Público
Público

El BCE espera un crecimiento algo menor en la Eurozona por el proteccionismo global

La entidad monetaria mantiene los tipos sin cambios y sigue la senda de reducción de compra de bonos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del BCE, Mario Draghi, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad en Fráncfort. REUTERS/Kai Pfaffenbach

El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo sus pronósticos de inflación sin cambios en septiembre, pero redujo ligeramente las proyecciones de crecimiento, por la incertidumbre por el proteccionismo y la volatilidad, dijo el jueves el presidente del organismo, Mario Draghi, en una conferencia de prensa. Pero añadió: "Los riesgos que rodean el panorama de crecimiento en el área del euro todavía pueden ser considerados mayormente como equilibrados".

Para este año, el BCE estima un crecimiento económico de la Eurozona del 2,0%, frente a una proyección anterior del 2,1%; mientras que prevé una expansión del 1,8% para 2019, comparado con el 1,9% pronosticado en junio. La proyección del 1,7% para 2020 no cambió.

El BCE, que apunta a una inflación apenas por debajo del 2%, prevé un avance en los precios al consumidor del 1,7% este año, al igual que en 2019 y 2020, una cifra que según Draghi es consistente con el objetivo del organismo de alrededor de un 2%.

En este contexto, la autoridad monetaria de la Eurozona mantuvo su tipo de interés de referencia, tal como se esperaba, y apuntó a seguir en la senda de reducir sus compras de bonos y de alzas del coste del crédito en el próximo otoño, pese al impacto de las tensiones comerciales globales.

En un escenario de rebote inflacionario y de un ritmo de crecimiento relativamente saludable, el BCE ha estado eliminando estímulos muy gradualmente bajo el supuesto de que los riesgos, que van desde el proteccionismo global al Brexit, no descarrilarán la senda de expansión.

En una decisión esperada, el BCE dijo que reducirá a partir de octubre las compras de bonos a 15.000 millones de euros al mes, enviando un mensaje algo más contundente que antes, cuando decía que "anticipaba" la decisión. Pero sigue manteniendo su expectativa de que el programa de compra de activos por valor de 2,6 billones de euros termine antes de que acabe el año, lo que sugiere que la decisión formal sobre la finalización de la flexibilización monetaria llegará más adelante.

El banco mantuvo sin cambios su orientación futura sobre los tipos de interés, un elemento que se sigue muy de cerca ya que marca el rumbo de la política monetaria durante los próximos doce meses, un horizonte inusualmente largo para un banco central.

"El Consejo de Gobierno espera que los tipos de interés claves del BCE se mantengan en sus niveles actuales al menos durante el verano de 2019 y, en todo caso, durante el tiempo que sea necesario", dijo, repitiendo sus proyecciones.

Tras la decisión del jueves, el tipo del BCE sobre depósitos bancarios a un día, que actualmente es su principal herramienta de tipos de interés, se mantiene en el -0,40%.

El tipo de refinanciación principal, que determina el coste del crédito en la economía, se mantuvo sin cambios en el 0,00 %, su mínimo histórico, mientras que el tipo para líneas de crédito marginales (el tipo de endeudamiento de emergencia para los bancos) se mantiene en el 0,25%.