Público
Público

Bebés robados Inés Madrigal, primera víctima del robo de bebés que habla en el Congreso: "Os pido ayuda"

La Comisión de Derechos de la Infancia y Adolescencia invita a la primera víctima de bebés robados que ha conseguido sentar en el banquillo de los acusados a un doctor acusado de participar en la trama. Madrigal denuncia "la mayor tragedia del siglo XX en España".  

Publicidad
Media: 5
Votos: 7

Inés Madrigal, primera víctima del robo de bebés que comparece ante el Congreso

Inés Madrigal se encuentra a las puertas de la sala Ernest Lluch del Congreso. Son las 9.50 horas y en 10 minutos arranca la Comisión de Derechos de la Infancia y Adolescencia. Es un día histórico. De los de verdad. Será la primera vez que una víctima de bebés robados denuncie en el Congreso el "mayor escándalo ocurrido en este país a lo largo del siglo XX". Lo hace a petición de Unidos Podemos. Inés espera en la puerta junto a José David Carracedo, diputado de la formación morada. Atiende a los medios que nos acercamos. Está nerviosa. "Pienso en mi madre", reconoce a este medio justo en el momento de entrar en la sala. 

Inés, además, es la primera víctima que ha conseguido llegar a juicio. El Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid abrió en febrero pasado juicio oral contra el doctor Eduardo Vela, exdirector de la clínica San Ramón de Madrid. El doctor Vela será, de hecho, el primer acusado de participar en una trama de robo de bebés que se siente en el banquillo. Pero, pase lo que pase no será el primer condenado. La presunta víctima de bebés robados Ascensión López tendrá que ingresar cinco meses en prisión por denunciar públicamente que una prima suya, monja, había participado en su proceso irregular de adopción. Su caso ha estado muy presente en el Congreso. 

"Mamá, tengo que denunciarte para poder conocer el origen de mi propia vida", le dijo

"Mi documentación dice que soy Inés Madrigal, pero mi documentación está falsificada. El doctor Vela me regaló a mis padres adoptivos. Me enteré con 18 años", arranca Inés Madrigal su discurso. Habla serena y contundente. Recuerda la conversación que tuvo con su madre adoptiva. Por teléfono. "Mamá, tengo que denunciarte para poder conocer el origen de mi propia vida", le dijo. La madre, Inés Pérez, ni se inmutó. "Inés Perez no pudo tener hijos. Tampoco adoptó. Era la falsa madre de una falsa hija por obra y gracia de Eduardo Vela", prosigue. 

La víctima comienza a relatar cómo sus padres adoptivos tenían relación con el convento de las Hermanas Misioneras y cómo a través de este centro religioso conocieron al doctor Vela. Describe las instrucciones que el médico dio al matrimonio que la adoptó. Hasta que un día les pidió que fueran al hospital con ropa de bebé. Allí estaba Inés Madrigal recién nacida. "El doctor Vela dijo a mis padres que me pusieran con bolsas de agua caliente y que si tenía problemas de salud que no llevaran al médico. Creo que fui un bebé prematuro y que no era apto para ser vendido", ha espetado. 

Miles de denuncias

Inés ha descrito la tortura judicial que ha supuesto llegar hasta el punto donde está hoy. Acudir una y otra vez a denunciar y ver cómo una y otra vez la Justicia archivaba las demandas sin investigar. Fue su caso. Pero también el de más de 2000 personas que han denunciado ser víctimas de la trama del robo de bebés en España y que en más de un 90% de los casos ha sido archivado. "Somos más de 6.000 familias afectadas.", denuncia Inés, que lamenta que haya mucho más que agradecer a "periodistas" que a jueces y fiscales. 

"Siento pena de estar contando esto en el Congreso", ha señalado Inés Madrigal

Y para no olvidarse de todos ellos, Inés ha recuperado para la ocasión el caso de dos víctimas más. Los casos de Salvador e Isabel Lourdes. Por partes. La mujer de Salvador dio a luz a una niña. Era la segunda. Pero durante el parto sufrió complicaciones y los médicos se la llevaron a otro centro. Salvador se fue con su mujer ya que la niña estaba bien. Finalmente, su esposa falleció. Fue entonces cuando recibió la llamada del primer hospital para decirle que su hijo estaba muerta, que, de hecho, había nacido muerta. Salvador supo que era mentira. Él vio nacer a su niña. Decidió exhumar. Encontró los restos de un varón. Acudió a la Justicia. Su caso fue archivado. 

El otro caso es el de Isabel Lourdes, que dio a luz a gemelos. Esta mujer asegura que el segundo en nacer fue rápidamente retirado por los médicos, que se lo llevaron de la sala. Estaba vivo. Sin embargo, le dijeron que nació muerto. Que llevaba tres días muertos dentro de la barriga de la madre. Isabel Lourdes supo que mentían. Era el año 2001. En 2013 la mujer volvió a quedarse embarazada. Reegresó al mismo Hospital. No tenía ficha. No constaba. Acudió a la Justicia. Archivó su caso por estar prescrito. 

Pide ayuda a los diputados

"Siento pena de estar contando esto en el Congreso. A las madres que denunciaron haber sido víctimas las tomaron por locas, por desequilibradas. Nos hicieron creer que eramos histéricas o chaladas", ha proseguido Inés en su denuncia. "El adoptado ha sido muchas veces el último en enterarse. Nuestras vidas se derrumbaron de repente", ha señalado la mujer, que ha pedido a los diputados que pongan más medios para solucionar la tragedia impune del robo de bebés. 

"A las madres que denunciaron haber sido víctimas las tomaron por locas, por desequilibradas. Nos hicieron creer que eramos histéricas o chaladas"

"Pedimos que las pruebas de ADN sean gratis; que nuestros datos estén encriptados para que no puedan ser manipulados; que haya grupos policiales especializadas, la reforma de la Ley de Enjuiciamiento criminal; que las víctimas podamos tener acceso al Supremo para evitar las desigualdades geográficas; y la puesta en marcha de un sistema de reconocimiento facial de búsqueda de familiares que ya existe en la Universidad Carlos III", ha proseguido la víctima, que ha recordado que el Estado tiene una "deuda moral" con las víctimas por no protegerse de una trama así y por no investigar lo sucedido. 

"Los ladrones de niños se servían de instituciones públicas y privadas, manipulaban documentos públicos. Se denunciaron hechos a través de medios, pero nadie hizo caso, nadie presto atención", ha denunciado Madrigal, que ha concluido con una emotiva petición de ayuda a los diputados: "No queremos revancha ni nada por el estilo. Queremos encontrar a nuestras familias, a nosotros mismos. Os pedimos ayuda".