades privadas, sindicatos, asociaciones empresariales, empresas y bufetes de abogados'. También habló de su tarea de árbitro en el Tribunal Laboral de Cataluña y en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje, de sus once años como miembro del Consejo Económico y Social (donde fue nombrado a instancias del PP).

Nada dijo Pérez de los Cobos --catedrático de Derecho del Trabajo-- de su afiliación en el PP (ni lo incluyó en su currículum), ni de sus aforismos anticatalanes ('El dinero es el bálsamo racionalizador de Cataluña'), incluidos en un libro publicado cuatro años antes, ni de una supuesta labor de asesoramiento jurídico del Grupo Popular en el Congreso en materia de políticas de empleo (desvelado por el diario 'El País').

De acuerdo al Reglamento del Senado, la Comisión de Nombramientos puede solicitar al candidato 'aclaraciones sobre cualquier extremo relacionado con su trayectoria profesional o sus méritos personales', aunque se apresura a añadir que el presidente inadmitirá las preguntas 'que pudieran menoscabar o poner en cuestión indebidamente el honor o el derecho a la intimidad del candidato'.

No hubo lugar a que el presidente interviniera para frenar alguna cuestión impertinente de un portavoz, porque ninguno preguntó nada. Abrió el turno de palabra el portavoz del Grupo Mixto, Pedro Torres (independiente en una coalición con el PSOE por Ibiza y Formentera), que fue el más parco y se limitó a agradecer al candidato la comparecencia.

A continuación, Joseba Zubía, un veterano senador del PNV, destacó: 'Por nuestra parte no hay nada que aclarar en relación con su trayectoria profesional y sus méritos personales y profesionales, en tanto que ya constan de manera sobrada en el currículum que se nos ha facilitado en los últimos días'.

Por CiU, Jordi Vilajoana, el siguiente en intervenir, elogió el discurso de Pérez de los Cobos:'Usted dfice que interpreta la Constitución como un marco amplio de coincidencias. Es un concepto que yo comparto'.

Carles Josep Bonet (ERC), portavoz de la Entesa Catalana de Progrés, fue el único que introdujo una cierta distancia, pero después de felicitar al compareciente por su 'brillante currículum y por su exposición clara y directa'. Bonet pidió al catedrático que dejara claro que había sido elegido por una Cámara de representación territorial como es el Senado, y añadió: 'Usted ha sido propuesto por un grupo parlamentario, con las connotaciones políticas que eso conlleva'. Por ello, le reclamó que trabajara por la despolitización del Tribunal Constitucional, y se quejó de que no se hubieran aceptadolos candidatos propuestos por los parlamentos autonómicos.

'Estas son mis reflexiones. No sé si tendrá algo que aclararo comentar', dijo Bonet, en lo más parecido a un requerimiento que se registró en la sesión.

Después fue el turno de la portavoz del PSOE, Carmela Silva, para quien el currículum de Pérez de los Cobos era 'muy respetable y valioso', y coincidió también en que la Constitución es un 'gran marco de coincidencias'.

Finalmente, Pío García-Escudero, entonces portavoz del Grupo Popular, señaló: 'Al ser el grupo proponente ya conocíamos con anterioridad todo lo que usted nos ha expuesto, y sabemos que va a ser de muchísima utilidad para las labores que ha de desarrollar en el futuro el Tribunal Constitucional'.

Përez de los Cobos, a quien Rojo dió la palabra por si quería 'añadir alguna cuestión más', ya que para contestar a alguna pregunta era imposible, dijo: 'Sólo quiero agradecer las generosísimas palabras que he oído. También quiero decir que si el Senado me elige, obviamente, sé que me elige la Cámara de representación territorial del Estado', en lo que parecía una aclaración al senador Bonet.

Como colofón, se votó proponer al candidato al Pleno, lo que se produjo por 240 votos a favor; 7 en contra y 16 abstenciones (la Comisión tiene voto ponderado, es decir, que cada portavoz representa a todos los dipuitados de su grupo). El portavoz de CiU, Jordi Vilajoana, argumentó su voto negativo, pese a que el candidato era 'magnífico', en que no se había tenido en cuenta en las designaciones las propuestas de los parlamentos autonómicos y en concreto el catalán.