Público
Público

Los paramilitares norirlandeses del INLA anuncian su disolución

Reuters

El Ejército Irlandés de Liberación Nacional (INLA, por sus siglas en inglés), uno de los grupos paramilitares más letales de Irlanda del Norte, va a anunciar su intención de disolverse, dijo el domingo el ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Micheal Martin.

"Es una decisión bienvenida", dijo a la prensa antes de reunirse con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton.

Al preguntársele si quiere que el INLA se desarme, el ministro respondió: "Totalmente. Según mi conocimiento, será parte de un comunicado que saldrá del INLA (en el que dicen) que van a cesar toda actividad violenta".

Se espera que un líder del brazo político del INLA, el Partido Republicano Irlandés Socialista, haga una declaración en Bray, en el sur de Dublín, en un acto en recuerdo de su fundador, Seamus Costello, dijeron varios periódicos y emisoras.

El INLA, situado a la izquierda del IRA, se escindió en 1975 y se convirtió en uno de los grupos paramilitares católicos más violentos. Fue el responsable de la muerte del político británico Airey Neave en un atentado en Londres en 1979.

El grupo, que tuvo diversos enfrentamientos internos, estableció un alto el fuego en 1998, pero un informe independiente publicado en 2007 dijo que aunque su actividad era baja, seguía siendo una amenaza debido a su implicación en graves delitos.

La cadena estatal RTE dijo que el grupo anunciaría el domingo que "la guerra ha terminado" y que entregaría las armas en unos meses. El diario The Sunday Tribune, con buenas conexiones con grupos disidentes, dijo que no anunciarían el desarme y que éste se vincularía a la puesta en libertad de sus prisioneros.

El INLA, como la mayoría de los grupos paramilitares, ha sido relacionado con actividades delictivas como el contrabando y el narcotráfico, tanto en Irlanda del Norte como en República de Irlanda, sobre todo alrededor de Dublín.

The Tribune dijo que el IRA Auténtico, que mató a dos soldados en un cuartel norirlandés en mayo, no tiene intención de establecer un alto el fuego ni de disolverse.

La violencia política en Irlanda del Norte se cobró 3.600 vidas antes del Acuerdo del Viernes Santo de 1998, que se vio seguido por los compromisos de los principales grupos paramilitares, entre ellos del IRA, de desarmarse.

Aún así, la violencia esporádica continúa. En la madrugada del domingo, diez agentes de la policía norirlandesa resultaron heridos en unos "graves disturbios" en los que participaron 150 personas en el condado de Armagh, en el sur de Belfast, dijo la policía.

Más noticias