Público
Público

Mejores series 2019 De ‘Chernobyl’ a ‘Turn Up Charlie’, lo mejor y lo peor, por ahora, en las series de 2019

Primer balance ‘seriéfilo’ de 2019. Seis meses, diez estrenos a destacar. Cinco títulos realmente buenos y otros cinco que no lo han sido tanto.

Publicidad
Media: 3.38
Votos: 8

Lo mejor y peor en series de lo que llevamos en 2019. Fotograma de 'Chernoby' y de 'Turn up Charlie'.

Con la primera mitad del año consumida, toca echar la vista atrás para saber cuáles han sido los estrenos con más calidad y los más flojos y, así, de cara a las vacaciones, apuntar en la lista aquellas series pendientes que conviene ver y aquellas otras a las que es mejor no acercarse.

Teniendo en cuenta el volumen de nuevos títulos y nuevas temporadas que se estrenan cada mes, cada semana, obviamente esta solo es una muestra minúscula de una parrilla muy extensa. Antes de entrar en materia, un apunte, entre paréntesis, al lado del título, el canal o plataforma donde puede verse en España, que no siempre se corresponde con quien la ha producido. Como los casos de Manifest o Informer, por ejemplo.

‘Chernobyl’ (HBO)

Ha sido la gran revelación de la temporada hasta ahora, la serie tapada cuyo estreno en HBO pasó casi desapercibido por coincidir con la recta final de Juego de tronos pero que acabó despegando gracias al boca a boca y a una calidad indiscutible. Tanto es así que se alzó con el puesto de mejor serie en el ranking de IMDB superando a clásicos como Breaking Bad y The Wire.

Creada por Craig Mazin, desde el primer minuto se aprecia el gran trabajo de documentación y guion que ha detrás. Como su nombre indica, y a lo largo de cinco episodios, desarrolla cómo se produjo el accidente nuclear ocurrido en abril de 1986 en la central Vladímir Ilich Lenin y cómo fue su desastrosa gestión. Uno de los grandes aciertos de Chernobyl como serie es haber usado algunos de los recursos del género de terror para su narración y el tono sobrio que impregna todo el relato. El otro, el reparto encabezado por unos Jared Harris, Emily Watson y Stellan Skarsgård en estado de gracia.

‘Buenos Presagios’ (Amazon Prime Video)

El material de partida -la novela escrita por Terry Pratchett y Neil Gaiman- era lo suficientemente bueno como para esperar grandes cosas de Buenos presagios. Llegó el estreno y estas se vieron superadas gracias a un trabajo de adaptación de lo más acertado realizado por el propio Gaiman y, sobretodo, a la química que desprenden en todo momento Michael Sheen y David Tennant. No están solos, pero lo cierto es que ambos se apoderaron de la serie desde su primera aparición juntos como Azirafel y Crowley.

Un ángel y un demonio que llevan viviendo aventuras de lo más disparatadas y cotidianas desde que el mundo es mundo. Cuando se enteran de que el Apocalipsis está ya aquí deciden unir fuerzas para evitarlo. Además, el reparto cuenta con la voz de Frances McDormand como Dios, Benedict Cumberbatch prestando la suya para la breve aparición de Satán y Jon Hamm como el antagonista perfecto para Azirafel. Un divertida historia de aventuras y amistad llena de fantasía.

‘Informer’ (Filmin)

Informer de la BBC, ha supuesto el debut en la ficción televisiva de Rory Haines y Sohrab Noshirvani, dos creadores que con su primera serie han demostrado lo bien que manejan un género tan complejo de llevar a buen puerto como el thriller. Lo difícil no es plantear una premisa de la que partir, sino desarrollarla de manera que capítulo a capítulo crezca en intensidad manteniendo pegado a la pantalla al espectador.

Eso es lo que ocurre con Informer, la historia del agente de la unidad especial antiterrorista de Londres Gabe Waters (Paddy Considine) y su informante Raza Shar (Nabhaan Rizwan), un joven de los suburbios que se ve atrapado en una red de la que es incapaz de salir pero que demuestra una inteligencia y una habilidad superiores a la del resto de fuentes de Waters. De su relación es de lo que tratan los seis episodios de Informer.

