Publicado: 08.04.2015 23:51 |Actualizado: 09.04.2015 18:56

Críticos y oficialistas de UPyD dan por hecho que Rosa Díez abandonará
la dirección en junio

Lozano, que ya ha confirmado su candidatura, y Herzog, número dos de la formación, son los favoritos para suceder a la portavoz magenta tras las elecciones del 24 de mayo. 

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3
Comentarios:
La portavoz de UPyD, Rosa Díez, en los pasillos del Congreso. EFE/Ballesteros

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, en los pasillos del Congreso. EFE/Ballesteros

MADRID.- Ella calla, y eso aumenta el misterio entre quienes la rodean. Rosa Díez ha decidido mantener la incertidumbre sobre su futuro dentro de UPyD, aunque tanto críticos como oficialistas ya casi den por hecho que se irá después de las elecciones del 24 de mayo. 

La portavoz magenta anunció en enero que se presentaría a las primarias del partido para ser de nuevo candidata a la Presidencia del Gobierno. Pero esa posibilidad quedó en el aire tras la reunión del Consejo Político celebrado tras el batacazo de las elecciones andaluzas. Como también quedó en el aire si continuará siendo la líder del partido.

Díez empezó ese día guerrera, negándose a dimitir como le pedía el sector crítico que ese día encabezaba el ya exdiputado Toni Cantó. "Estoy dispuesta a resistir todo lo que haga falta", sentenció. Al término de la reunión, ella salió reforzada, pero concedió a sus opositores parte de sus reclamaciones: se comprometió a organizar un Congreso extraordinario en el que militantes y afiliados debatirán y votarán sobre el rumbo que tomará UPyD a partir de entonces. ¿Presentará ella una lista para seguir al frente del partido? "No hablaré más del partido [de sus crisis internas], sólo de lo que hay que hacer para conseguir los mejores resultados en las próximas elecciones", zanjó la portavoz. 



Y así ha sido. Tras la dimisión de Cantó, Díez se limitó a despedirle con cariño. Este miércoles, tras el anuncio de Irene Lozano sobre su candidatura al liderazgo, Díez prefirió no valoralo. Fuentes cercanas a ella aseguran que ni lo ha hecho ni lo hará. Y que hasta que pasen los comicios sus intervenciones públicas se reducirán al Congreso y a la campaña.

Las dudas sobre su posición, por tanto, no hacen más que crecer, pero casi todos se decantan, aunque no lo digan explícitamente, por su retirada.

La primera en insinuarlo fue la propia Irene Lozano, que durante su anuncio en televisión se presentó como rival, no de Rosa Díez, sino de la "lista oficialista", la encabece quien la encabece. Después, fue el nuevo número dos de UPyD afín a Díez, Andrés Herzog, quien lanzó un tuit asumiendo que son muchas las voces que, incluso de su lado, ya le ven como sustituto de la actual líder. "Gracias a los que me apoyáis de cara al Congreso de @UPyD, pero ahora los candidatos que hay que apoyar son los de las elecciones de Mayo", escribió como reacción al anuncio de Lozano.

Más tarde, aseguró a Europa Press que no se ha planteado su candidatura. "Ni lo voy a hacer hasta después de las elecciones", agregó. Pero lo cierto es que su nombre lleva tiempo sonando en las quinielas, que ni siquiera él desmiente del todo. En el citado Consejo Político aseguró estar "dispuesto" a asumir la dirección del partido, "aunque no ahora". Ahora no, pero puede que en junio sí.

¿Múltiples aspirantes?

Para esas fechas, aún no definidas, todo apunta a que serán Lozano y Herzog, por tanto, quienes pugnen por convertirse en sustitutos de Díez. Aunque es probable que los nombres de los aspirantes se multipliquen a medida que se acerque el día del Congreso.

Entre los posibles, fuentes del partido señalaban no hace mucho al propio Toni Cantó, al díscolo asturiano Ignacio Prendes y al eurodiputado Enrique Calvet, que creó una corriente interna dentro del partido llamada La Ciudadanía Primero.  De esta terna, la única viable sería, de momento, la del actor que esta semana renunció a su candidatura a la Comunidad Valenciana y a su escaño en el Congreso

Las opciones de Cantó: volver a Ciudadanos, a los escenarios, unirse a Lozano o crear una candidatura propia

Tras su decisión, a Cantó se le han abierto varios caminos. El primero, el de volverse a Ciudadanos; una postura que muchos ven más que factible. El segundo, que él insinuó durante su despedida, el de abandonar la política para dedicarse exclusivamente a los escenarios. El tercero, ofrecido ya por Lozano, es unirse a su lista para formar parte del Consejo de Dirección de UPyD en caso de salir ganadores. Y el cuarto, presentar su propia candidatura independiente y pelear él por ser el nuevo líder de la formación. 

Rebelión en Asturias

Prendes, por su parte, tiene otros frentes abiertos en la actualidad. Es el único diputado de UPyD en Asturias, cuya delegación se rebeló contra Rosa Díez y su equipo pidiendo su dimisión después de las elecciones andaluzas. La cúpula nacional reaccionó imponiendo una gestora con el fin de frenar la rebelión en la zona. Pero no lo consiguió. El Comité Territorial destituido convocó una asamblea con militantes en la que Prendes propuso presentar una lista electoral conjunta con Ciudadanos. Su propuesta salió refrendada, aunque para Díez y Herzog ésta tenga "la misma legitimidad que la consulta soberanista de Artur Mas", ironizaron en redes sociales. 

Prendes podría ser suspendido de militancia en las próximas horas

Lo más grave llegó cuando en Madrid descubrieron que la secretaria de su grupo parlamentario (el Grupo Mixto), María José Fernández Calvo, es también la representante legal del partido de Albert Rivera ante la Junta Electoral de Asturias. "¿Cuánto tiempo llevan tratando de destruir UPyD desde dentro? ¿Quién paga?", se quejó Díez en Twitter. Y, pese a las aclaraciones de Prendes -que incidió en que la apoderada no es militante de UPyD-, la dirección podría estar barajando suspenderle de militancia. 

Suspendido de militancia, precisamente, está ya Enrique Calvet, que este fin de semana ha organizado un cónclave con otros críticos en Archidona, al que ha invitado a Cantó y Prendes, entre otros, pero no así a Lozano. Y es que entre los críticos, también hay divisiones. Ni Calvet ni su compañero eurodiputado -y también suspendido- Fernando Maura apoyarían a la futura candidata después de que ésta arremetiera contra Francisco Sosa-Wagner en la primera gran crisis que sufrió la formación.

Roces a parte, dentro de UPyD había quien apostaba por él para que convirtiera La Ciudadanía Primero en una candidatura al liderazgo, ya no podrá presentarse dado que ya no forma parte del partido y, por tanto, no puede participar en sus procesos internos. De hecho, este miércoles anunció que, tras recibir el burofax en el que se le notificaba oficialmente la decisión de la dirección, el eurodiputado abandonó la delegación magenta en el Parlamento Europeo, aunque seguirá como independiente dentro de Alde.