Público
Público

Moción de censura Sánchez, ¿besará el suelo otra vez?

De nuevo el líder del PSOE, tras su fallida investidura, vuelve a estar a las puertas de La Moncloa, sólo un año después de ganar las primarias del partido contra todo pronóstico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, tras la reunión del partido en el Congreso de los Diputados, en la semana en que se debate la moción de censura contra el jefe del ejecutivo, Mariano Rajoy. EFE/Javier Lizón

Dicen personas cercanas a Pedro Sánchez que pasó inquieto el fin de semana, tras el anuncio del viernes de su decisión de presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy. Dicen que la contundencia y serenidad que mostró en la conferencia de prensa en la que anunció la iniciativa, se tornó en inseguridad y se le aparecieron todos los fantasmas en el refugio de su casa. “¡Pero aguanta! Después de todo lo que lleva pasado ya en política, ésta también la aguanta”, afirmó a Público una persona de su entorno.

Para los psicólogos, Sánchez podría haber sufrido un trastorno bipolar que consideran lógico por la importancia de las decisiones que ha tomado, la incógnita de qué va a pasar y el temor al futuro que se le avecina, tanto si logra ser presidente del Gobierno, como si no lo consigue.

Y es que Sánchez vuelve a estar a las puertas de La Moncloa por segunda vez en poco más de dos años después de su fallida investidura (aunque todavía podría no ser la última) y con un escenario tan incierto como el que ya vivió en su intento de investidura.

Todo ello viene precedido, además, de un recorrido político traumático, que pocos podrían haber aguantado. Baste recordar que hace solo un año y una semana que Sánchez alcanzaba la Secretaría General del PSOE por segunda vez contra todos los pronósticos, que situaban a la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, como la clara favorita en el proceso interno de primarias.

Pero, antes de esto, Sánchez pasó un convulso Comité Federal que acabó con su dimisión, lloró en una rueda de prensa, dimitió como diputado y se apuntó al paro, y estuvo muchos días enclaustrado en su casa decidiendo cuál sería su futuro personal, hasta que decidió para sorpresa de muchos -especialmente de Patxi López- que decidía seguir en política y que iba a dar la batalla en las primarias.

Con todo esto a la espalda, Sánchez volverá a subirse este jueves a la tribuna del Congreso para intentar por segunda vez ser presidente del Gobierno, algo sin precedentes en la democracia y, de nuevo, sin tener asegurado si conseguirá su propósito.

¿Besará el suelo otra vez? ¿Volverá a quedarse a las puertas de La Moncloa? ¿Cómo asumirá a nivel político y personal un nuevo fracaso? Tirando de manual de Psicología, todo apunta que Sánchez podría caer en una crisis e, incluso, en una depresión. “No sería de extrañar en cualquier persona”, apunta una psicóloga, precisando que sólo conoce a Sánchez por los medios de comunicación.

Sin embargo, quienes sí lo conocen personalmente descartan esta posibilidad, y aseguran que Sánchez superará la situación y que no tirará la toalla. “Es muy duro y se ha endurecido aún más con lo que le ha pasado. No digo que lo pase bien, pero no se va a hundir”, afirma una persona cercana al secretario general del PSOE. Es más, añaden que su peor disgusto será por haber decepcionado a su entorno más cercano.

Lo cierto es que Sánchez ha decidido de nuevo jugárselo al “todo o nada”. Sea por ambición personal o por inconsciencia, como dicen sus adversarios; o por responsabilidad política y sentido de Estado, como dicen sus afines; lo que nadie le puede negar es que coraje no le falta.