Publicado: 16.12.2013 18:05 |Actualizado: 16.12.2013 18:05

Las explicaciones del arquitecto que renovó Génova parecen increíbles al juez

Ruz ha mostrado su extrañeza en dos momentos del interrogatorio ante las explicaciones que estaba aportando Urquijo. Éste sostiene que "siempre" cobró del PP "por transferencia o cheque"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha tomado declaración durante más de tres horas al arquitecto que dirigió las obras de remodelación de la sede nacional del PP, en la madrileña calle Génova, como imputado en la causa en la que se investiga la supuesta contabilidad B del PP. Ante las explicaciones de Gonzalo Urquijo y hasta en dos ocasiones, el magistrado ha mostrado su extrañeza: "Estoy intentando buscar una explicación lógica a lo que me está contando pero no la encuentro", ha señalado Ruz según fuentes de la acusación presentes en el interrogatorio, que han calificado su intervención como "muy extensa y muy bien preparada".

Urquijo ha asegurado ante el juez que "siempre" cobró de la formación "por transferencia o cheque" y nunca percibió pagos en dinero negro y ha explicado que durante el periodo en que se llevaron a cabo las reformas, entre 2005 y 2011, llegó a hacer entre 60 y 80 recibís correspondientes a los pagos de las obras que se iban realizando, siempre a petición del partido. "Hacía siempre lo que me pedía el PP", ha indicado antes de explicar que, de esta manera, se garantizaba cobrar lo que la formación le debía.

El arquitecto ha explicado que, aunque sólo conoce a Bárcenas de haberle visto "tres o cuatro veces", solía tratar con él los asuntos económicos, mientras que con el entonces gerente, Cristóbal Páez, y con el exjefe de Seguridad, Antonio de la Fuente, despachaba las cuestiones que surgían en el día a día. En este sentido, ha dicho que el recibí de 200.000 euros que fue encontrado el 27 de septiembre por la policía en un cuaderno que Urquijo tenía en el despacho de su empresa lo redactó "al dictado" de Bárcenas cuando se encontraba "en un taxi" y era el pago complementario de una factura anterior. La anotación manuscrita decía textualmente: "He recibido de D. Luis Bárcenas la cantidad de 200.00 € (sic) en concepto de pago complementario de la factura, de la planta 4ª con la que queda cancelado dicha factura".

El arquitecto no ha sabido explicar por qué el recibí de 200.000 euros coincide con una anotación de los papeles de BárcenasSin embargo, el compareciente, que está imputado por un delito contra la Hacienda pública, no ha sabido contestar al juez Ruz si cobró este dinero y si después de anotar lo que le pedía el entonces tesorero del PP pasó el apunte a limpio. Tampoco ha sabido explicar, según las citadas fuentes, por qué este apunte coincide con una anotación de los papeles de Bárcenas por el mismo importe ni las razones por las que el extesorero pudo pedirle este recibí.

En el registro de la empresa Unifica, que dirige Urquijo, la policía encontró también dos post-it en los que se decía literalmente "Pierde el recibí Contabilidad y me hacen recibí en mano en Octubre, 235.000" y "Pierden recibí en obra piden les firme. En diciembre". Urquijo ha asegurado que esas dos anotaciones no son de 2008 sino que las hizo en julio pasado, cuando estaba preparando con sus abogados una posible declaración judicial tras la publicación de los papeles de Bárcenas y trataba de deducir a qué podían corresponder los apuntes contables en los que aparecía su nombre.

Urquijo, que únicamente ha contestado a las preguntas del juez Ruz, el fiscal Anticorrupción Antonio Romeral y su abogado, Luis Jordana de Pozas, también ha reconocido que hizo "un presupuesto ficticio" a De la Fuente, tal y como aparece en un correo electrónico encontrado en uno de los ordenadores de la sede de Unifica. En todo caso, ha explicado que lo hizo por la "amistad" que tenía con el cuñado de Bárcenas y que era "habitual" preparar presupuestos de obras que se sabía que no iban a hacer. Además, ha asegurado que hará llegar al juez una auditoría de Deloitte que demuestra la legalidad de las cuentas de su empresa.

El instructor apunta la existencia de una contabilidad B que habría sido utilizada para pagar a UrquijoEl juez Ruz ordenó esta declaración tras dictar un auto el pasado 22 de noviembre en el que ponía de relieve, a partir de un informe policial, la coincidencia de tres pagos por valor de 888.000 euros, computados en 2008 en la supuesta contabilidad opaca de Bárcenas, que coincidían con anotaciones halladas en el registro de la empresa que llevó a cabo las obras de Génova. El instructor apuntaba que, de esta forma, se confirmaba "a nivel indiciario" la existencia de "una cierta corriente financiera de cobros y pagos" en el PP al margen de su contabilidad oficial que habría sido utilizada para pagar a Urquijo, al que imputó como autor de un delito contra la Hacienda Pública del que habrían sido cooperadores necesarios tanto Páez como Bárcenas.

Además de Urquijo, el juez ha interrogado este lunes al exgerente del PP Cristóbal Páez y las trabajadoras de Unifica María Rey Salinero y Laura Montero Almazán, que habrían mantenido contactos por correo electrónico con responsables del PP por las reformas de la sede, y al exjefe de Seguridad y cuñado de Bárcenas, Antonio de la Fuente, quien "habría participado en el seguimiento y decisiones" sobre esta reforma.

El informe policial fue elaborado por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) a partir del registro de la sede de Unifica en la calle Conde de Peñalver de Madrid, que se produjo el pasado 27 de septiembre. Allí, se halló una factura de 195.000 euros por obras en la planta segunda de Génova que en los papeles del extesorero fue consignada como una salida cuyo beneficiario era Gonz. Urquijo; así como otro recibo de 232.000 euros (235.000 en la contabilidad B para G.U.) relativo a las obras en la planta tercera. En relación con los trabajos que se acometieron en las plantas cuarta y quinta, se incautó una factura por importe de 560.895,35 euros que coincidiría, según los papeles del extesorero, con dos salidas para G.U. y Gonzalo (arquitecto) de 200.000 y 258.000 euros, respectivamente.