Público
Público

"Perded la esperanza. Solo saldréis de aquí por la chimenea del crematorio"

El periodista Carlos Hernández publica 'Deportado 4443', una obra que recoge la historia de los españoles presos en el campo de concentración de Mauthausen a través de la visión del preso Antonio Hernández. 

Publicidad
Media: 4.27
Votos: 11
Comentarios:

Ilustraciones de Ioannes Ensis para la obra 'Deportado 4443', del periodista Carlos Hernández.

Más de 9.300 españoles estuvieron presos en campos de concentración nazis. Casi todos lo estuvieron en Mauthausen, aunque también hubo españoles en Gusen, Dachau, Buchenwald, Ravensbrück y hasta Auschwitz. De esos 9.328, fallecieron 5.519 presos. Fueron españoles que lucharon por la libertad de España y de Europa y que sufrieron en primera persona la barbarie nazi. Sin embargo,aquellos republicanos fueron los únicos prisioneros de los campos de concentración para los que la libertad no fue completa. "Los soviéticos se iban a Rusia, los franceses a Francia y los españoles nos quedamos allí, solos. Nadie nos quería, así que nos quedamos un mes en Mauthausen", relató el preso Jose Alcubierre.

El sufrimiento de estos republicanos cayó en el olvido de la historia y mucho más en un Estado, como el español, enfermo de amnesia. Para recuperar su historia y honrar su memoria, el periodista Carlos Hernández publicó en 2015 la obra Los últimos españoles de Mauthausen (Ediciones B). Sin embargo, Hernández sabía que este esfuerzo no era suficiente para dar a conocer la historia de estos luchadores.

"Los soviéticos se iban a Rusia, los franceses a Francia y los españoles nos quedamos allí, solos. Nadie nos quería, así que nos quedamos un mes en Mauthausen", relató el preso Jose Alcubierre.

Así, el periodista creó un perfil en Twitter del deportado 4443 del campo de Mauthausen, de nombre Antonio Hernández, y comenzó a retransmitir en primera persona el horror de los campos nazis. La cuenta de Twitter rápidamente se convirtió en eso que hoy día llaman viral y la historia de Hernández comenzó a llegar a más gente. La historia del tío abuelo del periodista y de sus compañeros de campo de concentración por fin llegaba al gran público. Primer objetivo cumplido.

Ahora, cuando se cumplen dos años de la publicación de Los últimos de Mauthausen, Hernández publica Deportado 4443. Sus tuits ilustrados (Ediciones B), una obra que recoge el relato realizado a través de la cuenta de Twitter Deportado 4443 junto a las ilustraciones de Ioannes Ensis. "Todo lo que se muestra en estas páginas se basa en el testimonio de los poco supervivientes y en las pruebas documentales existentes", señala Carlos Hernández, que anuncia que la obra será presentada públicamente el próximo 3 de mayo. 

A través de las imágenes y del texto el lector puede seguir casi minuto a minuto la realidad de los españoles que estuvieron presos en los campos de concentración. Desde la llegada a los mismos, las primeras muertes, los trabajos forzados, la brutalidad de los guardias de la SS o, incluso, los escasos minutos de diversión como el partido de fútbol que los presos españoles ganaron a los polacos por 7 goles a 4. 

Imagen de Ioannes Ensis para 'Deportado 4443'

"Perded la esperanza. Solo saldréis de aquí por la chimenea del crematorio", decían los agentes de la SS a los presos republicanos. Sin embargo, se equivocaban. La obra también recoge la ilusión que conquistó los campos de concentración con la llegada de los soldados americanos. Los españoles esperaban impacientes la orden de liberar España. Sin embargo, esa orden nunca llegó. Es más, todos los presos regresaron a sus países de origen... menos los españoles. A los españoles les habían robado tres años y medio de su vida... pero también su país. 

Así lo contó el propio Antonio Hernández bien entrada la década de los 80: "No quiso quedarme [en España]. No reconocía aquella España gris, pobre, asustada y domesticada por el látigo de los vencedores. Una España que sigue dándonos la espalda ahora que ha regresado la democracia. Francia nos considera héroes pero nuestra patria nos mantiene en el olvido. (...) Pero quién sabe... Quizás algún día España conozca la verdad". 

No cabe duda de que después del excelente trabajo del periodista Carlos Hernández, el objetivo último del deportado 4443 está hoy más cerca que ayer. Cada vez son más los españoles que saben que tienen una cuenta pendiente con aquellos republicanos que sacrificaron su vida por la libertad de España... y de Europa. 

el redactor recomienda...