Público
Público

Primero de mayo Los sindicatos advierten a Gobierno y patronal antes del Primero de Mayo: "O hay negociación o va a haber conflicto"

CCOO y UGT reclamarán igualdad, mejores empleos, mayores salarios y pensiones dignas en las 80 movilizaciones previstas para el Día Internacional del Trabajo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Los secretario generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Àlvarez, durante la presentación de las movilizaciones para el Primero de Mayo.- CCOO

Los sindicatos CCOO y UGT consideran que hay "indignación, rabia e impotencia" en las calles, por lo que ven en el Primero de Mayo un buen prólogo para un año de movilizaciones y lucha para recuperar los derechos perdidos.

Más de 80 movilizaciones se llevarán a cabo en más de 60 ciudades de todas las comunidades autónomas el próximo día 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo, organizadas por UGT y CCOO bajo el lema "Tiempo de ganar".

Igualdad, mejores empleos, mayores salarios y pensiones dignas son los cuatro pilares en los que los sindicatos basarán principalmente sus reivindicaciones, con una advertencia a Gobierno y patronal: "O hay negociación y distribución de la riqueza o va a haber conflicto".

Durante la presentación de los actos que desarrollarán los sindicatos de cara al Día Internacional del Trabajo, los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, respectivamente, han asegurado que el Primero de Mayo será un punto de inflexión y que el sindicalismo tomará un papel en ese conflicto creciente.

"Hay mucha mala leche acumulada", han reconocido, por lo que el primer objetivo será "hacer salir de la zona de confort a la CEOE y a Cepyme", ubicadas allí gracias a las reformas laborales y fiscales del Gobierno, que han generado que "apenas tengan incentivos para llegar a acuerdos equilibrados con los sindicatos".

Por ello, los sindicatos llaman a movilizarse a todos los trabajadores, reclamando a la patronal una subida salarial nítida en la negociación colectiva, para que los salarios recuperen poder de compra, subiendo por encima de los precios y sobre todo los más bajos.

En concreto, los sindicatos piden a la patronal una subida mínima del 3,1% -que resulta de la inflación prevista para 2018 (1,6%) más 1,5 puntos adicionales en concepto de recuperación del poder adquisitivo perdido-, con una cláusula de revisión salarial y un salario mínimo en convenio de 1.000 euros brutos mensuales.

Mientras, la CEOE ofrece un alza del 2%, sin suelo y con una parte variable del 1% ligada a diversos factores como la productividad, la flexibilidad o la jornada.

Manifestación feminista, juvenil y pensionista

Para los sindicatos, este Primero de Mayo será una manifestación feminista, juvenil y pensionista, ha dicho Álvarez.

En concreto, los sindicatos ven necesario revalorizar las pensiones por encima del 0,25 % general para que no pierdan poder adquisitivo y modificar la reforma para que en las tres próximas décadas el sistema continúe siendo público y suficiente.

También se centrarán en la lucha contra la precariedad laboral, algo que no se consigue "haciéndose fotos de efecto con trabajadores precarizados, como las de las camareras de piso", ha denunciado Sordo, ya que es el Gobierno el responsable de que estén cobrando los salarios de miseria, ha señalado en referencia a la reunión del presidente del Gobierno con el colectivo conocido como Las Kellys.

Los sindicatos también quieren debate sobre la fiscalidad, con el objetivo de que el Gobierno deje de "hacer populismo" con los impuestos para sacar adelante los Presupuestos a costa de la inversión publica, social o en infraestructuras, al tiempo que cifran en 80.000 millones de euros que se van por el agujero con el fraude fiscal.

También clamarán a favor de los refugiados y exigirán que acabe el acoso a las organizaciones "que están haciendo un trabajo extraordinariamente positivo en el Mediterráneo para salvar la vida de los refugiados", ha dicho Álvarez.

Para los sindicatos es necesario también seguir respaldando a los centenares de sindicalistas que aún están pendientes de un juicio, con peticiones de hasta ocho años de prisión, porque "no queremos vivir en un país en el que los twitteros sean procesados y los raperos estén a punto de ir a la cárcel".