‘Mira lo que has hecho’ (Movistar+)

Tenía difícil superarse después del nivel de la primera temporada, pero lo hizo. La segunda temporada de Mira lo que has hecho es tan divertida como la primera y a la vez más madura. La paternidad/maternidad es un grado, dicen. Todo logrando mantener la capacidad de sorprender al espectador, que llega esperando una cosa prometida al final de la anterior tanda de episodios y se encuentra otra sin que esto suponga una decepción. Lo de no dar lo que se espera es algo con lo que disfruta Berto Romero, creador y protagonista, como reconocía en una entrevista con Público con motivo del estreno.

Coescrita junto a Rafel Barceló y Enric Pardo y dirigida por Javier Ruiz Caldera, Mira lo que has hecho recupera a esa pareja de padres primerizos tan reales y cercanos que forman en la ficción Berto Romero y Eva Ugarte lanzándolos a la aventura de pasar de uno a tres hijos. Todo salpicado de ciertos temas de actualidad que se cuelan en la vida cotidiana de los personajes, como los inconvenientes de la fama, el debate Marvel/DC o el referéndum catalán. Un humor sobresaliente y tremendamente inteligente con base en la vida real, nada de edulcorar la paternidad y la maternidad como si de un anuncio de colonia se tratase.

‘Así nos ven’ (Netflix)

Así nos ven recoge el caso de los conocidos como ‘los cinco de Central Park’, una de las injusticias policiales y judiciales más clamorosas de Estados Unidos. A lo largo de cuatro episodios, Ava DuVernay (creadora, guionista y directora de la serie completa) desgrana cómo se fraguó un caso que nunca existió y cómo una parte de los responsables de la investigación fue fabricando las piezas necesarias para condenar a Antron McCray, Kevin Richardson, Yusef Salaam, Raymond Santana y Korey Wise por un crimen que no cometieron.

En la primavera de 1989 los cinco fueron detenidos y acusados de la violación y salvaje agresión a una corredora de 28 años en el conocido parque neoyorquino. Cuatro afroamericanos y un hispano que durante años fueron privados de libertad y vapuleados por el sistema y la opinión pública. Solo quienes les conocían creyeron en su inocencia. La serie recorre 25 años de sus vidas, desde que la noche que todo lo cambió hasta el momento en que el Ayuntamiento de Nueva York les indemnizó. Un relato muy bien construido que no pierde interés pese a ser un caso muy conocido. Las actuaciones de quienes dan vida a los cinco protagonistas en los distintos momentos de su vida bien merecerían un premio. Felicity Huffman, Vera Farmiga, John Leguizamo y Joshua Jackson son los nombres y rostros más conocidos el reparto.

LO PEOR

Partiendo de la base de que de toda serie, por fallida que sea, se puede rescatar/salvar algo por lo que merezca la pena ser vista (un actor o actriz, quien está detrás de la cámara, esta o aquella escena, la temática, la ambientación…) y de que cada producción cuenta con un trabajo inmenso detrás, siempre hay unas cuantas que, entre tanto título, casi mejor descartarlas y pasar a otra cosa.

‘Turn Up Charlie’ (Netflix)

Idris Elba ha sido Stringer Bell y Luther, así que si un proyecto lleva inscrito su nombre lo normal es acercarse a él con cierto interés. Más aún cuando figura como uno de los creadores. Sin embargo, lo de Turn Up Charlie es un despropósito anacrónico de principio a fin, desde la premisa de la que parte hasta el desarrollo. Llega un momento, depende de la tolerancia de cada uno, en le que no queda más remedio que abandonar la serie por el desasosiego que provoca ver a Elba en esa tesitura.

La historia es la de un DJ que hace tiempo que no saborea la gloria. Fue alguien pero ahora vive con su tía, tiene un mejor amigo un tanto insoportable y engaña a sus padres por Skype haciéndoles creer que lleva una vida muy distinta. De ahí que cuando un antiguo amigo se muda a Londres con su mujer (productora musical de renombre) y su malcriada hija vea una oportunidad de salir del hoyo. El problema es que la oferta que recibe no es para relanzar su carrera, sino para hacer de niñera de una cría insoportable y resabida.

‘Roswell, Nuevo México’ (HBO)

Solo había una razón posible para intentar darle una oportunidad a Roswell, Nuevo México: la nostalgia. ¿De qué? Pues de aquella de finales de los noventa protagonizada por Katherine Heigl y Jason y Brendan Fehr. Tampoco es que fuera buena, pero no dejaba de ser una de adolescentes que podía hacer el apaño una tarde un poco tonta. Ambas están basadas en los libros Roswell High de Melinda Metz y parten del conocido como suceso de 1947 que implicó la caída de un OVNI sobre un rancho de Roswell que al cabo de los años despertó infinidad de teorías.

