Público
Público

Coronation El disidente chino Ai Weiwei alerta del "control de China en Occidente"

El activista señala que estos últimos años de democratización "llegan a su fin", poniendo como ejemplo a Brasil con Jair Bolsonaro o a Estados Unidos, con Donald Trump hasta la victoria de Joe Biden.

El artista y activista contemporáneo chino Ai Weiwei participa en una protesta pacífica para apoyar a Julian Assange
El artista y activista contemporáneo chino Ai Weiwei participa en una protesta pacífica para apoyar a Julian Assange. Victoria Jones / Europa Press

El activista y disidente chino Ai Weiwei, director del documental Coronation, un trabajo que muestra cómo fue el confinamiento en China durante los peores días de la pandemia, asegura que las democracias liberales se encuentran ante un "enorme retroceso". El artista, en una entrevista en El País, señala que estos últimos años de democratización "llegan a su fin", poniendo como ejemplo a Brasil con Jair Bolsonaro o a Estados Unidos, con Donald Trump hasta la victoria de Joe Biden. 

Ai Weiwei considera que Occidente ha abandonado sus valores, las libertades y solo está centrada la "obtención de beneficios y la necesidad de capital". El autor de Coronation ha mencionado el asesinato a Jamal Khashoggi, periodista de The Washington Post, en el consulado saudí en Estambul. Y también ha lamentado que Julian Assange siga en prisión. Expone estos casos como elementos de degradación de las democracias occidentales. 

El activista afirma que hoy en día hablar de libertad de expresión "es una broma", manifestando que solo se permite decir lo que "ellos aceptan" sin que ofrezcan la posibilidad a la gente libremente "cuestionar lo establecido". 

También ha advertido que "la cosa empeorará en todo el mundo". Ha manifestado que China ejerce un intenso control y supervisión que no solo se circunscribe a su territorio, pues también está extendiendo su vigilancia a otras partes del mundo gracias a la filtración de información de los usuarios que algunas empresas de tecnología han realizado a compañías chinas. "Las autoridades (chinas) pueden controlar la información de individuos en Occidente también", ha recalcado. Ha vaticinado, por lo tanto, que esta supervisión afectará gravemente a la libertad de expresión. 

La autocensura de Occidente

Coronation muestra cómo se vivieron los peores momentos de la pandemia de la covid-19 en los hospitales, en las calles y en los hogares chinos. Según su autor, la película pone el foco en "la gente abandonada y olvidada". Ha recordado a una de las personas que vivió una grave situación provocada por la pandemia y que, finalmente, acabó suicidándose. 

El documentalista ha relatado su propia experiencia con su documental y la cantidad de trabas a las que tuvo que hacer frente no solo por parte del régimen chino, también por la falta de valentía de las compañías y plataformas occidentales, como Amazon y Netflix, que se negaron a proyectar la película en salas de cine o a incluirla en sus catálogos. 

Para Ai Weiwei, la causa de la negativa de estas empresas es el enorme poder que tiene China en el mundo y su papel en la política internacional, con cada vez mayor relevancia. China es una de las enormes potencias cinematográficas del mundo. El artista recuerda que su país superó a Estados Unidos "como mayor mercado cinematográfico". Esto provoca que las firmas se autocensuren, según el artista.

Ai Weiwei explica que la pandemia no está generando que las personas se den cuenta del gran reto "al que nos enfrentamos". Ha manifestado que nunca se sabrá lo que realmente sucedió en Wuhan, el epicentro de la covid-19, pues "el régimen comunista es muy poderoso y fuerte".

Por otra parte, califica la misión que llevó a cabo la Organización Mundial de la Salud (OMS) para conocer las causas de la aparición y propagación del virus de "superficial". Cree que "nos estamos enfrentando a un monstruo más grande de lo que imaginamos", que no tiene Estado ni ideología. Reclama que la sociedad civil, por lo tanto, defienda su propia voz y la libertad de expresión.