Público
Público

El debate para reactivar la ley de la Memoria Histórica levanta ampollas en el PP

La iniciativa del grupo socialista para exigir la aplicación de la actual legislación es respaldada por la oposición pero con varias enmiendas adicionales, aunque ERC considera que es “en estos momentos es cínica”

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:

Alicia Sánchez-Camacho, en una imagen de archivo. TONI GARRIGA EFE

Hablar de la dictadura franquista, aunque sea en el hemiciclo del Congreso de los Diputados en pleno año de 2017, sigue poniendo nervioso al PP y a su grupo parlamentario. De hecho, el debate esta tarde de una proposición no de ley presentada por el grupo parlamentario socialista (PNL) ha levantado ampollas en la bancada popular a tenor del verbo y argumentos empleados por su portavoz en este debate, la diputada Alicia Sánchez-Camacho.

El propósito de la PNL socialista se centra en reclamar, en seis puntos, una aplicación efectiva de la ley de la Memoria Histórica, una norma del Gobierno presidido por Rodríguez Zapatero promulgada en 2007. En opinión de su portavoz, Gregorio Cámara su aplicación “se ha interrumpido en la X Legislatura – la de la mayoría popular de Rajoy – y sin presupuesto desde 2013. El argumento de un alto cargo del Ejecutivo fue que “quedaba suspendida como consecuencia de la crisis. Esa parálisis de cinco años debe acabar”.

El argumento de un alto cargo del Ejecutivo fue que “quedaba suspendida como consecuencia de la crisis. ”.

Cámara, entre otras consideraciones, ha explicado que hay que dar otra ubicación a la sepultura del dictador Franco y “dar una reasignación al Valle de los Caídos”. También ha reclamado la creación de una comisión de la verdad, además de crear un catálogo de fosas comunes, la identificación de los cuerpos enterrados y su exhumación “con presupuesto público y revisar la legislación sobre los archivos históricos y la eliminación de los símbolos del franquismo.

Desde la oposición cuatro grupos parlamentarios han planteado enmiendas: PDeCAT, PNV, ERC y Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea. Todas ellas amplían en no pocos aspectos la reclamación original de la propuesta socialista. Tanto Domènech (Unidos Podemos) como Tardá (ERC) han criticado a la bancada socialista que en su día no aplicaran con mayor rigor su propia norma, sin descartar su apoyo con las enmiendas presentadas. Y Tardá ha considerado su posición como “cínica” por considerar que perdieron una oportunidad. “Nunca vamos a legitimar el sistema de impunidad española (del franquismo)”, ha clamado.

Pero la tensión se ha desatado con la intervención de la portavoz del grupo popular en este debate, Alicia Sánchez-Camacho, secretaria primera de la Mesa de la Cámara baja. Sin papel alguno, ha subido a la tribuna “con una reivindicación y un lamento”. El primer concepto, ha descrito, se refería “al pacto de convivencia que es el del pacto constitucional. Ustedes, señores socialistas, suben aquí como si tuvieran el monopolio de la memoria. Hubo un acuerdo”, ha proclamado con un trono de voz elevado.

Y el lamento lo ha justificado en el hecho de que “ustedes rompieron ese consenso con la ley de la Memoria Histórica y lo han vuelto a romper hoy”, ha sentenciado con energía. Y en un clima de tensión que ha ido en aumento se ha dirigido al portavoz del PNV, Joseba Aguirretxea, que había intervenido previamente: “Usted ha citado a su abuelo – un 'gudari' represaliado y condenado a muerte -, pues a mi tío lo fusiló un pelotón y nunca lo he dicho”.

En su opinión, el Gobierno “sí cumple” la ley de la Memoria Histórica. Y ha dado una seria de cifras y datos como que el inventario de fosas comunes “se está actualizando, con 45.000 (cuerpos) identificados que han recibido 900.000 visitas (de familiares). Y Sobre el Valle de los Caídos se ha limitado a decir que se han identificado más de 21.000 personas de las 33.000 que están enterradas en ese lugar.

Se ha manifestado, en condicional, en realizar un inventario de lugares que supusieron trabajos forzados para los presos de la dictadura y en fijar un día a la memoria. “¿Pero por qué proponen el 11 de octubre y no el 23 de agosto que es la fecha reconocida internacionalmente para este memorial? No tienen el consenso, señores socialistas, no miren al pasado porque para la exhumación de Franco ha de haber consenso. Ustedes han venido aquí a buscar un titular”.

La cuestión no se ha dirimido esta tarde ya que la votación – todas las votaciones – se han pospuesto al jueves. Este circunstancia dará tiempo a la negociación de las enmiendas que los cuatro grupos citados han planteado a la iniciativa socialista. “Lo estamos negociando”, ha dicho Gabriel Cámara a preguntas de la presidenta de la cámara. El PP votará en contra.