Las novelas, la original y el remake exploran la de que a bordo viajaban alienígenas que se quedaron a vivir camuflados entre los humanos. El gran problema de esta nueva versión de The CW que en España puede verse en HBO es que además de lo previsible de la historia, la química entre Jeanine Mason como Liz Ortecho y Nathan Parsons como Max es prácticamente inexistente y todo es tan obvio y está tan subrayado que incluso molesta.

‘Instinto’ (Movistar+)

Decía Mario Casas durante la promoción de Instinto que su personaje no estaba diseñado para caer bien, que no se podía empatizar con él. Era algo buscado y uno de los aspectos que más le habían llamado la atención de un proyecto arriesgado. No le faltaba razón al analizar así a Marco Mur. Objetivo cumplido. El problema es que nunca se llega a comprender qué le mueve, cuáles son sus motivaciones. Algo primordial para que una serie funcione. Desde su primer episodio Instinto se dedica a dar rodeos perdiéndose en orgías estética y escénicamente muy elaboradas que en realidad más allá de eso, del supuesto morbo que puedan despertar (según cada no), no aportan nada a la hora de hacer avanzar la historia.

Se vendió como un thriller erótico pero es tan fría e impenetrable como su personaje principal. Al final, a lo largo de los ocho episodios que la componen, da la sensación de que solo se trata de un grupo de personajes que lo único que quieren es sexo. Todos salvo el de Ingrid García Jonsson, cuya única meta en la vida consiste en hacer que el otro Mur, al que interpreta Óscar Casas y tiene TEA, se convierta en una persona autosuficiente con la ayuda de su hermano mayor, al que se dedica a rondar toda la temporada por mucho que lo niegue. Y luego está el final, ESE final. Quien haya sido capaz de llegar hasta ahí entenderá la incredulidad.

‘Dilema’ (Netflix)

Lo de Dilema es curioso porque está en la lista de lo peor pero en realidad tiene tan poco sentido y es tan hiperbólica en tantos aspectos que acabar enganchándose no es difícil por el simple hecho de comprobar hasta dónde es capaz de llegar. Aunque luego en público cueste reconocer que se ha visto. La historia que cuenta es similar a la de Una proposición indecente –ellos mismos hacen el chiste nada más empezar para que el espectador sea consciente de que son conscientes de lo que se traen entre manos–. Eso sí, en esta en lugar de a Robert Redford tentando a una joven pareja se tiene a Renée Zellweger en la piel de Anne Montgomery.

La texana interpreta a una millonaria excéntrica aficionada a disparar con arco y flecha en interiores que un buen día ofrece un puñado de millones a una chica para que pueda financiar su proyecto científico a cambio de que le preste a su novio una sola noche. Montgomery tiene una agenda oculta que no deja ver a nadie y algo personal en todo esto. Como es de esperar, los novios acceden porque están seguros de que su relación es sólida y pueden con todo, pero no, hay cosas muy por encima de ellos.

‘Alta Mar’ (Netflix)

Otra romántica de época más que no termina de aportar nada al género más allá de sus buenas intenciones y el talento siempre presente de Ivana Baquero y José Sacristán. Cada vez que él aparece, el nivel sube. El problema con Alta Mar en realidad era de inicio (se veía venir, dijeron algunos). Aún así, se merecía, como todas las series, una oportunidad. Ambientada en los años 40, centra parte de su historia en la de dos hermanas, Baquero y Alejandra Onieva, que se embarcan en un crucero a bordo de un barco perteneciente al futuro marido de la segunda al que interpreta un Eloy Azorín que no termina de convencer en el papel de ¿corrupto capaz de matar a alguien?

El caso es que todos los pasajeros se las prometían felices, pero el empeño del personaje de Baquero en meter a una polizón en el barco para salvarle la vida acaba desencadenando un crimen por resolver. De por medio, además del asesinato, mucho de lo de siempre. Amores correspondidos e imposibles, jóvenes pobres que se dejan deslumbrar por el dinero, traiciones, dobles intenciones…, y Jon Kortajarena haciendo del chico de familia humilde con pasado algo delictivo al que se le dio una oportunidad y la aprovechó. Se empieza, se deja ver durante unos cuantos capítulos y acaba cayendo en el olvido. Pero, como en tantas otras ocasiones, las malas críticas no tienen nada que ver. Alta Mar contará con una segunda temporada. El romance de época tira. Siempre lo ha hecho.