Público
Público

Arabia Saudí Arabia Saudí prevé la firma de contratos por miles de millones en un encuentro con inversores

El evento de este año se ha visto afectado por la cancelación de más de dos docenas de oradores de alto nivel ante las protestas internacionales por el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El príncipe heredero Mohammed bin Salman. Reuters

Arabia Saudí dejó a un lado las críticas por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y siguió adelante el martes con una conferencia sobre inversiones que han boicoteado políticos occidentales y destacados banqueros y ejecutivos de compañías internacionales.

En declaraciones realizadas en la sesión de apertura, la prominente empresaria saudí Lubna Olayan dijo que el asesinato del columnista del Washington Post era un acto "extraño para nuestra cultura" y expresó confianza en que el reino "saldrá más fuerte".

Está previsto que Arabia Saudí, el mayor exportador de petróleo del mundo, firme acuerdos por un valor de más de 50.000 millones de dólares en los sectores industrial, del petróleo y el gas, y las infraestructuras en la primera jornada con compañías como Trafigura, Total, Hyundai, Norinco, Schlumberger, Halliburton y Baker Hughes.

El evento de este año se ha visto afectado por la cancelación de más de dos docenas de oradores de alto nivel 

Cientos de banqueros y ejecutivos de compañías se unieron a representantes políticos en un hotel palaciego de Riad para la Iniciativa de Inversión Futura, un evento anual diseñado con el fin de atraer miles de millones de dólares de capital extranjero como parte de las reformas para terminar con la dependencia de Arabia Saudí de las exportaciones de petróleo.

Sin embargo, mientras que la conferencia inaugural del año pasado atrajo a la élite empresarial global, el evento de este año se ha visto afectado por la cancelación de más de dos docenas de oradores de alto nivel ante las protestas internacionales por el asesinato de Khashoggi. La mayoría de los inversores extranjeros ven el riesgo de que el caso de Khashoggi, que ha provocado críticas de todo el mundo, pueda dañar los lazos de Riad con los gobiernos occidentales.

Reacciones internacionales y ausencias en el evento

Khashoggi, un crítico del príncipe heredero de Arabia Saudí, desapareció después de entrar en el consulado saudí en Estambul el 2 de octubre para obtener documentos para casarse. Después de dos semanas negando cualquier participación en su desaparición, Riad dijo el sábado que Khashoggi murió durante una pelea en el consulado. Más tarde, un responsable saudí atribuyó la muerte a un estrangulamiento.

El secretario del Tesoro de EEUU, los ministros de Reino Unido y Francia y la directora del FMI se retiraron del evento

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, y los ministros de Reino Unido y Francia se retiraron del evento junto con los consejeros delegados y presidentes de una docena de grandes firmas financieras como JP Morgan Chase y HSBC, y la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

El director general del fondo soberano del reino, principal patrocinador del evento, dijo que Arabia Saudí se estaba volviendo más transparente y que el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí (PIF, por sus siglas en inglés) continuaba desarrollando nuevas industrias gracias a las reformas económicas puestas en marcha por el príncipe heredero Mohammed bin Salman.

Yasir al-Rumayyan dijo que el fondo ha invertido en 50 o 60 firmas a través de Vision Fund, de SoftBank Group, y que llevaría a la mayoría de estos negocios al reino. El Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí ha alcanzado compromisos importantes con compañías de tecnología o inversiones, incluido un acuerdo de 45.000 millones de dólares para invertir en Vision Fund.

Reacciones internacionales y asistencia al evento

Muchos bancos occidentales y otras compañías, temerosas de perder negocios, enviaron a ejecutivos de nivel inferior pese a que los altos cargos no asistieron. Otros siguen enviando una fuerte representación. El consejero delegado de Total, Patrick Pouyanné, dijo el lunes que asistiría. Por su parte, Rusia está enviando una gran delegación encabezada por Kirill Dmitriev, que dirige el Fondo de Inversión Directa.

Bancos occidentales y otras compañías, temerosas de perder negocios, enviaron ejecutivos al evento

Dmitriev dijo que la campaña de diversificación económica de Arabia Saudí era "importante para el mundo" y que las empresas rusas, principalmente petroleras y petroquímicas, quieren entrar en el mercado saudí. "Arabia Saudí es un gran socio para nosotros, no solo un socio en inversiones o petróleo" explica el director del Fondo de Inversión Directa, quién a su vez explica como la modernización y la transformación de Arabia Saudí es verdaderamente histórica.

Los principales ejecutivos de las empresas asiáticas no se decidieron a cancelar su asistencia, por lo que la participación de las instituciones chinas y japonesas puede permitir que Riad celebre como un éxito las tres jornadas que dura la conferencia, que no tiene conexión con la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos (Suiza).

Por estos motivos, el boicot occidental puede tener poco impacto a largo plazo en las perspectivas económicas de Arabia Saudí. Los extranjeros vendieron una cantidad neta de 4.010 millones de riyales (1.070 millones de dólares) en valores de renta variable de Arabia Saudí la semana pasada, de lejos la mayor retirada de dinero extranjero desde que el mercado de valores se abrió a la inversión extranjera directa a mediados de 2015.

Ofensiva contra la corrupción 

El evento se lleva a cabo en el hotel Ritz-Carlton en Riad, donde decenas de príncipes, empresarios y altos cargos fueron detenidos en una ofensiva contra la corrupción solo días después de que terminara la conferencia del año pasado.

Las autoridades dijeron que la purga supuso la recuperación de más de 100.000 millones de dólares a través de acuerdos financieros con los sospechosos. Pero esa cifra no se ha verificado, y los detalles de los presuntos delitos nunca se hicieron públicos, lo que ha alimentado la inquietud entre los inversores por la transparencia legal.