Público
Público

Cartelera 'La Lista de Schindler': el blanco y negro del Holocausto vuelve a Europa

La dramática película dirigida por Steven Spielberg, vuelve a los cines cuando se cumplen 25 años de su estreno y lo hace en medio de la ola de antisemitismo que recorre violentamente Europa.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

La lista de Schlinder

“Cuando rodamos las escenas de la cámara de gas, viví el día más traumático de mi vida”. Fue la confesión de Steven Spielberg, el pasado mes de abril, cuando el Festival de Tribeca reunió al cineasta con los protagonistas de ‘La lista de Schindler’ para conmemorar los 25 años de la película. Ahora, este drama épico, estremecedor, desgarrador, parece más necesario que nunca. En medio de la airada ola de antisemitismo que recorre en Europa, el filme vuelve a los cines. 

Con la imagen de la tenebrosa esvástica pintada sobre la tumba de Simone Veil o profanando casi un centenar de sepulturas del cementerio judío de Quatzenheim (Alsacia), con el eco de los insultos al filósofo Alain Finkielkraut –“cerdo sionista de mierda”, “sucio hebreo”, gran mierda sionista”-, con la sorpresa por las recientes deserciones en el Partido Laborista británico por su “cultura de extremismo, antisemitismo e intolerancia”, con la amenaza de las agresiones, cada vez más numerosas, contra judíos en Alemania… Europa recibe de nuevo una de las películas fundamentales de la Historia por su homenaje a las víctimas del Holocausto y su alegato de profundo repudio a la abominación nazi.

El relato de los supervivientes 

“Debería ser un requisito para graduarte en el instituto. Debería ser parte de los programas de estudio de todas las escuelas de este país”, dijo Spielberg en Nueva York refiriéndose no a su película sino a un necesario relato de “las historias de los supervivientes del Holocausto”. Proyecto que ya se desarrolló en un instituto de París y del que surgió una película muy inspiradora, ‘La profesora de Historia’ (2015), de Marie-Castille Mention-Schaar. En la experiencia real y en la ficción, el superviviente Léon Syguel compartió con los chicos su vida en un campo de concentración. La transformación de aquellos jóvenes fue sorprendente.

Liam Neeson y Ben Kingsley, en una escena de la película

En una conversación con Ariane Ascaride, protagonista de aquella película, ésta me dijo en Madrid que no pensaba que el problema fuera “la falta de interés de los jóvenes, sino la falta de palabra de los viejos. Si éstos no hablan, los jóvenes no tienen por qué saber. Ellos son jóvenes y creen que la libertad es algo natural, que está ahí, no tienen por qué saber lo que ha costado conseguirla”. Hablar de ello en primera persona con las nuevas generaciones, como propuso Spielberg en el Teatro Beacon, sería una de las mejores armas contra el antisemitismo.

“El trauma se respiraba en todas partes" 

Escrita por Steven Zaillian, sobre el libro ‘El arca de Schindler’, de Thomas Keneally, la película cuenta la historia real de Oskar Schindler, un empresario alemán que con la ayuda indispensable de su contable, el judío Itzhak Stern, salvó de morir a más de mil judíos polacos durante la Segunda Guerra Mundial, empleándolos como trabajadores de sus fábricas.

Steven Spielberg convenció a Liam Neeson para que interpretara el papel de Oskar Schlinder. Ben Kingsley dio vida a Stern, mientras que el personaje del sádico oficial de las SS Amon Göth quedó en manos de Ralph Fiennes. Junto con el resto del reparto, los actores recordaron en su reciente encuentro en Nueva York lo traumático de aquel trabajo. En una de las jornadas de rodaje, dos actores israelíes sufrieron una conmoción cuando se preparaban para rodar algunas escenas en las que se quitaban la ropa para entrar a las duchas antes de ser gaseados. “El trauma se respiraba en todas partes. Ver lo que significa desnudarte sabiendo que ese va a ser el último día de tu vida”.

El abrigo rojo de la esperanza 

Rodada en blanco y negro, con la elegancia y el superdotado talento del director, ‘La lista de Schindler’ se permitía un pequeño apunte de color, el abrigo rojo de una niña, el brillo de la esperanza en medio de esos funestos días. Por supuesto, el blanco y negro era la representación del Holocausto. Criticada por algunos de excesivamente sentimentalista, la película apasionó, sin embargo, a la inmensa mayoría de la crítica que la he seguido defendiendo todos estos años.

Los profesionales americanos, miembros de la Academia de Hollywood, recompensaron el esfuerzo del equipo de la película otorgándola siete Oscar, entre ellos los de Mejor Película y Mejor Dirección. La recepción entre algunos cineastas europeos no fue tan unánime. Haneke recriminó a Spielberg que hubiera contado la historia para un público demasiado simple, “como el americano”, dijo. Goddard le echó en cara que se enriqueciera con esta tragedia mientras la viuda de Schlinder sobrevivía en Argentina sin apenas recursos. Y Claude Lanzmann, autor del colosal documental ‘Shoah’ –diez horas rodadas a lo largo de diez años-, calificó la película de “deformación de la verdad histórica”.

Más o menos sensiblera, ‘La lista de Schindler’ ya es un clásico del cine, un trabajo que ha sobrevivido sus primeros veinticinco años burlando al tiempo y que, desgraciadamente, es más necesaria ahora que entonces. Branko Lustig, productor de la película junto a Spielberg, a Gerald R. Molen y a Lew Rywin, mostró a Liam Neeson el barracón en el que dormía en Auschwitz –sobrevivió a este campo y al de Bergen-Belsen- muy poco antes de rodarse una escena allí. El actor recordó en abril el impacto que recibió entonces, cómo le temblaron las piernas y se quedó en blanco con el guion. Han pasado 25 años, pero la consternación, la impresión que vivió Neeson entonces se repite ahora al ver de nuevo ‘La lista de Schindler’.