Público
Público

Valtonyc ¿Y qué va a pasar ahora con Valtonyc?

Estos son los pasos que deberán seguir las autoridades españolas para reclamar al rapero mallorquín y los posibles escenarios que se irán abriendo conforme se precipiten los acontecimientos. 

Publicidad
Media: 3.92
Votos: 13

El rapero Valtonyc, condenado a tres años y medio de cárcel por delitos como enaltecimiento del terrorismo, amenazas, calumnias e injurias graves a la Corona | EFE

Se busca rapero. Su nombre es Josep Miquel Arenas, aunque casi todo el mundo lo conoce como Valtonyc. La Audiencia Nacional emitió el jueves por la tarde una orden de detención nacional, europea e internacional contra el músico. El objetivo a corto plazo para la Audiencia Nacional es conocer dónde se encuentra. Si está en Europa o en otro punto del mundo y si es posible una euroorden. Pero a esas preguntas hay pocas respuestas. Al menos, de momento. 

El abogado Gonzalo Boye confirmó el viernes que su despacho Boye & Elbal asumía la defensa del rapero. Sin embargo, aseguró desconocer su paradero. "Está bien", se limitó a decir, a la vez que anunciaba que sería el propio Valtonyc el que lo anunciaría en "próximos días". Público pudo confirmar el jueves a primera hora que el rapero, al menos, había estado en Bélgica y que salió de España antes de que comenzara el plazo de 10 días para ingresar en prisión.

Sin embargo, nada le impedía entonces moverse libremente por el territorio europeo hasta que la orden Audiencia Nacional limitó sus movimientos. Por tanto, la incertidumbre sobre el paradero de Valtonyc crece. Sobre todo si se tiene en cuenta que desde el entorno del rapero aseguran desconocer dónde está.

"No se puede enviar una euroorden a todos los países; hay que hacerlo a uno concreto donde se tiene la seguridad de que está"

Pero, ¿qué pasos debe seguir las instituciones a partir de ahora? ¿Y el rapero? El abogado Manuel Ollé, abogado de la APDH y profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid, explica que el primer paso para las instituciones españoles debe ser conocer con exactitud en qué país se encuentra. "No puedes enviar una euroorden a todos los países. La euroorden se envía a un país en concreto, donde se tiene la seguridad que está la persona buscada por la justicia", explica. 

Las vías por las que España puede conocer el paradero de Valtonyc son dos. Por una parte, que el rapero sea detenido en Europa u otra parte del mundo tras ser identificado. Por otra, que sea él mismo el que anuncie su localización e incluso advierta a la Fiscalía del país en cuestión que está a su disposición, tal y como ya hicieron los exconsellers que se instalaron en Bélgica. 

Una vez conocido el paradero de Valtonyc, en caso de estar en Europa, la Justicia española emitirá una euroorden en la que tiene la opción de señalar si los tres delitos por los que está condenado (enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona y amenazas) se encuentran entre las 32 categorías  de delitos contemplados en la misma para que la entrega sea inmediata. Una de esas 32 categorías es la de "terrorismo", por lo que, tal y como asegura el abogado Ollé, gran parte de la cuestión será ver si España marca la casilla de terrorismo y, posteriormente, si Bélgica considera que el delito de enaltecimiento del terrorismo es un delito de terrorismo o, por contra, se trata de un delito de opinión

La jurisprudencia del Supremo indica que el enaltecimiento del actual Artículo 578 es un delito de opinión

"Creo que esto será objeto de disputa jurídica. Habrá un debate sobre si el enaltecimiento es un delito terrorista o no", explica Manuel Ollé. Por su parte, la abogada Isabel Elbal, que trabaja en el despacho que defiende a Valtonyc, ya avanza que los letrados del rapero defenderán que el delito de enaltecimiento, tal y como está redactado en la actualidad en el artículo 578 del Código Penal, es un delito de opinión ya que así lo muestra la jurisprudencia del Supremo.

En el caso de que España solicite la extradición de Valtonyc de manera automática por tratarse de un delito de terrorismo (o cualquiera de las otras 31 categorías) pueden darse varios escenarios. Por una parte, que Bélgica estime que se trata, efectivamente, de un delito de terrorismo y, por tanto, entregue a Valtonyc a España automáticamente. Por otro, que la justicia belga también rechace la extradición automática en caso de entender que los delitos por los que está condenado Valtonyc no constituyen un delito de terrorismo ni cualquier otro de las 31 categorías que permiten la extradición automática. 

En el caso de que Bélgica, o cualquier otro país europeo, rechazara la entrega automática de Valtonyc, se pasaría al segundo proceso que recoge la euroorden: el examen de la "doble incriminación de los hechos". Es decir, la justicia del país en el que estuviera Valtonyc tendría que analizar si los hechos por los que ha sido condenado serían delictivos en su país. No se trata, por tanto, de comprobar si en Bélgica sería delito el enaltecimiento del terrorismo, las injurias a la Corona o las amenazas sino si las letras de Valtonyc, por las que ha sido condenado en España, serían delito en Bélgica

Los tres posibles resultados de una euroorden

"La práctica, sobre todo con el caso de Puigdemont o los exconsellers, nos indica que este examen consiste en comprobar si los hechos cometidos y descritos serían delictivos en el país en el que se encuentre", explica Manuel Ollé, que señala, no obstante, que cada "euroorden es un mundo" ya que los jueces actúan muchas veces con criterios diferentes. 

En este punto del proceso, se abrirían tres posibles resultados. Por una parte, que Valtonyc fuera entregado por los tres delitos por los que es reclamado. Por otra parte, que sea rechazada la extradición al considerar que los hechos no constituyen delito en el país en el que se encuentra. Por último, que el rapero sea entregado por uno o dos de los delitos por los que ha sido condenado. Es decir, que Valtonyc sea entregado, por ejemplo, solo por amenazas. En ese caso, sería solo tendría que cumplir esa sanción penal y no el resto. 

"Lo más complicado para la justicia española es convencer a un juez de otro país democrático europeo que una canción de rap es delito y, además, terrorismo", sentencia Isabel Elbal.