Público
Público

Barrientos minimiza el caso Astapa y dice que su sucesor "no es un angelito"

EFE

El ex alcalde socialista de Estepona (Málaga) Antonio Barrientos, en libertad bajo fianza por el caso Astapa, minimiza la supuesta corrupción en este ayuntamiento comparada con el caso Malaya y afirma que su sucesor en la Alcaldía, David Valadez (PSOE), "no es un angelito".

En una entrevista con EFE, recuerda que en el "caso Malaya", que investiga la corrupción municipal e inmobiliaria en Marbella, "inmediatamente salieron fincas, patrimonio, cuentas en el extranjero, yates, mansiones, helicópteros y obras de arte" y que en el caso Gürtel, con menos tiempo de investigación, "ha salido de todo".

"En Estepona, ¿dónde están los yates, fincas, obras de arte?. En Estepona está la colonia Loewe o tomar café en un hotel de tres estrellas por la mañana de vez en cuando", dice Barrientos.

El ex alcalde, que se ve hoy "mejor persona" que al entrar en la cárcel, defiende que actuó siempre dentro de la legalidad e indica que habrá cometido errores y pudo "meter la pata, pero nunca la mano" y que quizás haya "irregularidades administrativas", aunque añade: "que levante la mano la institución que no las tenga".

Según Barrientos, a veces se deben dar una respuesta rápida y no puede esperarse a la tramitación, por lo que se puede "bordear la legalidad para que se hagan los expedientes", por lo que "puede que haya habido alguna irregularidad en contrataciones".

Sin embargo, cree que hablar de trama "es una falacia. Ha podido haber francotiradores, pero una trama es absurdo".

Respecto a las contrataciones, manifiesta que "si se mira a Acosol, parece una agencia de colocación de empleo", en alusión a la empresa de aguas de la Mancomunidad de municipios de la Costa del Sol Occidental, organismo que gobiernan IU y el PSOE.

Barrientos cree que el PSOE se portó de forma "lamentable" con él y que para la dirección provincial socialista hubo "imputados de primera y de segunda", ya que con el ex concejal en Estepona Rafael Duarte "tuvieron una consideración que no han tenido con otros dirigentes".

"A los demás nos han tratado como apestados, utilizados como un 'kleenex'", se queja el ex alcalde, que asegura que gobernó para su pueblo, "no para el PSOE" y que "eso puede ser uno de los motivos de toda esta historia".

A Valadez lo señala como denunciante del caso Astapa tras excluirlo de la lista electoral y destaca que "no es un angelito que ha caído del cielo", tras recordar que fue portavoz de su gobierno y estaba en la Junta de Gobierno y las comisiones de Urbanismo.

"Si tenía dudas por los convenios (urbanísticos), jamás lo planteó; no sólo votó los convenios que ahora denuncia, sino que lo que antes era el elixir de la vida, desde que quedó fuera de las listas pasó a ser el tóxico más mortal", añade Barrientos.

Insiste en que el sumario del caso Astapa "se basa en una denuncia falsa" sobre comentarios de dos personas que "desde la psicopatía de la venganza actúan para eliminar a sus adversarios políticos", en referencia a Valadez y la edil socialista Cristina Rodríguez.

De esta última señala que tenía dedicación exclusiva, que suponía cobrar un 40 por ciento más y no poder ejercer otra actividad, pero, según Barrientos, actuó como abogada en procesos contra el Consistorio y frecuentemente iba a una notaria a hacer escrituras con clientes.

Más noticias