Público
Público

Alcoa recibió 1.000 millones en ayudas para abaratar sus costes de electricidad en los últimos diez años

La ministra para la Transición Ecológica duda de que el coste de la energía sea la razón verdadera por la que la multinacional estadounidense pretende cerrar sus plantas de Avilés y A Coruña

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Trabajadores de la planta Alcoa de A Coruña, durante la concentración que llevan a cabo a las puertas de la fábrica, donde han quemado neumáticos y cortado el tráfico, en protesta y en lucha contra el cierre de la aluminera, que supondría el despido colectivo. EFE/ Cabalar

Alcoa recibió unos 1.000 millones de euros para rebajar los costes de su factura de la luz en los últimos 10 años a través de las subastas de interrumpibilidad, sistema por el que se paga a las empresas de gran consumo energético por la disposición a desconectarse en caso de necesidad para el sistema.

Fuentes del sector indicaron que Alcoa era el principal actor en esas subastas, abarcando aproximadamente el 30% de ellas y adjudicándose el año pasado por este concepto unos 90 millones de euros.

La multinacional anunció el miércoles el cierre de sus factorías de Avilés (Asturias) y A Coruña (Galicia) alegando, como uno de los principales motivos, el alto precio de la electricidad.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, destacó este jueves que la multinacional estadounidense se ha beneficiado tradicionalmente de las medidas de apoyo para paliar el precio de la luz en la industria electrointensiva y ha añadido que lo primero que tiene que saber el Gobierno es cuáles son los motivos del cierre de las plantas de Avilés y La Coruña, que cree que "difícilmente" se pueden imputar a este factor.

La ministra de Transición Energética y Medio Ambiente, Teresa Ribera, a su llegada al pleno del pleno celebrado en el Congreso de los Diputados.EFE/Mariscal

En declaraciones en los pasillos del Congreso de los Diputados, ha afirmado que una vez que se conozcan los motivos del cierre de estas plantas (que emplean a 686 personas) se podrá conocer qué supone esta medida y hasta qué punto si quieren salir se puede encontrar a otro agente industrial que tenga interés en producir aluminio en esas plantas.

Ribera ha indicado que su responsabilidad es convocar la subasta de interrumpibilidad en la que estaba trabajando el Ejecutivo, un mecanismo que permite compensar a la industria electrointensiva que esté dispuesta a ser desconectada en caso de que sea necesario para mantener la seguridad del suministro.

En este sentido, ha explicado que desde Alcoa sabían que se estaba trabajando en esta nueva subasta diseñada para favorecer a las empresas más grandes y ha subrayado que, sabiendo que representa el 30% de ese beneficio, lo mismo se tiene que repensar esa convocatoria para que no se produzcan distorsiones para la industria, para la que el coste de la electricidad es relevante. "Seguiremos con nuestros planes y lo mismo lo que nos hace es retrasar esa convocatoria para evitar una distorsión y que puedan beneficiarse las demás si ellos quieren cerrar", ha apuntado.

"Lo que no creo es que este sea el motivo, habrá que ver cuáles son los motivos (del cierre), que difícilmente se pueden imputar a esta decisión", ha agregado la ministra de Transición Ecológica.

Por ello, ha señalado que es importante entender qué otros motivos estructurales pueden estar detrás de esta decisión, en la que lo más llamativo ha sido lo inmediato del anuncio.

"Nadie sabía hasta el día anterior que iban a anunciar esta decisión de cierre e incluso cuando la ministra de Industria o la alcaldesa de Avilés intentaron el día anterior hablar con los responsables de la empresa no se pusieron", ha subrayado.

Asimismo, ha reconocido que no tiene sospechas sobre cuáles han podido ser los motivos que han llevado a la multinacional americana a anunciar el cierre de dos de sus plantas en España y ha considerado que entiende que es una decisión empresarial que de manera recurrente venían anunciando pese a que "luego se quedaban tranquilos".