Público
Público

HBO 'Fosse/Verdon', la dificultad de convivir y trabajar con un genio atormentado

HBO estrena hoy ‘Fosse/Verdon’, una serie limitada de ocho capítulos que recorre la vida y obra de esta pareja creativa de éxito en el Broadway de antaño.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

HBO estrena la historia de Bob Fosse, un gran cineasta y coreógrafo con problemas de autocontrol, y la actriz y bailarina Gwen Verdon. /REUTERS

Bob Fosse, un gran cineasta y coreógrafo con problemas de autocontrol cuando de ‘vicios’ se trata. Gwen Verdon, una actriz y bailarina excepcional de paciencia (casi) infinita en lo personal. Así refleja Fosse/Verdon a estos dos genios en lo suyo que hicieron saltar chispas dentro y fuera de los escenarios desde el preciso instante en el que sus caminos se cruzaron.

La vida y la obra del matrimonio Fosse-Verdon son legendarias. Dos talentos que durante décadas se complementaron hasta el punto de que la historia personal y laboral del uno no se entiende sin la de la otra y viceversa. Aunque, por lo visto en los dos primeros episodios -facilitados por HBO a los medios antes de su estreno hoy- era más la dependencia en lo artístico de él hacia ella que a la inversa. La escena en la que Gwen acude al rescate durante el rodaje en Alemania de Cabaret dice mucho del mecanismo según el cual funcionaba su relación. Al menos hasta que deja de hacerlo. Porque la paciencia se agota y la dignidad requiere de vez en cuando de un ‘hasta aquí puedo tolerar’.

Basada en Fosse, la biografía escrita por Sam Wasson, en su arranque se centra más en quien da título al libro y va primero en el de la serie de FX que en la protagonista femenina. Puede que sea solo una impresión y en los seis episodios restantes eso cambie. Aún así, lo visto deja claro que se trata de una ficción sólida basada en un material biográfico intenso en el que talento, drama, celos, adicciones, traiciones, amor, dependencia y cualquier tipo de pasión y emoción imaginable en una relación un tanto tormentosa prometen un resultado a la altura de la vida de sus protagonistas.

Para condensar cinco décadas en ocho horas Steven Levenson, autor del guion, recurre a un relato no lineal en el que se van alternando los saltos temporales de una época de sus vidas a otra. Hacia delante y hacia atrás. Del electrizante primer encuentro en el que se tomaron la medida al deterioro de su relación pasando por esos momento de caída y alzamiento de ambos en su carrera y en lo más íntimo. El complicado puzzle temporal que se plantea funciona gracias al apunte en forma de texto que aparece en cada salto, pero también merced a unas caracterizaciones acertadas y al trabajo que realizan tanto Sam Rockwell como Michelle Williams.

Él dibuja a un Bob Fesson que soñaba con convertirse en un bailarín de primera y tuvo que reconducirse en coreógrafo y director de cine con grandes pretensiones. Con un talento para dibujar coreografías y sacar lo mejor de sus bailarinas y actrices tan grande como su ego, en los primeros compases de la serie se observa la tendencia a la autodestrucción y la infidelidad que atesoraba en momentos claves y cómo eso afecta a la relación con su entorno.

Dándole la réplica, Michelle Williams, que con su actuación huele a nominación. No sin cierta sutileza y gesto mudado se convierte en la actriz de Cocoon y Malditos yanquis. Una estrella del Broadway de los años cincuenta, una década en la que ganó cuatro premios Tony, cuyo camino se cruzó con el de Fosse convirtiéndose en su musa, su amante y su tercera y última esposa. En lo visto por ahora de la serie producida por Thomas Kail, Lin-Manuel Miranda, Joel Fields y Steven Levenson se ve cómo acaba convertida en una mujer atrapada por el carisma arrollador de un hombre obsesivo que ansiaba comerse el mundo pero al que era necesario saber llevar en los momentos más críticos.

La serie está protagonizada por Sam Rockwell y Michelle Williams. /REUTERS

Ella parece ser la única capaz de averiguar cómo dirigirle a él y, pese al olvido al que la condena, está dispuesta a cruzarse el charco primero para poner orden y dos veces más para conseguir un disfraz de gorila. Mientras se ocupa así de su marido y su carrera debe cuidar de la hija de ambos y luchar contra una industria de Hollywood en la que la arruga no vende y a partir de cierta edad se relega a las actrices al olvido por muy grandes y reconocidas que hubiesen sido sus actuaciones unos años antes. Pero, aunque en la recta final de su relación ella fuese una víctima de él y de las circunstancias de una época aún más cruel que la actual para las actrices, durante una buena parte de esta se retroalimentaron mutuamente. Fosse sacaba punta a su talento con unos números musicales que fueron puestos al servicio de Verdon, que hacía que brillasen aún más.

En cuanto a los secundarios, son recurrentes las entradas y salidas en los saltos temporales de una etapa a otra de su vida personas que fueron claves en ellas como por ejemplo el guionista Paddy Chayefsky (Norbert Leo Butz), la bailarina Joan Simon (Aya Cash) y su marido Neil Simon (Nate Corddry) o el productor Hal Prince (Evan Handler), al que le toca lidiar con el fuerte carácter de Fosse durante el rodaje de Cabaret.

HBO estrena hoy ‘Fosse/Verdon’, una serie limitada de ocho capítulos que recorre la vida y obra de esta pareja creativa de éxito en el Broadway de antaño

Además de las actuaciones de Rockwell y Williams y el montaje fragmentado temporalmente, destacan la dirección de Thomas Kail (Hamilton) en el primer episodio y la importancia que el proceso de preparación de los números musicales tiene en la serie. No es que el reparto se ponga a cantar y bailar porque sí, de pronto, sino que, tratándose de una pareja creativa como la protagonista, habría sido un error desaprovechar la ocasión para introducirlos y echar un vistazo a cómo se cocinan. Sobre todo porque gracias a ellos se explora más en profundidad cómo era la relación entre Bob y Gwen y entre Fosse y Verdon. Al mismo tiempo que contribuyen a descubrir cuánto había de cada uno de ellos en cada número y cómo mientras en los primeros momentos ella era la cara visible del espectáculo, después pasó a ser la mujer en la sombra.

Para completar la experiencia de Fosse/Verdon, como ya hicieran con el estreno de Westworld o Feud, HBO España ofrece dentro de su catálogo títulos relacionados con lo que se cuenta en la serie. En este caso, las películas All That Jazz (Empieza el espectáculo) y Lenny, ambas dirigidas por Bob Fosse.