Público
Público

"¿Por qué me quitan la casa si ya he pagado todo lo que debía?"

La policía Municipal ejecuta el desahucio de Félix y su familia. A pesar de haber saldado todas sus deudas con la EMVS, la empresa pública no ha querido negociar y deja a seis menores en la calle.

JAIRO VARGAS

A las 10.30 horas de este viernes, el retumbar del ariete de la Policía avisaba de que no había vuelta atrás. Félix Jiménez, su mujer, sus hijos y otros seis familiares que vivía en el primer piso de la calle Sierra Elvira, 37 de Vallecas han sido desahuciados. En total, nueve personas sin apenas recursos se han quedado sin un techo donde pasar la noche.

Poco le ha importado a la EMVS, propietaria del inmueble en el que vivía esta familia en régimen de alquiler social, que Félix hubiera saldado su deuda de 2.500 euros en alquileres y cuotas de la comunidad. Poco le ha importado que hubiera ofrecido adelantar dos anualidades con el dinero que familiares y vecinos le han prestado para evitar su desahucio. Poco le ha importado también el olor a gasolina que salía del interior del piso, que Félix, en un intento desesperado, había derramado antes de que los antidisturbios echaran abajo su puerta. La Policía ha entrado en la casa por la fuerza y ha sacado la familia.

"La comisión judicial ha venido y nos ha dicho que volviésemos a llamar a la EMVS, porque era un caso en el que se podría evitar el desahucio. Hemos intentado hablar con ellos pero nadie nos ha cogido el teléfono", ha explicado a Público Antonio Señedo, abogado de la familia. Este diario también ha intentado contactar con los responsables de la empresa pública de vivienda madrileña, pero tampoco ha sido atendido a la hora en que se publica esta noticia.

Mientras varios operarios sacaban del piso los pocos muebles que Félix y sus familiares habían dejado dentro, el afectado ha relatado su situación. Con los recibos de pago en la mano, este gitano de 50 años y extoxicómano rehabilitado asegura que no comprende nada. "He pagado todo lo que debía, no tengo otro sitio al que ir ¿por qué me quitan la casa si ya no debo nada?", se preguntaba Félix, que ha asegura que ha estado "a punto de cometer un locura, pero al final no me he atrevido".

Al poco tiempo, varios operarios comenzaban a tapiar con planchas de contrachapado las puertas y ventanas de la casa en la que esta familia había vivido durante más de 20 años. En el exterior, frente a un cordón de antidusturbios, algunos familiares de Félix, vecinos y activistas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, protestaban contra lo que consideran otra injusticia más en el historial de la EMVS, una empresa pública dependiente del Ayuntamiento de Madrid cuya nefasta gestión la ha dejado con una deuda de 630 millones de Euros a varios bancos. Así mismo, tiene abierto un ERE que reducirá su plantilla en un 90%, pasando de 342 a 38 empleados.

"Esta casa se va a quedar vacía y, como ya ha pasado en otro piso de este bloque, alguien tirará la puerta y lo ocupará ilegalmente" "Esta casa se va a quedar vacía y, como ya ha pasado en otro piso de este bloque, alguien tirará la puerta y lo ocupará ilegalmente", han comentado varios vecinos. "No hay derecho a esto, le hemos ayudado muchas personas para que pueda pagar lo que debía. Apenas tienen para comer y prefieren dejar un casa vacía antes que dejársela a ellos que ya no deben nada", se quejaba una vecina de Félix.

Esta familia sobrevive con apenas 500 euros al mes que su mujer percibe como Renta Mínima de Inserción y con lo poco que ganan recogiendo y vendiendo chatarra. En la casa estaban empadronados ocho miembros, de los cuales seis son menores.

EFE | Madrid

Miembros de la Plataforma de afectados por la hipoteca de Madrid (PAH Madrid) y de la Plataforma por la vivienda pública y social (PAVPS) han iniciado una sentada en el registro del Ayuntamiento de Madrid, donde habían convocado un acto para denunciar la cantidad de viviendas sociales que están vacías en la capital mientras se siguen dejando a personas sin recursos en la calle.

Unas quince personas han entrado en el registro y se han sentado en el suelo de la entrada al Palacio de Cibeles por la calle de Montalbán -el acceso al registro municipal-, donde están siendo vigilados por efectivos de la Polícia Municipal.

Al principio de este acto de protesta, algunos de los participantes han sido desalojados por la Policía Nacional.

Fuera, en la calle Montalbán y también vigilados por policías municipales, hay dos decenas de personas gritando consignas de apoyo a los participantes en la sentada.

Este grupo corea lemas como "un desalojo, otra ocupación" y "no es un desalojo, es un asesinato"