Público
Público

El BCE ve "probable" que la moderación de la Eurozona se extienda durante todo 2019

El Banco de España destaca que los mercados han retrasado a octubre de 2020 la primera subida de tipos, lo que permitirá "mitigar el alcance" de la desaceleración de la UE.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del BCE, Mario Draghi, y el vicepresidente, Luis de Guindos, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno de la entidad, en Fráncfort. EFE

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha subrayado que es "probable" que la moderación de la economía de la eurozona se mantenga durante el conjunto de 2019, ya que los riesgos "siguen alineados a la baja".

En un discurso pronunciado este lunes en Madrid, el banquero español ha indicado que los riesgos y las incertidumbres geopolíticas que provocaron la ralentización de la economía a finales de 2018 siguen sobre la mesa. "Todos estos elementos indican que la moderación del ritmo de la expansión de la eurozona es probable que se extienda hasta este año", ha explicado.

De esta forma, el vicepresidente de la autoridad monetaria ha dado más explicaciones sobre los motivos que llevaron al BCE a rebajar, en su reunión de marzo, el pronóstico de crecimiento para la eurozona en 2019 y 2020, situándolo en el 1,1% y el 1,6%, respectivamente.

"De cara al futuro, se espera que los efectos de los factores idiosincráticos que lastran el crecimiento económico se relajen, aunque a un ritmo más lento que el previsto inicialmente", ha alertado Guindos, añadiendo que los riesgos "siguen alineados a la baja" por la "persistencia" de las incertidumbres relacionadas con factores geopolíticos, la amenaza del proteccionismo y las vulnerabilidades de los mercados emergentes.

Por otro lado, el español ha asegurado que el retraso de la primera subida de tipos de interés, al menos hasta el final de 2019, asegura que la política acomodadiza del BCE no se verá "debilitada" por las expectativas "prematuras" sobre la primera subida, aludiendo a la posibilidad de que algunos participantes del mercado esperaran que los tipos de interés comenzaran a subir antes de septiembre.

No obstante, pese a que antes de su reunión de marzo el BCE aseguraba que mantendría los tipos en su nivel actual, "al menos hasta el verano de 2019", el consenso de los analistas no esperaba que ese primer alza se produjera antes de 2020.

Expectativas de los mercados

En esa idea abunda el Banco de España que destaca que el deterioro en el entorno macroeconómico reciente y el anuncio del BCE de extender en el tiempo los niveles actuales de los tipos de interés oficiales han provocado que los mercados "retrasen significativamente" la fecha prevista del comienzo de las subidas de tipos de interés en la zona euro, concretamente hasta octubre de 2020.

En un artículo titulado Expectativas de mercado sobre el tipo de interés de referencia en el área del euro, que se incluirá en su informe trimestral sobre la economía española, el Banco de España apunta que las expectativas de mercado sobre la evolución futura del tipo de facilidad de depósito, aproximadas por la curva forward sobre el índice eonia (tipo de interés interbancario medio de la zona euro a un día), se ha revisado a la baja "de manera notable" en los últimos meses.

En concreto, si en octubre de 2018 los mercados descontaban que los tipos de interés aumentarían 10 puntos básicos en los siguientes 12 meses, situando así la primera subida para octubre de este año, ahora prevén que dicho movimiento tenga lugar dentro de 19 meses, lo que implica un retraso hasta octubre de 2020, asumiendo que esta primera subida fuera de 10 puntos básicos.

Según la autoridad monetaria, este cambio vendría explicado, fundamentalmente, por el empeoramiento en las perspectivas de crecimiento global que se observó a finales de 2018, que ha sido especialmente acusado para el área del euro, pero también por el cambio reciente en el horizonte temporal mínimo en el que el Consejo de Gobierno del BCE espera mantener sus tipos de interés oficiales en los niveles actuales, anunciado el pasado 7 de marzo, junto con una revisión a la baja de las proyecciones de crecimiento e inflación para la zona del euro en los próximos años.

Más allá del retraso en el inicio del ciclo de subidas de tipos de interés oficiales en el área del euro, el Banco de España apunta que los mercados anticipan, en estos momentos, que tras esa primera subida, el perfil de incrementos posteriores sea "muy gradual", tanto en términos históricos como en comparación con lo observado en Estados Unidos desde 2015 hasta finales de 2018.

Por otro lado, el Banco de España afirma que la revisión a la baja que se ha producido en los últimos meses en las expectativas de tipos de interés revela que la política de comunicación del BCE acerca de la orientación futura de su política monetaria ha sido "efectiva" a la hora de guiar las expectativas de los mercados financieros, al condicionar la senda futura de tipos de interés a la situación económica y a las perspectivas sobre la inflación.

Esta política de forward guidance debería contribuir, según el Banco de España, a "mitigar el alcance" de la desaceleración de la actividad en la medida en que favorece, a través del ajuste de las expectativas de los mercados, unas condiciones financieras "más holgadas".